cash

Domingo, 11 de abril de 2010

EVOLUCIóN DEL INDICADOR RIESGO PAíS Y EL PAPEL DE LAS AGENCIAS CALIFICADORAS

Juego especulativo

El riesgo país mide la posibilidad de incumplimiento que un gobierno puede tener de sus compromisos financieros. Trepó luego de la crisis socioeconómica por encima de los 6000 puntos básicos en junio de 2002. Hoy se ubica cerca de los 600 puntos.

 Por Cristian Carrillo

Martín Acosta, La mejora de las cotizaciones de los bonos se tradujo en una caída del riesgo país.

Los analistas financieros señalan que el riesgo país es una medición del peligro de incumplimiento de la deuda soberana. Esta supuesta objetividad es la que llevó a colocar a los títulos del Tesoro de Estados Unidos en la categoría de riesgo cero. Si bien el riesgo país surge de la comparación con la tasa de ese bono base, la opinión de las agencias de calificación tiene una influencia decisiva en las decisiones de los grandes fondos de inversión.

La segunda ronda del canje de deuda en default (esta semana se anunciará los detalles de la oferta) y la elevada probabilidad de alcanzar una adhesión del 80 por ciento, según estimaciones de consultoras privadas, derivaron en una fuerte mejora de las cotizaciones de los títulos públicos locales. Reapareció en escena entonces el riesgo país como indicador de la tendencia positiva en el mercado local. Ese índice, que elabora la banca JP Morgan, se ubicó en sus mínimos en veinte meses, a muy poco de perforar el piso de los 600 puntos básicos.

El riesgo país mide la posibilidad de incumplimiento que un gobierno puede tener de sus compromisos financieros. Aquí aparece la primera restricción de ese indicador. Esa capacidad de pago se encuentra basada sólo en los factores económicos y políticos que afectan la eventualidad de retrasos o default. Pero como todo se hace bajo la órbita del pensamiento financiero dominante, que se resume en las ideas del Consenso de Wa-shington, cualquier medida de intervención del Estado en la economía es mal vista, dado que se “resignan” recursos que pueden ser “mejor aprovechados” en el pago de deuda. Y, dado que lo único que importa es la “capacidad de pago” vista desde el lado del acreedor, la realidad económica y social poco importa. En este punto es donde las calificadoras entran en juego con sus análisis crediticios recomendando la compra o venta de activos.

De todos modos, los gurúes financieros sostienen que el riesgo país es confiable y objetivo. Este mide el grado de incobrabilidad de una inversión en deuda emitida por gobiernos de países emergentes. El indicador se elabora desde 1994 y mide el diferencial de los retornos financieros de la deuda pública del país emergente del que ofrece los bonos del Tesoro estadounidenses. El cálculo fue concebido matemáticamente como un cruce entre al menos tres papeles, aunque se simplificó en compararlos en relación con los bonos del Tesoro, que se definen de libre riesgo de incobrabilidad. Esto se justifica en la city con el argumento de que Estados Unidos puede emitir dólares y transferir ese costo al resto del mundo.

El indicador puede además arrojar resultados sorprendentes. En el caso argentino, el riesgo país trepó luego de la crisis socioeconómica de 2001 por encima de los 6000 puntos básicos (junio de 2002). Luego permaneció en valores que rondaron los 3000 puntos hasta 2005. En ese momento ese índice se vuelve poco relevante, salvo para crear impacto mediático, dado que ningún país se endeudaría a una tasa de interés tan alta. A ese nivel no es necesario el riesgo país para entender que se está ante un escenario de cesación de pagos. En definitiva, ese índice puede resultar útil para los financistas mientras se mueva en rangos razonables para estimar la llegada de capitales. Pero dice poco y nada acerca de la situación económica del país

Compartir: 

Twitter
 

Finanzas

El buen inversor

Aeropuertos Argentina 2000 inició mejoras en el aeropuerto internacional Francisco Gabrielli de Mendoza. La inversión es de 446.500 pesos en balizamiento e iluminación de la pista de aterrizaje.

Peugeot-Citroën presentará a fin de año un nuevo vehículo mediano desarrollado por ingenieros y técnicos de la Argentina con la incorporación de 400 puestos de empleo.

A cinco meses de su lanzamiento, Banco Comafi pone en marcha la versión 2.0 de Tevabien.com con más funcionalidades para los usuarios.

Laboratorios Richmond facturó un 27,9 por ciento en 2009 respecto del año previo. Cerró con una producción de 5,3 millones de unidades y prevé para 2010 un crecimiento de 8,1 por ciento.

Softtek, proveedor global de soluciones de TI y procesos de negocio, y Sanofi-Aventis cerraron un contrato por un proyecto estratégico de optimización de la infraestructura de sistemas SAP ERP.
Ford Argentina presentó al gobierno un plan de inversiones por mil millones de pesos para el período 2010-2012, que incluye el lanzamiento de un nuevo modelo que se fabricará
en el país.

 
CASH
 indice
  • Nota de tapa
    ¡Ooole!
    La Ley de Compre Argentino es una herramienta relevante para una estrategia de desarrollo...
    Por Fernando Krakowiak
  • DEBATE > LA EXPANSIóN DE LA SOJA, PEQUEñOS Y MEDIANOS PRODUCTORES Y EL AGRONEGOCIO
    El modelo del poroto
  • EL PLAN DE NETBOOKS A ESTUDIANTES: CONEXIóN TOTAL Y STANDARD DE APRENDIZAJE
    Libre o esclavo
    Por Mariano Blejman
  • EVOLUCIóN DEL INDICADOR RIESGO PAíS Y EL PAPEL DE LAS AGENCIAS CALIFICADORAS
    Juego especulativo
    Por Cristian Carrillo
  • PROBLEMAS DE INFRAESTRUCTURA Y MODELO DE DESARROLLO
    Supercosecha de soja
    Por Claudio Scaletta
  • CRíTICO INFORME DEL PARLAMENTO EUROPEO
    Mundo financiero
    Por Carlos Weitz
  • Ilusión monetarista
    Por Pablo J. Mira
  • E-CASH DE LECTORES
    E-Cash de lectores

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.