cash

Domingo, 7 de noviembre de 2004

DESECONOMíAS

Almanaques politizados

 Por Julio Nudler

Pese a su reconocida capacidad de manipulación, a los gobernantes argentinos no se les ocurrió hasta ahora apelar a un recurso que ya conocían y utilizaban los antiguos romanos: correr el calendario para desorientar al rival, adversario o enemigo. Para estas tretas resultaba muy útil la confusión que existía, en épocas paganas, respecto de las fechas. El almanaque se guiaba por movimientos tanto lunares como solares, pero como iban acumulándose desvíos respecto de la secuencia de las estaciones, cada tanto se practicaban correcciones, agregando algún mes cada muerte de brujo. Ocurría, sin embargo, que el cuándo se determinaba de acuerdo a propósitos políticos o bélicos, aprovechando la nebulosa que rodeaba el asunto, cuyo manejo correspondía a los religiosos. Pero éstos tenían intereses políticos muy terrenales, y aprovechaban su prerrogativa calendaria para lograr otros fines.
Maniobrando con las fechas, podían prolongar la permanencia de un amigo en un cargo. El recurso era muy ingenioso: en lugar de prolongar el mandato de un funcionario, desplazaban la fecha en que éste caducaba. Esto desubicaba horrendamente a sus enemigos, que operaban con un dato sobre el cese que, de pronto, quedaba alterado. Esto de los períodos móviles es algo muy visto en la Argentina, incluso en la contemporánea, donde resulta improbable que alguien se vuelva a su casa el día previsto.
Sin que medien golpes militares, los presidentes pueden ver acortado su mandato, como sucedió con Raúl Alfonsín y Fernando de la Rúa, víctimas de un golpe de mercado el primero y de una ola de indignación ciudadana el segundo. Sobreviene entonces el problema de definir si el sucesor inaugura un nuevo período o primero completa el que el antecesor dejó inagotado. Esto abre diferentes disyuntivas, de manera que un presidente, por ejemplo, puede heredarse a sí mismo sin ganar elección alguna. Además, un cargo típicamente estable, de largo horizonte, puede evaporarse en un brusco instante, como bien saben Alfonso y Pedro.

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.