SOCIEDAD › UN HOMBRE MATó A SU ESPOSA Y SE SUICIDó

También en Chascomús

Un nuevo femicidio conmocionó ayer a la ciudad de Chascomús. María Catalán Monserrat, de 53 años, fue asesinada de un escopetazo por su marido, Jorge Arocena, de 56, quien luego se suicidó con la misma arma.

A menos de una semana de la masiva marcha en todo el país contra la violencia machista y un días después del triple femicidio ocurrido en Mendoza, Chascomús fue el escenario de un nuevo caso de violencia de género que terminó con dos muertes. Pasadas las 14 de ayer, la hija del matrimonio, de 26 años, encontró en su casa en la calle Bahía Blanca 198 a su madre muerta, tendida en la cama con un disparo en la frente, y a su padre en el suelo, herido de gravedad, con una escopeta recortada en las manos. Según informó el jefe de policía que participa de la investigación, “la hija, que vive en la misma casa, salió a llevar a su hijo a la escuela y cuando regresó se encontró a sus padres ensangrentados, por lo que salió a pedir auxilio a los vecinos y a la Policía”. Además, confirmó que al momento del hecho sólo el matrimonio se encontraban en la casa, con lo cual se descartó la posibilidad de la participación de un tercero en el crimen.

De acuerdo a los primeros peritajes, el hombre le disparó a su esposa mientras dormía, luego se sentó en la cabecera de la cama y se disparó con el mismo arma en la cabeza, por lo que quedó malherido. Tras el llamado al 911, minutos después llegó a la casa personal de la comisaría 1ª de Chascomús y los médicos de emergencia que confirmaron la muerte de Monserrat, y trasladaron a Arocena de urgencia al Hospital Municipal local San Vicente De Paul. De todas formas, según informaron fuentes médicas, Arocena ingresó al Hospital en un estado muy crítico, y aunque llegó a ser atendido, su condición era prácticamente irreversible debido a una herida de arma de fuego en la región de la frente, con orificio de entrada y de salida. Murió alrededor de las 15.30, una hora y media después de haber llegado a la guardia.

Si bien no hay registros de denuncias previas de violencia de género por parte de la mujer asesinada hacia su esposo, según fuentes judiciales sí existía un expediente en curso de la Justicia de Paz local a raíz de algunos problemas de convivencia que, en principio, no llegaron a constituir un delito. A esto se suma una serie de datos recabados por la policía durante las primeras investigaciones llevadas a cabo ayer, a partir de los cuales sospechan de posibles antecedentes de violencia doméstica. Esperan obtener más elementos de la testimonial de la hija del matrimonio.

En la escena del crimen estuvo presente el fiscal de turno en el Departamento Judicial Dolores, Diego Bensi, quien está subrogando a Daniela Bertoletti Tramajo, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada de Chascomús, que a partir de hoy quedará formalmente a cargo de la causa.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.