cash

Domingo, 29 de abril de 2012

LA BANCA EXTRANJERA PRESIONA PARA ENVIAR UTILIDADES A SUS CASAS MATRICES EN CRISIS

Tirar un salvavidas

El Banco Central dispuso hace dos meses que las ganancias de los bancos sean aplicadas a capitalizar las entidades, limitando entonces la posibilidad de las filiales extranjeras de girar dividendos a sus sedes centrales.

 Por Cristian Carrillo

La fragilidad del sistema bancario en las economías de-sarrolladas obliga a las casas matrices a buscar recursos en sus filiales. En ese sentido, la presión principal la ejercen sobre las sucursales radicadas en América latina, donde operan con niveles de ganancias históricos. La presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, recibió el reclamo por parte de los representantes de los bancos extranjeros, ante la nueva normativa –de febrero de este año– en la que se limitó el giro de dividendos para las entidades. La medida apunta a reducir la salida de divisas de la economía, pero además se enmarca en las nuevas normas de Basilea III, que establecen la obligación de que las entidades cuenten con un colchón de liquidez que los cubran de shocks externos.

El reclamo provino de los representantes de la Asociación de Bancos Argentinos de capital extranjero (ABA), durante uno de los encuentros que Marcó del Pont organizó para dar a conocer los alcances de la reforma de la Carta Orgánica del BCRA. En enero último el Central estableció una exigencia de capital para cobertura de riesgo operacional y un colchón adicional de conservación de capital equivalente al 75 por ciento de la exigencia local previa a la distribución de utilidades. Antes esa exigencia era del 30 por ciento. Por su parte, la exigencia por riesgo operacional equivale al 15 por ciento del promedio de los ingresos brutos de los últimos tres años. En febrero se comenzó a integrar el 50 por ciento de la nueva exigencia, en agosto será de 75 y en diciembre se integrará la totalidad.

El reclamo de los bancos denota no sólo la necesidad de liquidez de sus casas matrices acuciadas por cubrir sus pésimos negocios, sino también la fuerte descoordinación que existe a nivel global respecto de iniciar un proceso para blindar al sistema financiero de nuevas crisis. En septiembre de 2010 se reunieron en Basilea los reguladores de 27 países, en donde acordaron obligar a los bancos del mundo a mantener más y mejor capital. Los banqueros y políticos aseguraron entonces que el acuerdo marcaba un hito después de la crisis de las hipotecas subprime. No obstante, las autoridades de la Unión Europea, el Reino Unido y Estados Unidos ahora presionan por suavizar o demorar los estándares más estrictos.

Basilea III se basa en tres pilares: requerimientos mínimos de capital, exámenes de supervisores y una eficaz divulgación y transparencia de la información de los bancos. El plazo para alcanzar estos objetivos es enero de 2019, aunque los ajustes se irán aplicando de manera gradual desde este año. Los colchones anticíclicos son una medida macroprudencial, con el objetivo de estabilizar el sector financiero, reduciendo el crecimiento desmesurado del crédito (apalancamiento). No busca reducir directamente la expansión del crédito, sino contar con recursos propios adicionales para cuando cambie el ciclo. Las herramientas para generar este colchón contempla restricciones al reparto de dividendos y a las remuneraciones variables.

Los bancos que operan en el país critican la iniciativa porque aseguran que la liquidez actual ya es elevada. Sin embargo, continúan acumulando ganancias y no vuelcan recursos en préstamos a largo plazo, a la espera de la autorización que les permita remitir esas utilidades. El objetivo del Gobierno es elevar la participación del crédito a un 20 por ciento del Producto –actualmente ronda el 12,5 y 13 por ciento–, lo que justificaría la necesidad de contar con un mayor nivel de respaldo sobre las nuevas operaciones. El problema no es el exceso de capitalización, sino que las entidades no prestan. Los banqueros argumentan que no hay demanda y desde el sector privado aseguran que la oferta es escasa. Marcó del Pont ofreció acercar posiciones

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Las filiales de la banca extranjera quieren ayudar a sus casas centrales.
Imagen: Guadalupe Lombardo

el buen inversor

-La petroquímica Dow Argentina invertirá 15 millones de dólares en la construcción de una playa de transferencia de cargas en la estación de tren Abbott, en San Miguel del Monte.

-La láctea Noal invertirá 80 millones de pesos en su complejo industrial de Villa María, Córdoba, para la ampliación de la línea de quesería.

-El BID otorgó un préstamo de 15 millones de dólares al banco argentino CMF para una nueva línea de créditos para pymes.

-Laboratorio Gador completó una inversión de 15 millones de dólares para la renovación de maquinaria y la incorporación de encapsuladoras, granuladoras, compresoras y apiladores.

-United Airlines retomó la ruta a Nueva York en coincidencia con sus 20 años en el mercado argentino. Será un vuelo diario sin escalas entre Ezeiza y el Newark Intl. Airport.

-Aerolíneas Argentinas firmó un acuerdo con Viajes El Corte Inglés, uno de los principales grupos de agencias de turismo de España.

-Havas Digital adquirió el 20 por ciento de la empresa Intellignos, especializada en Web Analytics e Investigación Online.

-InvertirOnline presentó una opción de inversión que permite colocar desde 5 mil pesos, asegurando una renta superior a la tasa de interés bancaria.

-La empresa de servicios metalúrgicos Mettal completó una inversión de 3 millones de pesos en la incorporación de tecnología para la mejora del proceso productivo en su planta de San Martín.

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.