SOCIEDAD › LAS CLAVES DE LA INVESTIGACION SOBRE LAS MUERTES EN COSTA SALGUERO

Una causa que no hace agua

Analizan si la falta de agua fue determinante en la muerte de los cinco jóvenes. La causa pasó al fuero federal. La Prefectura fue apartada de la investigación porque, a cargo de la custodia, afirmó que no hubo drogas durante el evento.

 Por Horacio Cecchi

Más de medio centenar de testigos habían pasado ayer por las fiscalías que investigan la muerte de cinco jóvenes durante el evento de música electrónica Time Warp, en el predio de Costa Salguero. Entre ellas, dos responsables de la empresa organizadora, Dell Producciones, que se encontraban en el lugar. Aunque uno de los investigadores indicó a Página/12 que no se descarta ninguna hipótesis, ocupan su peso en la causa el modo de obtención de las drogas, si en los contratos figuran la distribución de líquidos y cantidades disponibles, si es cierto que había provisión de agua, los servicios médicos, y si estaba en regla la habilitación del local y de la fiesta. El fiscal de instrucción Sandro Abraldes se declaró incompetente y pidió el pase a la Justicia federal. El juez de instrucción Guillermo Carvajal adoptó el mismo criterio. De ese modo, la causa pasó al juez Sebastián Casanello y al fiscal Federico Delgado. Desde la Agencia Gubernamental de Control insisten en que todo estaba en regla. Según dos ONG ambientalistas, la disposición 4543/2016 que emitió el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta como permiso de la fiesta, no se encuentra publicada en el Boletín Oficial, lo que ya pone en duda la primera regla, la de validar el permiso. El esfuerzo de silencio con ruido de Patricia Bullrich, titular del Ministerio de Seguridad a cargo del control de drogas, impacta: Prefectura, que depende de Seguridad y estuvo encargada de la custodia de la fiesta, fue apartada de la investigación porque aseguró que no hubo drogas en el evento. Entre tanto, cuatro de los cinco jóvenes que se encuentran internados, permanecen en estado crítico.

La incompetencia del fuero, solicitada por el fiscal Abraldes, tiene que ver con que las muertes de los cinco jóvenes fueron producidas a partir del consumo de drogas, lo que transforma el caso en federal. En esa línea ya investiga la fiscalía especializada Procunar, a cargo de Diego Iglesias. “Lo que se está tratando de configurar es el funcionamiento de la fiesta, cómo estaban distribuidas las responsabilidades según el contrato, si se cumplieron los servicios contratados –confió a este diario un investigador, quien describió que ya habían pasado por las fiscalías medio centenar de testigos–. Si había o no agua, en qué condiciones se distribuían, si había médicos suficientes. A dos responsables de la empresa organizadora que estaban en el lugar en el momento se les tomó testimonio, como un primer paso para saber en qué consiste un encuentro de este tipo, cómo funciona. Que hayan sido citados como testigos no implica que no se pueda modificar su situación.”

Los jóvenes que prestan testimonio son tratados como testigos protegidos, sin identificación. La mayoría llegó a los fiscales vía correo electrónico o teléfonos de las fiscalías. Hoy continúa la ronda.

Las primeras declaraciones sobre la fiesta Time Warp en Costa Salguero apuntaron a que los organizadores habían cortado el agua en los baños mientras que las botellas de agua circulaban a entre 40 y 100 pesos. Después se informó que sólo los accesos VIP tenían agua y que el resto utilizó baños químicos, que carecen de agua corriente.

Desde la Agencia Gubernamental de Control porteña, aseguraron mediante un comunicado que a las 3 de la mañana del sábado había 10.900 tickets de ingreso sobre un total de 13 mil autorizados. A la consulta de este diario, voceros de la AGC respondieron que “a las 3 de la mañana concurrieron inspectores nuestros para verificar y a esa hora había agua en dispensers públicos”, pese a que los testimonios de jóvenes que asistieron a la fiesta aseguraban que a la medianoche ya no había agua y que la cantidad de gente en los dispensers y para comprar bebidas llevaba a largas filas.

Los resultados de los peritajes toxicológicos que son los únicos que darán certeza sobre lo consumido por los cinco jóvenes fallecidos demoran unos 15 días. Por el momento, todo se maneja sobre supuestos sostenidos en el relato general: que es ampliamente conocido que a esas fiestas se concurre a consumir drogas, especialmente sintéticas; que ese tipo de consumos exige una fuerte hidratación permanente; y que la falta de líquidos hace letal el uso.

Entre tanto, un joven sigue en “estado crítico” con asistencia respiratoria mecánica e intubado en el Hospital Argerich. En el Fernández siguen internados dos varones y una chica, los tres con insuficiencia renal. Los cuatro padecen insuficiencia renal, precisó el titular del SAME, Alberto Crescenti, y “están con pronóstico reservado”. El único que había registrado una leve mejoría es un chico de 17 años que anoche se encontraba en el Hospital Rivadavia. Mientras, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, de quien depende la Prefectura que estaba a cargo de la seguridad de la fiesta, se llamó a silencio después de asegurar en el programa de Mirtha Legrand que en Costa Salguero hubo drogas con “algún tóxico tipo veneno”.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Los peritos analizaron los baños químicos del complejo.
Imagen: Télam
SUBNOTAS
  • Una causa que no hace agua
    Por Horacio Cecchi
  • Hipocresías
    Por Horacio Cecchi
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared