cash

Lunes, 20 de agosto de 2012

DESEQUILIBRIO DE LAS CUENTAS PúBLICAS Y CRECIMIENTO

Falacias del déficit

 Por Agustin D’Attellis *

La ortodoxia económica alerta a la sociedad acerca de la tragedia que sobrevendrá tras incurrir en una situación de déficit fiscal y, peor aún, si se financia con emisión monetaria. Este razonamiento resulta falaz. Por detrás de esta argumentación se encuentra la idea de proyectar en el tiempo con el objetivo de demostrar su inconsistencia. Se supone así que la situación de déficit será persistente, lo que implicaría un comportamiento creciente de la emisión monetaria, concluyendo que la misma generará inflación.

El razonamiento descripto ignora completamente que el sostenimiento del gasto público tiene un efecto expansivo sobre la actividad económica, que afecta positivamente a la recaudación futura, revirtiendo la posición deficitaria hacia adelante y sin incurrir en pérdida de empleo.

Resulta importante destacar en este punto la composición del gasto público. En la actualidad, el gasto público nacional presenta como componente principal el correspondiente a las prestaciones de seguridad social, que representan el 45 por ciento del gasto total del Sector Público No Financiero. En segundo lugar se encuentran las transferencias corrientes, tanto al sector público como al privado, con un 28 por ciento, y en tercer lugar, el gasto de consumo y operación, con un 17 por ciento.

De análisis econométricos realizados para la economía argentina en los últimos años se desprende que el gasto en servicios sociales tiene el mayor impacto sobre el nivel de actividad, seguido por el gasto primario total y luego por el resto de los componentes. En el caso del gasto social, una variación porcentual en la tasa de variación del mismo genera un incremento de casi 1,25 por ciento en el Producto a lo largo de doce meses. Es decir, la estructura actual del gasto público genera un impacto relevante sobre el nivel de actividad, permitiéndole a la economía sostener el círculo virtuoso de preservación del empleo, consumo, inversión y crecimiento.

En un contexto de crisis internacional, que genera desaceleración de la actividad económica doméstica y su consecuente caída en la recaudación, es necesario que el Estado como regulador del sistema económico lleve adelante políticas económicas contracíclicas, de manera de amortiguar el impacto del shock, y no políticas de ajuste que no generarían otra cosa más que potenciar el mismo. En el corto plazo, esta situación puede empujar a la economía a un cuadro de déficit fiscal, completamente válido, con el objetivo de sostener el crecimiento. Esta situación de déficit requeriría de una fuente de financiamiento en el corto plazo. Años atrás se recurría a los mercados financieros internacionales, condicionando la evolución macroeconómica posterior, y generando una carga por la deuda contraída al gasto futuro, quitándole al mismo su carácter productivo y su potencial efecto multiplicador sobre el Producto. En cambio, el modelo económico argentino sostiene hoy una política de desendeudamiento, que permitió, entre otras cosas, que la composición actual del gasto público sea la descripta, y que se haya reducido sustancialmente la carga por pago de intereses.

Esta situación otorga grados de libertad muy importantes a la economía doméstica a la hora de enfrentar la crisis internacional, debido a la baja necesidad de financiamiento en el corto plazo. Esta necesidad puede medirse a partir de la suma del déficit fiscal (después del pago de intereses) y los vencimientos de deuda de corto plazo. Este año la sumatoria de estas dos variables para nuestra economía alcanza un 3,5 por ciento del PIB, saldo financiable con adelantos transitorios del Banco Central. Países como Estados Unidos o España presentan valores por encima del 20 por ciento del PIB, que los condiciona a la necesidad ineludible de depender del ánimo de los mercados financieros al momento de decidir sus políticas económicas. Esto explica, en parte, la adopción de medidas de ajuste de esos países en un contexto recesivo.

Es importante comprender que, por detrás del fantasma del déficit fiscal y de la emisión monetaria, existen intereses que plantean insistentemente la vía del ajuste a pesar de sus sistemáticos fracasos pasados

* Economista de La graN maKro, docente UBA.

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.