SOCIEDAD › DICTAN SENTENCIA EN EL JUICIO CONTRA SOSTO

La hora del veredicto

La Justicia resolverá hoy si condena al sommelier Luciano Sosto por el crimen de su madre, Estela Garcilazo, cometido en diciembre de 2013. La defensa pidió la absolución.

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 8 dará a conocer hoy su veredicto en el juicio al sommelier Luciano Sosto, acusado de haber asesinado en 2013 a su madre Estela Garcilazo en su departamento de Palermo. El imputado declaró dos veces en el juicio y aseguró ser inocente. La fiscal del juicio consideró que el sommelier, necesitado de dinero para comprar drogas y contratar a taxi boys, discutió con su madre y luego la estranguló, por lo que solicitó prisión perpetua para él. No obstante, desistió de acusarlo por abuso sexual agravado, luego de que en la autopsia realizada a la víctima se hallaran restos de semen de un ADN desconocido. Por su parte, la defensa pidió la absolución porque los peritos no hallaron evidencia concreta que comprometan a su cliente y sostienen que, siendo homosexual, jamás podría haber abusado de la madre.

Luciano “Lucky” Sosto, un licenciado en marketing de 37 años que ganó premios internacionales como sommelier y fue dueño de dos restaurantes, está acusado de ser el autor del asesinato de su madre. Esta mañana podrá pronunciar sus últimas palabras ante los jueces Alejandro Sañudo, Ricardo Basílico y Fernando Larrain, quienes luego pasarán a un cuarto intermedio hasta la tarde, cuando darán a conocer el veredicto.

La fiscal Diana Goral pidió que el sommelier sea condenado a prisión perpetua por el delito de “homicidio agravado por el vínculo”, al considerar que el 26 de diciembre de 2013 estranguló a Garcilazo en una disputa originada por la necesidad que tenía Sosto de conseguir dinero para comprar drogas o financiar a los “taxi boys” que solía contactar. Goral dio por acreditado que aquel día el sommelier –que vivía en el 5º B del edificio de Seguí 4444– bajó al departamento 4º B, donde residía su madre, discutió con ella y la mató. “Llegó un momento en el que la señora Garcilazo dijo que no, y como sabemos que Luciano no acepta negativas, esto pudo ser el desencadenante del hecho”, afirmó la fiscal, que desistió de acusarlo por “abuso sexual agravado” por el que también había llegado a juicio. Estudios complementarios a la autopsia determinaron que en la vagina de Garcilazo había “fosfatasa ácida prostática”, una proteína del semen, pero esas muestras no alcanzaron para obtener el ADN de su aportante. Asimismo, los forenses no detectaron lesiones genitales y declararon que la presencia de esa proteína no significaba que haya habido ataque sexual. Al no haber evidencia concreta que vinculara ese semen con Sosto, la fiscal optó por no acusarlo por ese delito.

En cambio, los abogados defensores Guillermo Schmidt y Juan José Avila rechazaron la acusación y pidieron la absolución del sommelier, al sostener que el crimen fue un claro caso de “abuso sexual seguido de muerte” del que el hijo homosexual de la víctima jamás pudo ser autor. También criticaron el trabajo de los peritos, ya que éstos no encontraron evidencia concreta –huellas, rastros o ADN– del autor real del crimen que hubiera desvinculado a Sosto.

Por su parte, el imputado dijo que tenía una excelente relación con su madre y que si cometió algunas “torpezas” fue porque, al encontrar a su madre muerta, se puso muy nervioso y todavía estaba drogado.

La víctima –una psicóloga de 69 años que vivía sola en su departamento y padecía un cuadro de depresión– fue asesinada entre las 7.30 y las 11.30 de aquel 26 de diciembre. Del análisis de las comunicaciones surgió que Sosto llamó a la casa de su madre dos veces, la última a las 10.50. Garcilazo no recibía visitas y su hijo tenía llaves del departamento, al que concurría con frecuencia.

La fiscal dejó en claro que las dos llamadas que el acusado realizó al servicio de emergencias médicas del Hospital Alemán, cuyas grabaciones se escucharon en el debate, fueron “una puesta en escena”. La policía, en tanto, secuestró del departamento del sommelier dinero y documentos que Garcilazo guardaba en su casa. En su descargo, Sosto declaró que los tomó porque temía que se los robara la policía.

Compartir: 

Twitter
 

La acusación de abuso sexual que también pesaba contra Sosto fue retirada por falta de pruebas.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.