cash

Domingo, 6 de abril de 2003

AGRO › APERTURA DE LOS MERCADOS PARA LA CARNE ARGENTINA

De palabras a hechos

Por Susana Diaz

Estados Unidos dio mensajes contradictorios a los exportadores de carne argentinos. Fue esta semana en el Congreso Regional de la Carne 2003 que se realizó en Punta del Este. Primero, Howard Wetzel, director de una de las divisiones de la USDA, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, entusiasmó a los productores locales al reseñar las predicciones que su oficina estimaba para las exportaciones de la próxima década. “Si las condiciones sanitarias no cambian”, señaló, las ventas argentinas crecerán el 46 por ciento hasta el 2013. Según el funcionario, este crecimiento se deberá en parte a los problemas “en la disposición de recursos y en el clima” que atravesarán otros competidores hemisféricos, como Australia y Nueva Zelanda.
Aunque 46 por ciento no parece mucho para una década, más cuando se parte de un piso muy bajo inducido por la crisis de la aftosa, los comentarios entusiasmaron a la nutrida delegación argentina. Se esperaba que las predicciones de la USDA sean acompañadas por señales de apertura del mercado estadounidense. El clima que se respiraba en el congreso era de crítica a las restricciones comerciales y a la falta de avance en las negociaciones de liberalización de los intercambios. Por supuesto, no faltaron los tradicionales cruces entre representantes estadounidenses y algunos miembros del Grupo Cairns.
Pero la reunión organizada por la Oficina Permanente Internacional de la Carne (OPIC) todavía deparaba sorpresas. El día de cierre del encuentro, Philip Shull, consejero agrícola norteamericano en Buenos Aires, se encargó de dejar claro que la reapertura del mercado de su país no se produciría antes de la segunda mitad de 2004, tal vez en el 2005. Cabe recordar que antes de la crisis de la aftosa, los mercados de Estados Unidos y Canadá representaban cerca del 40 por ciento de las exportaciones argentinas. Shull atribuyó las demoras a cuestiones burocráticas y negó que guarden alguna relación con la posición oficial argentina sobre la invasión a Irak. “Generalmente se necesitan entre 18 y 24 meses para tener una definición”, sostuvo. Esta predicción se contradice con los anuncios que en reiteradas oportunidades hicieron funcionarios del Senasa, quienes esperaban la reapertura de mercados para mediados de este año. Lo que seguramente quedó en claro para los empresarios argentinos que viajaron a Uruguay fue que, al menos en el mediano plazo, aumentar las exportaciones significará buscar nuevos mercados. Algunos destinos alternativos podrían ser México y Taiwan.

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.