libero

Lunes, 11 de julio de 2016

FúTBOL › LAS CHANCES DE BOCA PARA GANAR LA ELIMINATORIA CON LOS ECUATORIANOS

¿Fue positivo el 1-2 en Ecuador?

El conjunto de Barros Schelotto tendrá que ofrecer todas sus variantes en ofensiva, ante un rival que seguramente apostará más a conservar la ventaja obtenida en Quito.

 Por Juan José Panno

Después de lo ocurrido el jueves pasado en Quito y antes de que se juegue la revancha en la Bombonera, la pregunta del millón se seguirá repitiendo hasta que salga el diario del lunes (para el caso del viernes) con la respuesta definitiva: ¿Hizo buen negocio Boca con el 1-2? A priori, lo más atinado es pensar que no. Nunca es buen negocio perder el partido de ida, aún entendiendo el valor del gol de visitante. Lo ideal era ganar, empatar es bueno; perder complica y mucho.

Por cierto, no es lo mismo perder 2-0 (como le pasó a River) que 2-1, pero ¿que garantías hay de que el cuadro de Guillermo Barros Schelotto conseguirá el golcito salvador? Ninguna. Los ecuatorianos van a llegar a la Bombonera munidos de la suficiente cantidad de ganchos, como para quedarse colgados todos del travesaño, con la ilusión de repetir lo que pasó en el Monumental cuando lograron el objetivo de pasar a la siguiente ronda.

En aquella ocasión, el arquero se atajó todo y encima tuvo el acompañamiento del travesaño para evitar lo que debió ser una goleada. El paraguayo Librado Azcona, fue el héroe de aquella recordada noche en la cancha de River, y seguramente intentará repetir, aunque en el partido de ida no se mostró tan seguro y hasta reaccionó un poco tarde en el gol de Pablo Pérez.

Los jugadores de Independiente del Valle no tienen la presión que sí tiene Boca; para ellos perder no sería un fracaso, y por eso van a salir muy tranquilos a la cancha. Todo lo contrario de los futbolistas de Boca, que empujados por el aliento de la gente, van a salir a comerse crudos a sus rivales. Y aquí está el punto, esta es una de las claves del partido.

Boca tiene que tener paciencia. El partido dura 90 minutos y no un cuarto de hora. Frente a un rival atrincherado en las cercanías de su propia área con el único objetivo de sostener el cero, suele recomendarse toque y circulación de pelota hasta encontrar un hueco por el cual filtrarse, o generar espacios para sacudir desde afuera del área. Sin apuro, sin desesperación, en la certeza de que algunas posibilidades se van a presentar. Pero ¿tendrá Boca la paciencia necesaria? ¿No terminará repitiéndose¿ ¿No bajará el optimismo a medida que pasen los minutos? ¿No le servirá ninguna contra a su rival?

Una ventaja con la que especulan los boquenses respecto del partido de ida (al margen de la obvia cuestión de que ahora se juega en el llano y no en la altura) es la vuelta de Pavón. El pibe es importante con su gambeta, pero mucho más con su velocidad, por lo que será vital en el caso de que Boca consiga un gol y obligue a los rivales a salir, para aprovechar la rápida salida en contraataque.

De contra, Boca pudo liquidar el encuentro de ida, pero no tuvo precisión. Cuando se marcan los errores cometidos en Quito, no suelen mencionarse los defectos a la hora de concretar las situaciones propicias. Tal vez la tenga si se dan las circunstancias favorables para atacar con el campo abierto.

Independiente del Valle no es un cuco, está muy lejos de Atlético Nacional de Medellín (el probable finalista) pero tampoco debe ser subestimado. No es fácil, no va a permitir que lo pasen por arriba. Para pasar Boca va a tener que jugar muy bien.

Compartir: 

Twitter
 

El arquero Azcona fue la figura frente a River y esperan que no tenga el mismo nivel en la Bombonera.
Imagen: Fotobaires
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.