espectaculos

Viernes, 11 de junio de 2010

TEATRO › ENTREGA DE LOS PREMIOS MARIA GUERRERO A LA ACTIVIDAD TEATRAL 2009

La escena tuvo su noche de fiesta

Norma Aleandro, Alfredo Alcón, Manuel Callau, Alejandra Darín, Mirtha Legrand, Mario Diament y Maximiliano Guerra fueron algunos de los artistas distinguidos en la ceremonia desarrollada en el Teatro Nacional Cervantes.

 Por Cecilia Hopkins

“Voy a hacer una petición: ya que restauraron el Teatro Colón pido que ahora hagan lo mismo con este Teatro Cervantes, que es una joya”, fueron las palabras de Mirtha Legrand en la entrega de los premios María Guerrero 2009. La ceremonia, que tuvo lugar en la sala mayor de ese teatro, abrió con la entrega de un galardón especial, el Premio Bicentenario, que no sólo obtuvo la diva, madrina del premio instituido por la Asociación de Amigos del Teatro Nacional Cervantes, sino que también recibieron Norma Aleandro, Alfredo Alcón y Maximiliano Guerra, aunque ninguno de los tres pudo estar presente para recibirlo.

Ante una sala expectante, entre los rubros más esperados de la noche, Mario Diament (dramaturgo residente en el exterior) recibió el Premio al Mejor Autor por Informe sobre la banalidad del amor, obra estrenada en el mismo Cervantes por la cual Alejandra Darín obtuvo el premio a la Mejor Actriz, ternada junto a Cristina Banegas, Marilú Marini y Elena Roger. El premio al Mejor Actor fue para Manuel Callau, por El placer de volver a verla (se impuso sobre Luis Brandoni, Daniel Fanego y Carlos Portaluppi), en tanto que Agustín Alezzo (ausente con aviso) fue galardonado como Mejor Director, por Cena entre amigos y El rufián en la escalera, ternado junto a Pompeyo Audivert y Villanueva Cosse.

El acto había abierto de un modo inusual cuando, ante las banderas argentina y española, apareció en escena la banda militar Tambor de Tacuarí del Regimiento de Infantería I Patricios, que interpretó el Himno Nacional cantado por la soprano Gabriela Pochinki. Este año, las estatuillas de peltre y los diplomas fueron entregados sin la presencia de los titulares del teatro, Rubens Correa y Claudio Gallardou. Sí estuvieron presentes la presidenta de la Asociación Amigos del Teatro Nacional Cervantes, Norma Duek, y los delegados de sus auspiciantes, la Oficina Cultural de la Embajada de España y la Agencia Española de Cooperación Internacional.

Las menciones especiales de la noche fueron para dos espacios teatrales ubicados en Palermo Viejo y Barracas, respectivamente: la sala Siranush, perteneciente al Centro Armenio, en proceso de restauración, y el Cine-Teatro Brown, sala que acaba de recuperarse luego de más de medio siglo de inactividad. A su turno, los premios Estímulo fueron recibidos por Emiliano Dionisi por su actuación en De hombre a hombre y Titulares, Pablo Rotemberg por Souvenir, Julieta Zilberberg por Agosto y Pablo Razuk por Memorias de una pieza.

Tras el breve intermedio musical a cargo de Valeria Lynch, quien se esforzó para que la platea coreara sus temas “Me das cada día más” y “Piensa en mí”, los Premios a la Trayectoria fueron entregados a Hilda Bernard, Fernando Heredia y Duilio Marzio, intérpretes de El último encuentro, de Sándor Márai, espectáculo que acaba de concluir su segunda temporada. La distinción les fue entregada por la directora del espectáculo, Gabriela Izkovich. Visiblemente emocionada, Bernard recordó haber iniciado su carrera en ese mismo escenario, hace 68 años. Como si hubiese estado preparado, al igual que en la entrega del año pasado, la actriz Beatriz Bonet tuvo que hacer gala de su buen humor y simpatía, ya que Marta Díaz, directora de la Feria Internacional del Libro, tampoco estuvo este año presente para recibir su premio: “Otra vez me dejaste de seña”, se quejó la comediante, ante la risa y el aplauso general. Los premios a la Excelencia, por su parte, fueron entregados al grupo Los Macocos (lo recibieron Martín Salazar, Daniel Casablanca y Sergio Wolf, escoltados por su director, Julián Howard), a la dupla Pepe Cibrián Campoy-Angel Mahler y a Enrique Pinti, quien tampoco pudo asistir a la entrega. También lo recibieron Lino Patalano y el pianista y autor Horacio Salgán, quien recordó a la audiencia que está a punto de cumplir 94 años: “Espero llegar a ese día”, alcanzó a decir entre los aplausos.

En el rubro Diseño de Vestuario la ganadora de la terna fue Graciela Galán, por La Cocina, en tanto que Ariel del Mastro obtuvo el reconocimiento a la Mejor Iluminación por Concierto amoroso y Tito Egurza, a la Mejor Escenografía, por Marat-Sade. Antes de darse a conocer los rubros más esperados de la velada, el periodista y miembro del jurado Luis Mazas brindó un cálido homenaje a la actriz Tina Helba y al crítico Eduardo Giorello, ambos recientemente fallecidos, también miembros del mismo tribunal.

Más allá del tema convocante de la ceremonia, durante la premiación hubo una referencia explícita al proyecto de ley que habilita el casamiento entre personas del mismo sexo, “por una Argentina más democrática”, tal como manifestó el representante artístico Alejandro Vanelli, cuando recibió de parte de Alcón y Aleandro sendas distinciones. Así también Cibrián Campoy dedicó su premio a “Santiago, mi compañero desde hace diez años” y Darín declaró a su turno que, “hace un rato, escuchando la letra del Himno Nacional pensé que sería una bendición para todos vivir en la noble igualdad”.

Compartir: 

Twitter
 

Manuel Callau y Alejandra Darín, galardonados como Mejor Actor y Mejor Actriz, respectivamente.
Imagen: Jorge Larrosa
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.