SOCIEDAD

Otro pueblo que rechaza un proyecto minero con riesgo de contaminación

En Ingeniero Jacobacci, una empresa canadiense planea explotar una mina de oro. La comunidad mapuche presentó un recurso de amparo para frenar el proyecto porque implicaría un riesgo para la salud. También se oponen Vecinos Autoconvocados.

Otra empresa extranjera. Otro pueblo argentino. El mismo método para extraer minerales. A dos años de iniciada la lucha de la comunidad de Esquel por el “No a la mina”, ahora la compañía canadiense Aquiline trabaja en la puesta en funcionamiento de una mina de oro a cielo abierto con cianuro –uno de los métodos más contaminantes de la industria minera– en la localidad rionegrina de Ingeniero Jacobacci. El Parlamento Mapuche de Río Negro anunció ayer la presentación de un recurso de amparo para que la empresa no continúe con el proyecto y los Vecinos Autoconvocados de esa localidad, que también planean una acción judicial, afirmaron que la empresa espera que disminuya la movilización para comenzar la extracción.
“Hace más de cinco siglos vinieron en las carabelas para arrebatarnos el oro; hoy vuelven, pero en modernas camionetas 4x4”, había afirmado uno de los referentes mapuches, Daniel Collueque, en la última manifestación contra la mina. En tanto, Verónica Monsutti, de Vecinos Autoconvocados, remarcó que “la gran minería se agota en diez años y la contaminación es para siempre. Todos los pueblos mineros de ayer, hoy son pueblos fantasma”.
El proyecto minero está ubicado a 200 kilómetros de San Carlos de Bariloche y a 80 del centro urbano de Jacobacci –que tiene unos 8 mil habitantes–, lleva el nombre de Calcatreu y está en manos de la empresa canadiense Aquiline Resources Inc. Se encuentra en la etapa de exploración desde hace años, pero a principios del 2004 la compañía admitió que está en “exploración avanzada” para extraer oro y plata, y que planeaban usar el mismo método que en Esquel.
Pero, por el rechazo que provocó la instalación de la mina, desde hace varios meses la compañía optó por no hablar de la forma de extracción, aunque no rechazó la posibilidad de utilizar el mismo método que todas las organizaciones sociales y sectores mineros reconocen como el más rentable: separación de metales con la utilización de cianuro, con la remoción de enormes cantidades de roca, a cielo abierto. Es una de las formas más beneficiosas económicamente, porque el cianuro extrae el 95 por ciento de metales de la roca, pero también el más contaminante, porque –además de esa sustancia química– los sulfatos de la roca removida aceleran su proceso natural y se filtran entre las napas como ácidos, junto con metales pesados que contaminan el subsuelo, ríos y lagos.
En el marco de la celebración del año nuevo mapuche, comunidades indígenas rionegrinas anunciaron ayer la presentación de un recurso de amparo contra el proyecto minero. “En esta fecha nos juntamos para pedirle al Dios superior que nos dé mucha fuerza y por eso vamos a ejercer nuestro derecho de peticionar, con un planteo de tipo judicial contra la mina del proyecto Calcatreu, que pone en peligro la biodiversidad del medio ambiente y las condiciones de vida de muchas familias”, explicó Ignacio Prafil, dirigente del Parlamento Mapuche de Río Negro.
Oficialmente, desde Aquiline aseguran que “sólo están explorando” y que, de haber una explotación, será en el 2005 o en el 2006. Pero las organizaciones sociales afirman que existen motivos para el “perfil bajo” de la empresa canadiense: la experiencia de Esquel, con toda una comunidad frente al emprendimiento minero, sigue presente.
“Los costos operativos dentro de la Argentina para minería son actualmente mucho más favorables de lo que eran hace años. Como resultado de esto, y el favorable potencial de exploración de la Argentina, está ocurriendo una fiebre minera en manos de empresas locales y extranjeras”, reconoce en su página de Internet la empresa canadiense.
Según la ley de Río Negro, para dar inicio a la explotación se debe presentar un estudio de impacto ambiental, y también se necesita la aprobación del gobierno provincial y de la comunidad a través de una audiencia pública. “El estudio ya lo tienen, y el visto bueno del gobernador (Miguel Saiz) parece que también”, advirtieron los vecinos.
La intendenta de Ingeniero Jacobacci, Gabriela Buyayisqui, señaló que no puede estar en contra de “una actividad lícita como la minería”. Sin embargo, reconoció que la “legislación argentina es altamente beneficiosa para las multinacionales, permite que se lleven las riquezas a muy bajo costo” y aceptó que “aunque hay leyes ambientales que cumplir, la experiencia confirma que no siempre se cumplen”. La referencia directa para los habitantes de Jacobacci es Mina Angela, un yacimiento ubicado en Chubut, pero con desembocadura de aguas hacia Jacobacci, zona donde se confirmó la contaminación con cadmio, un metal pesado productor de cáncer.
Los Vecinos Autoconvocados recordaron que “el oro no es un elemento vital, sólo sirve para incrementar las ganancias de los países más ricos. Sin oro se puede vivir, pero sin agua dulce no es posible la vida en ningún lugar del planeta”.

Informe: Darío Aranda.

Compartir: 

Twitter
 

La comunidad mapuche de Río Negro presentó un recurso de amparo contra el proyecto minero.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.