SOCIEDAD › COMO MACRI SE ARREPINTIó, LO ORGANIZA LA POLICíA FEDERAL

Al final se puede ver en el Obelisco

 Por Eduardo Videla

Finalmente, el partido Argentina-Alemania podrá verse por la pantalla de leds ubicada frente al Obelisco, aunque el evento no será organizado por el gobierno porteño, como pretendía Mauricio Macri. Anoche, la empresa fabricante de bebidas gaseosas que instaló la pantalla anunció que será encendida temporariamente para la transmisión del partido, tal como lo autorizó el juez Roberto Gallardo, y que el operativo de seguridad fue montado por el Ministerio de Justicia de la Nación. “Nos requirieron seguridad y se la dimos”, dijo anoche a Página/12 el ministro de Justicia, Julio Alak.

La pantalla en cuestión, en realidad, es un cartel publicitario luminoso con tecnología que le permite emitir además imágenes de video. El cartel, habilitado a principios de junio, había sido apagado el 16 de ese mes por orden del juez Gallardo, ante la presentación de tres legisladores que consideraban que su instalación violaba la Ley de Publicidad en la vía pública y ponía en riesgo la seguridad vial.

Antes del partido Argentina-México, Macri le pidió a Gallardo, a través de Twitter, que permitiera prender la pantalla para poder ver ese encuentro, el domingo pasado. El juez le respondió con una citación, que el jefe de Gobierno no cumplió. Sin embargo, el martes último presentó un escrito en el que pedía permiso para encender la pantalla para ver el partido que se juega hoy. Gallardo convocó entonces a una audiencia pública a la que citó a todas las partes: desde el gobierno porteño y la empresa anunciante hasta los diputados que iniciaron la demanda y autoridades de la Policía Federal.

El jueves al mediodía, Gallardo resolvió autorizar el encendido del cartel sólo para la transmisión del partido, aunque prohibió el uso publicitario de la pantalla, y puso como condición que se emitiera la señal de la televisión pública. Horas después, el gobierno porteño, a través del procurador Ramiro Monner Sans, le comunicó al juez que tenían inconvenientes técnicos para garantizar el evento, sin dar más detalles. Fuentes de la procuración consultadas por este diario argumentaron que tenían dificultades para garantizar la prueba de imagen que la empresa había solicitado realizar ayer.

La transmisión, de esa manera, había quedado virtualmente suspendida, pero anoche la empresa Coca Cola de Argentina, propietaria del cartel, anunció que el partido podrá verse desde la Plaza de la República, y que el lugar “contará con las medidas de seguridad y ordenamiento del tránsito dispuestas por la Policía Federal”.

El cartel en cuestión tiene una altura de 21 metros. Consta de dos paneles, uno más grande sobre la calle Carlos Pellegrini y otro, menor, sobre la ochava de Diagonal Norte, con una superficie total de 568 metros cuadrados. Los leds son pequeños diodos luminosos de bajísimo consumo, que están montados sobre una tela perforada transparente, capaces de emitir imágenes luminosas animadas.

La empresa aclaró que sólo pone a disposición el cartel luminoso, mientras que la organización en materia de seguridad y ordenamiento del tránsito corren por cuenta de la Policía Federal. En el gobierno porteño asistían perplejos a la novedad: habían tramitado la autorización y por voluntad propia quedaron afuera de la organización del evento.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Al final se puede ver en el Obelisco
    Por Eduardo Videla
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.