espectaculos

Martes, 12 de octubre de 2010

TEATRO › FINALIZó EL V FESTIVAL INTERNACIONAL DE TEATRO PARA NIñOS Y JóVENES

La escena siguió creciendo en Córdoba

El encuentro capturó el interés del público local, que llenó salas y pobló espacios abiertos. En la muestra, que se caracterizó por la gran diversidad de técnicas expresivas, se lucieron las obras Voyage, Hide and Seek 3-4 y Rickshaw.

 Por Cecilia Hopkins

Desde Córdoba

Integrado por obras que tuvieron la virtud de mostrar una gran diversidad de técnicas expresivas, el programa del V Festival Internacional de Teatro para niños y jóvenes, que finalizó ayer en la ciudad de Córdoba, capturó el interés del público local que pobló salas y espacios abiertos, sin distinción. Entre las propuestas extranjeras se destacó el unipersonal de la cordobesa Florencia Avila, residente en París desde hace diez años. Formada junto al mítico Marcel Marceau, a la cabeza de su compañía Les Elephants Roses, la artista presentó Voyage, una propuesta que cruzó imágenes filmadas con las técnicas de mimo, clown y teatro de objetos. En su obra, los recuerdos de infancia cobran relieve en poéticos flashbacks. Según señaló en conversación con Página/12, la intérprete comenzó a pergeñar el espectáculo cuando, en uno de sus viajes a la capital cordobesa, debió “levantar la casa de la infancia, con todas las vivencias que allí aún permanecían acumuladas”. Ya estrenada en París, la obra sigue ofreciéndose todos los fines de semana, cuando no está de gira por diversas ciudades europeas. “Pero estas funciones son para mí muy importantes –apunta la actriz con su acento afrancesado–, por lo significativo que es para mí volver a actuar en mi ciudad.”

Otra de las propuestas interesantes fue Hide and Seek 3-4, proveniente de Israel. Interpretado por siete jóvenes bailarinas, el espectáculo se centró en los juegos infantiles femeninos, con una gran variedad de recursos que sorprendieron a chicos y grandes: juegos de sombras en grandes dimensiones, coreografías con linternas y muñecos de trapo en tamaño natural. Estructurado en una sucesión de cuadros musicales, el espectáculo mostró a un grupo de niñas dispuestas a aprovechar la ausencia de los adultos para dar rienda suelta a su imaginación y divertirse a sus anchas con las ropas y elementos que encontraban en la casa, en colorido y rítmico despliegue.

Rickshaw se llamó el espectáculo de calle que ofreció el grupo danés Dansk Rakkerpacks, integrado por los sobresalientes Niels Peter Kloft y Niels Gronne, en su primer viaje a Latinoamérica. La obra fue presentada en varias plazas de la ciudad, pero también en el patio de un correccional, con idéntico nivel de empatía con el público. La historia transcurre en la India y los protagonistas son un taxista local (conductor de un triciclo con lugar para un solo pasajero, común en las calles de las ciudades populosas de la India) y un altanero inglés que debe transportar sus múltiples valijas hacia su hotel. “Esta es una obra sobre la explotación y la posibilidad de cambio”, afirmaron los actores en entrevista con este diario. Hace 11 años que ambos trabajan en colaboración y esto se nota en el ajustado juego físico que proponen. La idea de este acto callejero surgió cuando participaron de un encuentro teatral “en el que había grupos de teatro provenientes de países ricos y de países pobres, sobre el tema de la diferencia”. Lo que presentaron en esa oportunidad fue solamente un conjunto de imágenes, aprovechando las posibilidades que les brindaba el triciclo o rickshaw en su intención de ilustrar situaciones de abuso y humillación que sufre un ser colonizado por parte del que ejerce el poder. Más adelante se les ocurrió que los lugares podrían intercambiarse y fue así como apareció la variante argumental que hoy presenta el espectáculo: el hindú se venga del inglés utilizando su inteligencia, le saca todo su dinero y lo obliga a ocupar su lugar. “Aunque sabemos que ese juego circular es un sueño más que otra cosa, nos gusta pensar que la revolución es algo posible”, destacan los intérpretes, quienes suelen realizar giras por Europa, Africa y Medio Oriente.

En la última jornada del festival se presentó en la Ciudad de las Artes el Cine-Concierto Georges Méliès, proveniente de Francia, un espectáculo de cine, música y actuación, destinado a celebrar los ciento cincuenta años del nacimiento del artista. La original propuesta es una creación de Marie-Hélène Lehérissey-Méliès, bisnieta del realizador cinematográfico Georges Méliès, y su hijo Lawrence Lehérissey. El espectáculo presentó un programa compuesto por dieciséis películas restauradas –la más breve de 1 minuto de duración, la más extensa de 15 minutos–, entre las cuales se destaca Viaje a la Luna, tal vez la más conocida del artista visionario. “Hasta el momento no se conocían los textos que acompañaban a estos films”, explicó Lehérissey-Méliès en diálogo con Página/12. “Así que decidimos realizar este homenaje y tal vez otros, porque aún queda mucho material para dar a conocer”, subrayó en un castellano más que aceptable. La presentación de las películas fue acompañada por los textos aludidos, junto a la música compuesta por Lehérissey, interpretada en vivo.

Compartir: 

Twitter
 

Rickshaw, espectáculo callejero ofrecido por el grupo danés Dansk Rakkerpacks.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.