SOCIEDAD › LOGRó UNA SANCIóN PARA EL CONDUCTOR QUE, EBRIO, MATó A SU HIJO

Un gesto después de cinco años

La Justicia cordobesa condenó a tres años de prisión efectiva al conductor que en estado de ebriedad mató al joven Javier Fernández Alfaro, de 20 años, en agosto de 2010. La madre entiende que es un delito culposo, pero reclamaba una sanción.

 Por Carlos Rodríguez

Luego de cinco años de lucha constante, la familia de Javier Fernández Alfaro obtuvo el primer gesto positivo de la Justicia cordobesa: en un juicio abreviado fue condenado a tres años de prisión efectiva Juan Armando Espíndola, el conductor de la camioneta que le provocó la muerte al joven motociclista de 20 años, en agosto de 2010. “De alguna forma estoy satisfecha porque la pena es efectiva y por los seis años de inhabilitación para conducir, porque fue un homicidio, un delito que se tiene que pagar”, le dijo a Página/12 la psicóloga Marcela Alfaro, madre de Javier. “Entiendo que no hay intención de matar en un accidente vial, no pido la cadena perpetua, pero alguna sanción hay que aplicarle a un hombre que conduce ebrio y que realiza maniobras prohibidas con su camioneta, provocándole la muerte a un chico de 20 años.”

Juan Armando Espíndola, de 57 años, se declaró culpable de haber provocado el choque ocurrido el 15 de agosto de 2010 en la esquina de Alem y Mauricio Yadarola, en el barrio General Bustos, en el nordeste de la ciudad de Córdoba. El juicio se hizo en la sede del Juzgado Correccional a cargo de Armando Angeli, con la participación del fiscal Aldo Patamia, quien tuvo en cuenta la opinión de la madre de Javier, quien actuó como parte querellante.

El juez Angeli convalidó el acuerdo luego de interrogar al acusado, a quien le preguntó si tenía conocimiento pleno de una resolución que lo envió de inmediato a prisión. Espíndola quedó detenido en una celda de la Unidad Penitenciaria Uno de la capital provincial. “Sabemos que en ocho meses, por buena conducta, puede quedar en libertad, pero nos parece reparador que vaya preso aunque fueran tres días y que por seis años no pueda conducir, porque hasta ahora estaba libre y seguía estando al mando de un vehículo, a pesar del antecedente.”

El día del choque, el accionar de Espíndola fue por demás imprudente en varios aspectos: dobló con su camioneta Ford F-100 hacia la calle Yadarola a contramano, hizo un giro en “U” para retomar Alem y cruzó con el semáforo en rojo. Además, en los estudios que le hicieron se comprobó que el conductor de la camioneta tenía 0,89 gramo de alcohol en sangre. Estaba manejando en estado de ebriedad.

El joven motociclista no pudo hacer nada para evitar el choque con un vehículo cuyo conductor había hecho todo mal. Javier estuvo internado en gravísimo estado hasta el 31 de agosto de 2010, cuando falleció. Su madre y su hermana resolvieron donar todos sus órganos. El chico iba a cumplir 21 años el 4 de septiembre.

“Me siento algo reconfortada por la pena de prisión efectiva, porque había que fijar culpabilidades y sancionar a una persona que le quitó la vida a otra persona, más allá de que se trate de mi hijo”, insistió Marcela Alfaro, quien recordó que en Córdoba hay más de 400 muertes por año en accidentes viales, mientras que llegan a ocho mil en todo el país.

Consideró que en la Argentina “somos víctimas de un sistema vial que no tiene políticas, ni preventivas ni educativas como debería tener”.

Marcela Alfaro aseguró que es necesario “visibilizar estas muertes que ocurren a diario, porque los homicidios culposos permanecen invisibilizados, como si no se tratara de muertes, y no se condenan porque el Poder Judicial no hace nada y las causas prescriben sin penalizar a nadie”. Junto con otros familiares de víctimas de accidentes viales en la provincia “estamos haciendo una campaña al estilo #Ni una menos. La página que abrimos se llama #NoMasViolenciaVial”.

Afirmó que “se está uniendo de norte a sur y este a oeste. Nos apoyan del exterior, y seguiremos presionando por las miles de causas paradas y prescriptas, porque mucha gente no tiene el capital cultural para exigir sus derechos, ni el capital económico; tenemos que mostrar que ésta es una brecha en la Justicia y en nuestra sociedad, porque no veo a ningún partido en esta época eleccionaria que tenga en cuenta este tema, que no cuenta con políticas claras y certeras porque no se visibiliza como un problema social que afecta a todos”.

Compartir: 

Twitter
 

“Alguna sanción hay que aplicarle a quien conduce ebrio, realiza maniobras prohibidas y mata a un chico.”
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.