SOCIEDAD › OPINION

El poder de las mujeres

 Por Cristina Alvarez Rodríguez *

Nadie elige donde nace, aunque ese hecho marque su vida para siempre. Lo más importante, lo que puede estar en nuestras manos, es en quién elegimos convertirnos a partir del nombre que llevamos.

Yo elijo trabajar por el poder de las mujeres.

Muchas no tienen esa posibilidad de elección. Cada vez que recrudece la cuestión social, la necesidad carcome la libertad.

En el Bicentenario de la Independencia Argentina, propongámonos hacer efectiva la independencia de las mujeres argentinas.

Estoy convencida de que con más de nosotras en todos los espacios de decisión,en el Estado y en la sociedad, nuestra democracia será mejor.

Un buen punto para empezar es el de la paridad electoral. Evita logró que votáramos por primera vez. Ahora, llegó el momento de que seamos #UNAyUNO en los cargos electivos.

Una representación de 50 y 50 se acerca mucho más a la realidad. Las mujeres estamos bien preparadas. Desde chicas aprendemos que para lograr lo mismo, todo nos cuesta el doble. Al menos por ahora.

Con perspectiva de género, estaremos más cerca del desarrollo al que aspiramos.

Sin embargo, en estos días conocimos el proyecto de reforma electoral, tan anunciado como gris, que el presidente Macri envió al Congreso.

Vuelve a desaprovechar la oportunidad de transformar su reforma en una auténtica reforma política.

Antes, eligió perder la posibilidad de promover dos mujeres juezas para las vacantes en la integración de la Corte.

La Alianza Cambiemos eligió perder 6 meses de tiempo conduciendo mal y poco la Comisión de Familia de la Cámara de Diputadas y Diputados donde duermen iniciativas muy importantes de todos los bloques.

Vean las imágenes de las reuniones oficiales y de los integrantes elegidos: los sacos saturan la vista.

¡Hasta Balcarce, el perro que sentó en el sillón presidencial, es machito! Debe inquietarlos imaginar una perra como presidenta.

Es la quietud y la naturalización de las injusticias lo que tenemos que sacudir y des-ocultar. Des-elijamos el silencio sobre esto que nos hace tanto daño.

Las propuestas de nuestra agenda de trabajo son muchísimas y cruzan los límites partidarios, los de las puertas de las casas y de los despachos.

Elijo estar a favor de prevenir y erradicar toda forma de violencia y discriminación.

Elijo estar a favor de discutir integralmente una política de cuidado. De nosotras, de nuestros hijos e hijas y/o de los de otras/os, si esa no fue nuestra elección o posibilidad.

Elijo estar a favor del poder de las niñas y las abuelas. Porque lo que comienza a la par, sigue y se desarrolla a la par.

Elijo estar a favor de recuperar la confianza en nosotras mismas.

Elijo estar a favor de nuestra libertad, política, civil, sexual y reproductiva.

Elijo estar a favor de resignificar nuestras luchas y de buscar siempre en sus enseñanzas un camino para el presente y el futuro.

En la tradición peronista consagramos tres banderas: la independencia económica, la soberanía política y la justicia social.

En clave de género hoy, independencia económica es tener un empleo, ganar lo mismo y depender de nosotras mismas.

Soberanía política es paridad en la representación para igualdad de poder.

Justicia social hoy es inclusión, vivir seguras, sanas y elegir y desarrollar efectivamente un plan de vida.

Esto y muchas cosas más elijo cuando hablo a favor del poder de las mujeres.

Si Evita pudo, nosotras también.

* Diputada de la Nación. @CrisAlvarezRod

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared