SOCIEDAD › EL CASO DEL OFICIAL LUCAS MUñOZ

Una causa con versiones

 Por Carlos Rodríguez

La abogada de la familia del policía Lucas David Muñoz, asesinado en San Carlos de Bariloche, le dijo a Página/12 que la información con la que cuentan hasta ahora es que la víctima “recibió dos balazos, uno en la pierna y el otro en la nuca”. Karina Schueri respondió, de esa forma, a una consulta sobre las versiones que indican que los balazos fueron tres y que el cuerpo presentaba signos de tortura. “Primero se dijo que se había suicidado, y luego de confirmarse el homicidio, corrieron versiones sobre los tres balazos (el tercero supuestamente en la mano), pero la información que dio el fiscal (Martín Govetto) a la prensa es que fueron dos, de manera que hay que esperar el informe final de los peritos de Gendarmería para saber si hubo algo más”.

Al mismo tiempo, Schueri ratificó el pedido para que el gobernador de la provincia, Alberto Weretilneck, preste declaración testimonial en la causa por sus dichos en la entrevista publicada el domingo por el diario Río Negro. “Hay ciertas cuestiones que no son claras y que el gobernador tiene que aclarar en la causa, porque serían muy importantes para la marcha de la investigación”.

La abogada de la familia dijo que la información sobre los dos balazos y otras cuestiones relacionadas con el homicidio “se conocieron el sábado por medio de un comunicado del fiscal sin notificar a la querella, de manera que tuvimos que enterarnos a través de los medios de comunicación”. Puntualizó que lo que se conoce de la autopsia es “un informe preliminar” y que por el momento “los defensores (ella y Alejandro Pschuender) no tenemos datos certeros”, de manera que las versiones sobre los tres balazos y las supuestas torturas se confirmarán “recién cuando Gendarmería, desde Buenos Aires, entregue el informe final sobre la autopsia, que fue realizada por un perito de esa fuerza nacional y dos peritos del Poder Judicial local”.

La abogada recalcó que los estudios de Gendarmería son “muy importantes porque incluye el estudio de una serie de elementos que fueron hallados en el lugar donde apareció el cuerpo; también se tomaron muestras del terreno”. El lugar donde apareció el cuerpo, varios días después del hecho, había sido inspeccionado por la policía, antes del hallazgo, sin resultados, de manera que se cree que el crimen pudo haber sido cometido en otro escenario, para luego arrojar el cadáver en una zona descampada.

Ayer, el gobernador Alberto Weretilneck reiteró que el asesinato del policía Lucas David Muñoz, de 29 años, es “un caso sumamente grave”porque se habría tratado de “un mensaje hacia adentro de la fuerza”. El mandatario consideró que “hay dos sectores en pugna en Bariloche”. Agregó que el hecho de que Muñoz “sea un policía, más las características del hecho, hace que todo se vuelva más grave”.

El gobernador insistió que hay “dos sectores en pugna, uno de oficiales y suboficiales, y otro que queda por determinar” y que en las primeras horas de la investigación “se adulteró el libro de guardia; y desde Catriel se usó un teléfono para confundir”. Sostuvo que “hay al menos diez o doce policías que sabían lo que había pasado con Muñoz”. De todas maneras, estimó que “ahora se trabaja y los buenos dentro de la fuerza, son la gran mayoría”. Por eso, la familia de Muñoz quiere que Weretilneck se presente a declarar “porque lo que dijo, no figura en la causa y tiene que ampliarlo”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared