cash

Domingo, 26 de noviembre de 2006

CONTADO

Billetera mata crítica

 Por Marcelo Zlotogwiazda

Una idea que se está extendiendo bastante por muy repetida sostiene que la clase empresaria alberga un importante grado de malestar respecto del Gobierno pero que lo calla por miedo a represalias o por efecto de amenazas y/o extorsiones. Por tomar sólo dos ejemplos recientes, en un semanario que aparece los domingos el presidente de la Asociación de Dirigentes de Empresas, Gastón O’Donnell, publicó una nota titulada “El animémonos y vayan” en la que se refiere al “sugestivo silencio de los empresarios en el debate público nacional. A partir de ciertas represalias a sus personas o empresas, prefieren permanecer en silencio. También se observan ciertas posturas en reuniones privadas para después desmentir lo dicho en público”. En igual sentido se manifestó Roberto Lavagna en otro semanario de los días miércoles, cuando le preguntaron por su ausencia en el coloquio de IDEA: “El Coloquio fue vergonzoso, como los propios empresarios confiesan. Fue dirigido por un presidente (N. de la R.: Enrique Pescarmona) cuya única preocupación fue quedar bien en sus relaciones comerciales con el Gobierno. Un empresario serio, que se enojó mucho, me dijo que si seguimos así el año que viene el Coloquio va a tratar sobre el apareamiento de las ballenas”.

Es probable que haya empresarios que no se animan a criticar por miedo a un apriete del subsecretario Guillermo Moreno, a perder una licitación llamada por el ministro Julio De Vido, o a una inspección a fondo enviada desde la AFIP por Alberto Abad. Pero resulta como mínimo ingenuo y parcial desconsiderar un elemento clave que siempre condiciona el decir y el hacer de los empresarios en cualquier parte del mundo, que no es ni más ni menos que los números del balance y la perspectiva de cada empresa.

En relación con lo primero, tomando los últimos resúmenes de balances que difunde la firma bursátil Arpenta, se observa lo siguiente:

  • Aluar: en el primer trimestre del ejercicio 2006-2007 finalizado el 30 de septiembre último obtuvo una ganancia de 129,6 millones de pesos, un 80 por ciento más de utilidades que en igual período del ejercicio anterior.

  • Siderar: el resultado consolidado del período de nueve meses con cierre a septiembre mostró una ganancia neta de 1089 millones, monto superior en un 16,8 por ciento al obtenido en igual lapso del ejercicio pasado.

  • Telecom: arrojó una utilidad neta de 164 millones de pesos en los primeros nueve meses de este año y las ventas netas se incrementaron en un 30 por ciento respecto del año pasado.

  • Alpargatas: en los primeros nueve meses del año registró una ganancia neta de 91,6 millones de pesos, lo que equivale a un incremento de 372 por ciento en relación con lo obtenido un año atrás.

  • Central Puerto:la utilidad operativa de los primeros nueve meses alcanzó los 16,4 millones de pesos, que sumados a los resultados financieros permitieron revertir las pérdidas de un año atrás y dieron lugar a una ganancia neta de 173,8 millones.

  • Tenaris: la ganancia neta de los primeros tres trimestres atribuible a sus accionistas ascendió a 1371 millones de pesos, superior en un 61 por ciento a la de igual período de 2005.

  • Acindar: en lo que va del año sus ganancias se elevaron un 21,5 por ciento alcanzando los 508 millones de pesos.

  • Aunque es obvio que hay excepciones, las consultas realizadas arrojan que la inmensa mayoría de los balances muestra panoramas similares (ni hablar de la espectacular recuperación de la rentabilidad de los bancos).

    Para completar el panorama y apuntalar el argumento, nótese lo que surge de una encuesta anónima entre 100 empresarios de primera línea que publicó el jueves pasado El Cronista en su suplemento aniversario:

  • 18,8 por ciento aumentó este año su resultado operativo en más de un 30 por ciento, 15,6 lo incrementó entre un 20 y un 30 por ciento, y otro 18,8 lo mejoró entre un 10 y un 20 por ciento.

  • 64 por ciento espera para el año próximo que sus ventas locales crezcan más de un 10 por ciento, y la mitad que sus exportaciones tengan esa variación.

Y tal vez lo más interesante es que a la pregunta sobre cómo afectó a su empresa la política oficial de control de precios, un 54,6 por ciento respondió que no tuvo incidencia, un 33 por ciento se vio perjudicado levemente y un 11,4 gravemente. Parece que el fantasma de Moreno no asusta exageradamente.

Por supuesto que la prosperidad presente no debería distraer del todo la preocupación sobre el futuro, y aunque muchas de las críticas autorreprimidas son más ideológicas que objetivas, la verdad que no faltan temas delicados a los que prestar atención (abastecimiento energético, inversiones reproductivas insuficientes). En esto tiene razón Gastón O’Donnell cuando acusa a los empresarios de “falta de conciencia de pertenecer a un colectivo social, cual es el de la clase empresarial”. A confesión de partes...

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.