cash

Domingo, 1 de agosto de 2010

ENTREVISTA A GERARDO MESQUITA JúNIOR, ANTES DE LA CUMBRE REGIONAL

“Venezuela y muchos más”

El senador brasileño advierte que el Mercosur necesita proyectar objetivos más ambiciosos que la integración comercial para consolidarse. Uno de ellos es sumar nuevos socios a la estructura actual.

 Por Sebastián Premici

Desde mañana se llevará a cabo una nueva reunión de mandatarios del Mercosur, donde la Argentina ocupa la presidencia pro témpore. Entre los temas comerciales, también se debatirá sobre el futuro del Parlamento del Mercosur, órgano que debería contar con representantes elegidos a partir del sufragio popular. Página/12 dialogó con el senador brasileño Gerardo Mesquita Júnior, que integra el partido PMDB del estado de Fortaleza, una fuerza política aliada del PT. Para el senador, el Mercosur debería fortalecer sus instituciones, sumar nuevos países –como Venezuela– para tener un mayor peso regional y negociar en mejores condiciones con otros bloques, como la Unión Europea. También reclama que el bloque regional se ocupe de temas como la biodiversidad, los derechos humanos, la salud y la educación.

¿Hacia dónde marcha la integración de los países del Mercosur?

–El Mercosur debería ser el principal instrumento de integración para América latina, pero para ello resulta necesario incorporar más países. Venezuela ya está concluyendo su proceso de adhesión pero se necesitan más. Si no sumamos más naciones y no ampliamos la integración por fuera de lo económico, el bloque no tendrá éxito. Tenemos que pensar en la salud, la educación, el medio ambiente, la biodiversidad. Debemos constituirnos en ciudadanos del Mercosur para transitar libremente por la región, tal cual ocurre en Europa. Eso también es integración.

¿Puede darse esa mayor integración con la actual estructura del bloque?

–Para alcanzar objetivos más grandes es necesario reforzar todas las instituciones que componen el Mercosur, para hacerlas más democráticas y dinámicas. La etapa de la integración comercial ya está agotada, por más que todavía no hayamos consensuado un código aduanero común. Eso es algo que se dará en algún momento. Pero hay que dar un salto de calidad. Y ahí es donde cobra un rol preponderante el Parlamento del Mercosur, ámbito legislativo que debe pensar a las sociedades de la región como un todo, por encima de los intereses individuales. Habría que comenzar por el fortalecimiento de esta institución, para que sus decisiones sean vinculantes –como ocurre con el Parlamento Europeo–. Un Parlamento puede ser el ámbito político para que los distintos países que integran el Mercosur discutan ideas comunes, como países sudamericanos. Desde el Parlamento puede darse un cambio cultural que favorezca la integración hacia América latina y con otros bloques del mundo.

¿Con la Unión Europea, por ejemplo?

–Sí. Actualmente estamos en una posición desequilibrada para negociar, somos pequeños y no tenemos la conciencia de lo que implica ser del Mercosur, como sí tienen los europeos, que se sienten europeos. Necesitamos ser un bloque con más países, para poder ofrecer una mayor variedad de bienes y servicios y para fortalecer nuestras instituciones. Por ejemplo, Brasil también integra el llamado BRIC (bloque compuestos por Brasil, Rusia, India y China), lo que le da una mayor exposición en el mundo, un mayor peso económico. Eso es verdad, pero sólo desde un punto de vista momentáneo. No podemos perder de vista que el mayor crecimiento de la región tiene que ser desde un Mercosur fortalecido. Hasta que no seamos más fuertes desde lo geopolítico, estaremos en desventaja para negociar con la Unión Europea.

¿Cómo juega la Unasur en todo este proceso? ¿Hay complementación o choque de intereses?

–La creación de la Unasur debilitó de alguna manera el peso político que podía tener el Parlamento del Mercosur. En este sentido, creo que la Unasur despistó los objetivos últimos de la región, que eran representados por el Mercosur. Pero para que esa representación sea completa, el Mercosur debe tener un mayor peso político.

¿No será que detrás de las diferencias que usted marca entre la Unasur y el Mercosur está la puja por el liderazgo de la región, entre Venezuela y Brasil?

–Todo pasa por decisiones políticas. La Unasur fragilizó el proceso del Mercosur. Todo debería pasar por este bloque, pero con una mayor apertura hacia otros países.

Usted es el del PMBD pero apoyará a Serra –no así el resto del partido– en las próximas elecciones presidenciales. Sin embargo, está a favor del Mercosur. ¿Por qué Serra se opone férreamente a este bloque?

–Durante la última reunión del PM, antes de las elecciones en Uruguay, Lacaye también decía que si ganaba, abandonaría el Mercosur. Paraguay también tiene sus reservas hacia el bloque, al igual que en Brasil. Las críticas de Serra no fueron para demoler al Mercosur, sino para dar la discusión sobre el camino que está tomando. Hay que estar abiertos a la discusión permanente. De todas maneras, ratificó que el Mercosur debe ser el camino para la integración regional

Compartir: 

Twitter
 

“Necesitamos ser más fuertes para no estar en desventaja con la Unión Europea.”

integración

mercosur

-“El Mercosur debería ser el principal instrumento de integración para América latina, pero para ello resulta necesario incorporar más países.”

-“Si no sumamos más naciones y no ampliamos la integración por fuera de lo económico, el bloque no tendrá éxito.”

-“La etapa de la integración comercial ya está agotada. Para alcanzar objetivos más grandes es necesario reforzar todas las instituciones que componen el Mercosur, para hacerlas más democráticas
y dinámicas.”

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.