cash

Domingo, 23 de enero de 2011

DEBATE › EL NUEVO GOBIERNO EN BRASIL Y LA RELACION CON ARGENTINA

Continuidad en el cambio

 Por Arturo H. Trinelli *

Con motivo del recambio presidencial en Brasil, se buscó reflejar la noticia haciendo énfasis en un supuesto desinterés de la nueva mandataria brasileña hacia la Argentina. También se informó, como si fuera eje principal de su política económica, un intento por modernizar los aeropuertos brasileños teniendo en cuenta la gran afluencia turística que tiene el país y que, seguramente, crecerá cuando se dispute el próximo mundial de fútbol en el 2014. La idea era inducir a pensar acerca de cierta tendencia privatizadora de la nueva administración de Dilma Rousseff, como si se tratara de un gobierno de diferente orientación ideológica del anterior. Se presentó así un mensaje planteando interrogantes respecto de cómo convivirán los gobiernos argentino y brasileño en esta nueva etapa, donde supuestamente se estarían anticipando nuevos escenarios políticos para la región y en particular para la Argentina.

Más allá de que existan aspectos a profundizar en la relación bilateral, ese intento por desarticular el vínculo con Brasil ha encontrado de inmediato, al menos, dos contradicciones evidentes: por un lado, se confirmó rápidamente que el primer viaje al exterior de Dilma Rousseff será a la Argentina, con lo cual se ha ratificado el compromiso y la amistad del nuevo gobierno brasileño. Por otro, hace poco se conocieron los últimos datos del comercio bilateral, que superó todos los records alcanzados hasta ahora, con tendencia creciente. Se llegó a la cifra de 32.949 millones de dólares, que si bien dejó un déficit comercial para la Argentina de 4097 millones, representa una baja de 6 por ciento si se compara con el volumen alcanzado en 2008, hasta ahora el año que ostentaba el registro más alto con 30.864 millones de dólares de intercambio comercial y 4347 millones de déficit. Además, fruto de esta integración, Brasil representa hoy el principal comprador de la Argentina absorbiendo el 21 por ciento de sus exportaciones.

Por lo tanto, el nuevo gobierno en Brasil no debería alertar respecto de un cambio de rumbo de su política exterior hacia la Argentina, y mucho menos anticipar una reorientación ideológica que modifique los sólidos lazos de integración que han sostenido ambos países en los últimos años. Es de esperar una relación tan fructífera como hasta ahora porque se trata de dos países que han sabido entender que la mejor manera de crecer es en base a sus potencialidades domésticas y regionales, profundizando su integración comercial y una política de defensa sostenida de sus intereses comunes en el ámbito internacional. Se trata de la manera más inteligente de insertarse en un mundo con economías tradicionales en crisis, fortaleciendo la relación bilateral sobre la base de un nuevo esquema de cooperación Sur-Sur capaz de configurar diferentes espacios de poder ante un posible nuevo orden mundial, donde nuevos actores emergentes, como la Argentina y Brasil, pasen a tener un renovado y mayor protagonismo en los próximos años

* Politólogo UBA-CLICeT.

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.