SOCIEDAD

Otros vecinos que cortan las vías indignados por un caso de violación

Esta vez fue en Don Torcuato. Un nene de 7 años fue violado y por el hecho está detenido un chico de 15. Los vecinos también acusan a otro adolescente de 18. Como la policía no lo encuentra, cortaron la vías del Belgrano. Prometen volver a hacerlo si no lo apresan.

Después de la protesta por el caso de la joven violada en Núñez y en busca de que alguien los escuche y atienda sus reclamos, vecinos de la localidad bonaerense de Don Torcuato, Tigre, también cortaron, ayer por la mañana, alrededor de las ocho, las vías de la ex línea General Belgrano Norte en demanda de seguridad en la zona. Entre neumáticos quemados y algunas pedradas, el disparador para el reclamo fue otra violación, esta vez a un nene de siete años. De inmediato, piqueteros del Movimiento Teresa Rodríguez (MTR) y de otras organizaciones barriales se sumaron a la protesta, con tambores y carteles. Los familiares del niño también participaron del corte de vías que se levantó poco antes de las 16, aunque los vecinos advirtieron que si en 24 horas no tienen respuestas volverán a interrumpir el servicio.
Unas 300 personas se concentraron en las vías temprano en la mañana y cortaron parcialmente el paso del tren –que une Retiro con Pilar–, entre las estaciones Vicealmirante Monte y Don Torcuato, por lo cual los trenes que salían de la Capital Federal sólo llegaban a Boulogne.
El padre de la víctima –cuya identidad se mantiene en reserva para preservar al menor de edad– aseguró, en un primer momento, que no se iba a mover de las vías “hasta que agarren al violador que se escapó”. Por el caso, un joven de 15 años está detenido, mientras que otro de 18 se encuentra prófugo. “Quiero que lo metan preso, que no salga a la calle, que esto no pase con nadie más” pidió, y agregó: “Yo soy trabajador, no molesto a nadie”.
Cerca del mediodía, la fiscal federal de San Isidro Rita Molina concurrió al lugar y advirtió a los vecinos que estaban “cometiendo un delito y que se iba a aplicar el Código Penal”. La funcionaria trató de convencer a los manifestantes –a quienes les explicó que uno de los acusados estaba detenido y el otro estaba siendo buscado– pero finalmente mantuvo entredichos con algunas personas y se fue sin lograr que levantaran el corte. “La policía debió haber actuado antes de que se generalice la protesta. Cortar vías es un delito y cuando hay un delito en flagrancia, la policía debe actuar y detener”, sentenció Molina.
Con promesas por parte de los vecinos de volver a interrumpir el paso del tren si no hay “respuestas concretas”, la protesta se levantó apenas pasadas las cuatro de la tarde después de que la policía llegase a un acuerdo con los vecinos: un plazo de 24 horas para detener al prófugo.
En tanto, el jefe departamental de San Isidro, comisionado Guido Pesce, informó que personal de la Subdelegación de Investigaciones de Tigre y del grupo Halcón realizaron allanamientos en la casa del tío del prófugo pero el resultado “fue negativo”, por lo que la policía continuaba –hasta el cierre de esta edición– con las tareas de inteligencia para dar con el presunto violador. “Se ingresó al domicilio, pero se constató que no había habitante alguno. Se sigue trabajando para tratar de ubicar al chico que nos está faltando”, explicó Pesce.
Asimismo, los investigadores creyeron en un primer momento que el prófugo podría haber viajado a otra provincia, presuntamente Tucumán, donde su familia tiene parientes, pero lo descartaron de inmediato “porque no tiene ni un peso en el bolsillo”.
El padre del chico recordó que conoce a los supuestos agresores, uno de 15 años –quien está detenido– y otro de 18, porque “son del barrio” y denunció que “mientras los vecinos atrapaban al más chico la policía no había llegado”, a pesar de que él había hecho la denuncia.
El hecho ocurrió el sábado, en el barrio de San josé, Don Torcuato, cuando un chico de siete años y un amiguito fueron incitados, según cuenta la familia, por dos adolescentes de 15 y 18 a acompañarlos a un descampado para jugar al fútbol, informó la policía. Cuando llegaron al “campito”, en la calle Santa María de Oro al 200, los dos jóvenes abusaron de uno de los chicos, mientras que el otro logró escapar. “Ni un patrullero vino, la gente tuvo que agarrar a uno para que venga el patrullero”, dijo indignado el padre al asegurar que las vidas de su hijo y de su familia están “arruinadas” desde lo ocurrido.
Los vecinos, que advirtieron lo ocurrido, intentaron atrapar a los dos adolescentes y llamaron a la policía, que logró detener sólo al menor de ellos, mientras que el otro escapó, aunque ambos “son conocidos en el barrio”, afirmaron los vecinos.
El padre recordó que el sábado último salió con su mujer a comprar unas cosas y dejó al mayor de sus hijos, de 7 años, con tres amiguitos y dos primos en la canchita del barrio.
El chico violado se encuentra internado en el Hospital Moreno. En tanto, el detenido fue alojado en el Instituto de Menores de Malvinas Argentinas, por disposición del juzgado de menores de San Isidro, que caratuló la causa como “violación”. El caso es investigado por la jueza de Menores Número 4 de San Isidro, Patricia Klentak.

Compartir: 

Twitter
 

A los vecinos de la zona, en el corte se les sumaron los piqueteros del Movimiento Teresa Rodríguez.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.