SOCIEDAD

Cómo ser un espectador de teatro junto a los compañeros de colegio

Unos 2000 estudiantes secundarios porteños tendrán su primera experiencia en la platea teatral en los primeros cuatro meses de clase.

Tímidos, pero con la excitación de la primera vez reflejada en el rostro, los alumnos de cuarto y quinto año del Comercial 17 comienzan a entrar a la sala. Se escuchan algunas risotadas y cargadas entre amigos. Aunque la gran mayoría asiste por primera vez a un teatro, rápidamente, casi por instinto, hacen silencio. Van a observar la obra Los hijos de los hijos en un pequeño teatro de Palermo, en el lanzamiento del programa Formación de Espectadores que lleva adelante el Instituto Nacional del Teatro (INT) junto al Ministerio de Educación porteño. El ciclo lleva a estudiantes de bajos recursos a teatros alternativos con la idea de acercarlos a una experiencia teatral a la que de otra forma difícilmente podrían acceder y de forjarlos “como futuros espectadores permanentes” de esta expresión artística.

“Nunca fui al teatro por mi cuenta, y la verdad que me gustó. La obra es muy interesante y no nos fue difícil entenderla, pese a que tiene muchos giros y cambios de tiempo”, cuenta Natalí Picco, alumna de quinto año, una vez finalizado el espectáculo y mientras charla con tres compañeras sobre el tema. El comercial 17 es de Villa Crespo, y los chicos fueron al teatro La Maravillosa, junto a dos docentes y un preceptor.

Los chicos llegaron al teatro a través del programa Formación de Espectadores, que realizan en conjunto el INT y el Ministerio de Educación porteño con el objetivo de que alumnos de escuelas públicas de los barrios de la Capital Federal accedan a experiencias teatrales y, si les gusta, se enganchen con esta actividad artística. También se presentan obras en el Teatro del Pueblo, donde se pone en escena Budín Inglés, y en la sala Anfitrión, donde se presenta Opera Anoréxica.

Los hijos de los hijos, una obra protagonizada por Ricardo Merkin, Susana Pampín y Marcelo Xicarts, se refiere a las experiencias de los inmigrantes que llegaron al país entre finales del siglo XIX y principios del XX.

Rubén Spinoso y José Flores, también de quinto año, charlan en el patio de la casa antigua donde está emplazado la pequeña sala de La Maravillosa, minutos después de los aplausos a la obra que dirigen Inés Saavedra y Damián Dreizik. “Las partes que más me gustaron fueron cuando los tres actores entonaron la canción sobre América y la puesta en escena sobre la Guerra Civil española” opina Rubén. José, en cambio, está impresionado con la buena utilización de los escasos recursos técnicos en la obra: “Está muy bueno cómo –sin utilizar parlantes– hacen llegar al público los efectos sonoros y la música, todo realizado en vivo, y la forma en que simulan escenarios con la ubicación creativa de unos pocos reflectores y focos”.

Pero el disfrute no estuvo sólo del lado del público. La directora de Los hijos... comenta que la función con los chicos la hizo feliz “porque me encuentro con un público distinto, virgen, que conserva la capacidad de sorprenderse” y entonces saca conclusiones “muy ricas, porque si en las partes de comedia, los chicos sin ninguna experiencia se ríen, es porque realmente funciona, pero si no, algo hay que cambiar”.

Como parte del programa, se convoca a las escuelas para que lleven a sus alumnos a las obras en forma gratuita. Días antes de la función se le envía al docente una actividad relacionada para trabajar en el aula. Una vez en la sala, se realiza una introducción sobre algunos lineamientos básicos del teatro actual y luego, ya finalizado el espectáculo, se realiza una charla-debate con los alumnos sobre la obra. En el primer cuatrimestre se realizarán 44 funciones, y unos 2 mil alumnos accederán por primera vez a una experiencia teatral.

Informe: Eugenio Martínez Ruhl

Compartir: 

Twitter
 

Chicos del Comercial 17, de Villa Crespo, en una sala de Palermo.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared