SOCIEDAD › ALLANAN UNA ESCRIBANIA Y
SECUESTRAN DOCUMENTOS VINCULADOS CON CROMAÑON

Tras la pista de los socios de Chabán

La Justicia apunta a establecer los vínculos entre el empresario detenido y los responsables del local que se incendió. No es la única hipótesis con la que trabaja: “Chabán no estará solo en el banquillo de acusados”, dicen.

 Por Adriana Meyer

Mientras Omar Chabán se empieza a acostumbrar a su celda, apila sus libros y subraya partes del Corán, la causa judicial avanza: ayer fue allanada una escribanía, donde se secuestró importante documentación relacionada con las sociedades vinculadas con el empresario. Los investigadores están centrados en la búsqueda de lo que denominan “el entorno de Chabán”, en el que incluyen a las sociedades con las que el empresario detenido habría manejado el local República Cromañón, e incluso también al grupo Callejeros, que tocaba la noche del 30 de diciembre. Respecto de las demás líneas de investigación, que incluyen a los funcionarios de control de la ciudad y a la policía, una importante fuente del caso aseguró a Página/12 que “Chabán no será el único que se sentará en el banquillo” cuando el caso llegue a juicio oral. Pero aclaró que los investigadores necesitan “tiempo” por la magnitud del expediente. Por otra parte, la jueza María Angélica Crotto adoptó medidas para determinar qué ocurrió con Nicolás Flores, el nene de cuatro años que estuvo en Cromañón y se encuentra desaparecido.
El empresario empezó a relajarse en su nuevo lugar de detención, el módulo 2 del pabellón 7 de la cárcel de Marcos Paz. Lo vigilan en forma permanente seis miembros del Servicio Penitenciario Federal, que se rotan en dos turnos. Chabán se sentiría muy controlado pero a la vez más seguro. Ante la jueza había manifestado preocupación por su integridad física adentro del penal, según pudo saber este diario.
La magistrada Crotto aún no se expidió sobre la situación procesal del único imputado del caso, y se especula con que podría hacerlo antes que se cumplan los nuevos diez días que ella misma prorrogó el martes pasado, cuando le amplió la indagatoria para hacerle conocer las nuevas pruebas. El allanamiento realizado ayer parecía indicar que la magistrada aún necesita elementos para decidirse a ponerle la firma a la resolución contra Chabán. Sin embargo, la medida fue solicitada por la fiscalía que interviene en el caso, que ya se pronunció respecto de la presunta responsabilidad del empresario en el hecho al pedir su procesamiento.
Ayer al mediodía, efectivos de la división Homicidios de la Policía Federal allanaron una escribanía ubicada en Pueyrredón 689 y secuestraron documentación relacionada con las empresas Central Park S.R.L., Logical S.A. y Lagarto S.A., esta última locataria del local donde funcionaba República Cromañón. Los investigadores intentan determinar cuál era la relación de Chabán con esas empresas, ya que su nombre no figura en ninguno de los directorios ni tampoco en las habilitaciones municipales, a pesar de que en reiteradas oportunidades el empresario se presentó ante la prensa como “dueño” de Cromañón. Es clave determinar quiénes eran los verdaderos dueños del local, o bien establecer si los que figuran como directores de las empresas eran testaferros del detenido Chabán.
A la misma hora, el fiscal Juan Manuel Sansone y su secretario Juan Taboada realizaron una nueva visita al lugar de los hechos para corroborar detalles de la construcción del edificio. Durante un par de horas, presenciaron el trabajo de los peritos de la Policía Federal y de Bomberos que efectuaron distintas pruebas y chequeos sobre los revestimientos colocados en techos, paredes, suelos y aberturas.
Por otra parte, los investigadores quieren saber si el pequeño Nicolás Flores, el nene de cuatro años cuya madre murió y que permanece desaparecido desde la tragedia, pudo haber sido una víctima fatal más y haber sido entregado por error a la familia de otro de los menores fallecidos. Ocurre que el cadáver de uno de los nenes muertos, de unos 10 años, nunca fue reclamado y por ello se sospecha que pudo haber habido una confusión con el cuerpo de Nicolás. Para despejar esa duda, la jueza María Angélica Crotto convocó a los padres de los menores de entre 4 y 10 años,víctimas del incendio, a presentarse en la Oficina de Judiciales de la comisaría 53, ubicada en la calle República Arabe Siria 2965.

Compartir: 

Twitter
 

En la escribanía de Pueyrredón 689, la Policía Federal secuestró importante documentación.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.