cash

Domingo, 3 de abril de 2011

LA DINAMICA DEL EMPLEO EN LA POSCONVERTIBILIDAD

Círculo virtuoso

El mercado laboral avanzó en la creación de empleo, la disminución de la precariedad laboral y el desempleo, en la revitalización de la negociación colectiva y la recuperación salarial. Continúa elevado el trabajo informal.

 Por Diego Rubinzal

Los indicadores laborales registraron notorias mejorías a partir del 2003. El intenso ritmo de creación de empleo, la disminución de la precariedad laboral y del desempleo, la revitalización de la negociación colectiva y la recuperación salarial, dieron cuenta de un proceso virtuoso. Un reciente informe del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Trabajo y empleo en el Bicentenario. Cambio en la dinámica del empleo y la protección social para la inclusión. Período 2003-2010, precisa que “si bien la expansión de la población ocupada es notable por sí sola, cobra más relevancia al compararla con la evolución promedio de los ocupados durante las fases económicas previas. El crecimiento de la población ocupada en promedio por año en cada una de las etapas sociopolíticas que atravesó el país entre 1976 y 2009 es ilustrativo. Entre 2003 y 2009 se crearon alrededor de 571 mil empleos promedio por año. Esto es más del triple de la cantidad anual de nuevos ocupados incorporados durante la vigencia del régimen de la convertibilidad del primer gobierno democrático (1983-1989) y cuatro veces más que el período de apertura y de desregulación económica del último gobierno militar (1976-1982)”.

El dinamismo del mercado laboral permitió que la tasa de desempleo se redujera del 21,5 al 7,3 por ciento. Los convenios y acuerdos colectivos homologados, que no llegaban a los 200 anuales en la década del noventa, superaron los 1300 durante el año pasado. Esa recuperación de la negociación colectiva invirtió la tendencia salarial descendente arrastrada durante largas años de retroceso económico. En ese sentido, el documento del Ministerio de Trabajo sostiene que “entre 2002 y 2009, pese al incremento verificado en el nivel de precios, la remuneración media real de los asalariados registrados creció como mínimo un 56 por ciento, independientemente del índice de precios utilizado para deflactar la serie. El salario medio real de 2009 no sólo supera ampliamente la remuneración media del año 2001, sino que es el valor más elevado de los últimos 23 años. Hay que remontarse hasta 1986 para observar un nivel salarial más elevado que el identificado en este último año”.

También se observó una menor dispersión remunerativa y, por ende, una estructura salarial más equitativa. Esos resultados no fueron solamente consecuencia del “derrame” producido por el crecimiento económico. Por el contrario, las autoridades aplicaron un conjunto de políticas públicas que apuntalaron los avances registrados en materia socio-laboral. Por ejemplo, la revitalización del instituto del salario mínimo estableció un piso salarial para los trabajadores de menores ingresos. Luego de permanecer congelado durante la mayor parte de la década de los noventa, el salario mínimo acumula un incremento del 820 por ciento. Por otra parte, la sanción de una ley de ordenamiento laboral revirtió alguna de las tendencias flexibilizadoras impuestas durante el gobierno de Menem. Esa norma sancionada en 2004 priorizó la negociación colectiva realizada por rama de actividad o sectorial, en detrimento de los acuerdos concertados en los niveles inferiores. La nueva legislación también dispuso la supremacía de la norma más favorable al trabajador, en aquellos casos en los cuales existieran superposiciones en los acuerdos concretados a distintos niveles.

Las modificaciones normativas fueron acompañadas con una intensificación de los controles efectuados por el Ministerio de Trabajo. El plantel de inspectores de la cartera laboral, que había sido desmantelado en la década del noventa, se elevó de 20 a 400 agentes. Eso permitió un crecimiento sustancial de las inspecciones laborales.

Los avances registrados en todos esos frentes no invalidan la persistencia de situaciones muy preocupantes. El alto porcentaje de trabajadores no registrados y la existencia de prácticas rayanas en el esclavismo dan cuenta del largo camino que aún queda por recorrer. Sin embargo, las modificaciones operadas en el cuadro sociolaboral en los últimos años permiten afirmar que el nuevo patrón de crecimiento coadyuvó a la conformación de una sociedad más integrada

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.