SOCIEDAD › DAN EL FALLO DEL CASO WITIS. SUS PADRES DENUNCIAN

Juicio público en privado

“La primera sentencia fue un desastre jurídico”, advirtió Raquel Witis a Página/12. Hace siete años, su hijo fue baleado junto a su secuestrador por la policía en San Isidro y la Justicia condenó, en 2003, al entonces oficial Rubén Emir Champonois a ocho años y seis meses de cárcel. Aquel primer fallo absolvió al policía por la muerte de Darío Riquelme, el asaltante que tuvo como rehén a Mariano Witis, que portaba un arma que ni siquiera funcionaba. “Fue un fusilamiento. Los únicos que dispararon fueron los de la policía, y lo hicieron estando a un metro y veinte. Por eso, pedimos que le den veinte años”, comentó Witis, que a fuerza de apelaciones y pese a las irregularidades de la causa consiguió que hoy se dicte una nueva sentencia.

“La semana pasada durante los alegatos tuve que ir al baño de un bar porque estaba cerrado el del tribunal. Cuando volví estaba la puerta cerrada y no me querían dejar entrar.” Este hecho, insiste Raquel Witis, no es algo anecdótico: sus familiares encontraron cerrado con llave el Tribunal Oral en lo Criminal 4 de San Isidro, pese a que se trata de un juicio público. El padre de Mariano, Jorge Witis, habló de “maltrato” de parte de las autoridades judiciales e invitó a la prensa media hora antes de que se lea la sentencia porque “conociendo la conducta del tribunal es probable que se queden afuera”. En un comunicado, los Witis estimaron que en la Justicia “quieren resolver todo a puertas cerradas”.

La pena de veinte años por “doble homicidio” fue reclamada por el abogado del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) Rodrigo Borda, los familiares de las víctimas y la fiscal Emma Prada. El fallo anterior, dictado por la sala 3 de ese tribunal, fue apelado por la Fiscalía y llegó a Casación bonaerense, que revocó la absolución por el caso Riquelme y, si bien no resolvió otro juicio, ordenó que otro tribunal disponga un nuevo monto en la pena para el acusado. “En nuestro alegato argumentamos la naturaleza del hecho, el haber disparado a las víctimas de cerca y por la espalda en una actitud agresiva, su condición de policía y el descrédito que su accionar provoca en la institución policial”, dijo Borda.

El hecho ocurrió el 21 de septiembre de 2000, cuando Riquelme y un cómplice interceptaron un Volkswagen Gol azul conducido por Julieta Schapiro, quien estaba acompañada por su amigo, el músico Mariano Witis. Los asaltantes tomaron a ambos como rehenes y los llevaron a una sucursal del Banco Itaú de San Isidro, donde saquearon el dinero de las cajas y luego huyeron con los jóvenes como escudo. La policía persiguió el auto y abrió fuego provocando la muerte de Witis y Riquelme, mientras su cómplice logró huir y Schapiro resultó ilesa.

Hoy el tribunal integrado por los jueces Osvaldo Rossi, Federico Ecke y Carlos Santillán evaluará los pedidos de las partes para definir la nueva pena. El ex policía obtuvo el año pasado el beneficio de la excarcelación y su defensor pidió, durante el alegato, que se le permita trabajar como vigilador en una agencia privada, una tarea que ya estaría cumpliendo como administrativo, aunque por estar exonerado de la fuerza la ley se lo prohíbe.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.