espectaculos

Jueves, 12 de abril de 2012

TEATRO › JAVIER URBINA PRESENTA DOS ESPECTáCULOS EN BUENOS AIRES

El hombre de las burbujas

Junto a su compañía Made in JaBon, el artista español muestra por primera vez aquí su original propuesta teatral, que combina magia, circo y mimo, con las burbujas como elemento distintivo. Tiene en cartel dos obras, muy distintas entre sí.

 Por Sebastián Ackerman

Mago autodidacta, Javier Urbina estudió teatro en España con un argentino, fundó una compañía teatral que se caracteriza por incluir u organizar sus espectáculos sobre la base de burbujas de jabón y hoy está en estas tierras presentando dos de ellos luego de que el año pasado su profesor de teatro lo convenciera de probar suerte aquí. “Me dijo que podría funcionar. Es arriesgado porque aquí no se está haciendo nada”, recuerda en diálogo con Página/12. “No sabíamos si no estaban haciendo nada porque no funcionaba o porque no sabían hacerlo”, bromea, y apuesta: “La magia del teatro es hacer lo máximo con lo mínimo. Esa fue una de las pautas tanto para 100% burbujas como para James Pomp”. Tras presentarse con su compañía por España, Holanda, Bélgica, Francia y Austria, esta es la primera vez que actúa fuera de Europa: “Para mí es un reto, porque lo desconocido me encanta, arriesgarme a fracasar es algo que me gusta. Y aprendo más”, se entusiasma.

Sus espectáculos apuntan a públicos diferentes: James Pomp, apoyada en los efectos sonoros, es una obra de humor extrovertida y dinámica, la (supuesta) filmación de una película con bajo presupuesto, por lo que recluta muchos de sus colaboradores del público para que suban al escenario. El espectáculo concluye con el número de las burbujas; en cambio, 100% burbujas es una propuesta visual, de contemplación, en la que las luces ayudan a resaltar el espectro de colores que refractan las burbujas de jabón. Urbina es allí un malabarista que juega a hacer burbujas encadenadas, con helio, con humo, con fuego, gigantes, burbujas dentro de burbujas, personas dentro de burbujas y lluvia de burbujas. “100% burbujas es más visual, pero James Pomp es más arriesgado, porque interactúa más con el público y yo me estoy empapando de la cultura argentina actual, que necesito conocer para poder incorporar al show”, diferencia.

Urbina empezó a investigar cómo hacer espectáculos con burbujas a partir de haber participado, como organizador y artista, de pequeñas kermeses en Madrid. “Más que encontrar yo las burbujas, las burbujas me encontraron a mí. Es como con las mujeres o las personas importantes en la vida: no se buscan, se encuentran”, compara. Es que el primer show fue una improvisación en la que su socio y compañero tocaba el piano y él improvisaba con un aro y una bandeja con agua con jabón. “Fue la última vez que me puse nariz de payaso”, asegura. Y a partir de allí fue creciendo: “El siguiente espectáculo fue con un tupperware y helio: les metíamos humo y la gente alucinaba. Después cambiamos el tupper por un balde de la ropa con una plancha de acrílico. Como funcionó muy bien, en el siguiente encuentro nos hicimos una bañera con tubos de PVC con un halógeno en el fondo”, enumera. Y recuerda, entre risas, su reacción cuando fueron invitados al Festival de Magia de Vitoria: “¡Ostia! Nos pagan, tío, nos pagan”, ríe.

A partir de allí, recorrieron Europa mostrando cómo incluir a las burbujas como elemento dramático en el teatro. Incluso llegaron a establecer el record Guinness de cantidad de burbujas de jabón encadenadas. Pero ante el reclamo del público de que esta parte ganara mayor protagonismo, decidieron hacer un espectáculo que consistiera sólo en la manipulación de este elemento. Así nació, dice, 100% burbujas, que se convirtió en la “nave insignia” de la compañía Made in JaBon. “Es la joya de la corona, pero hemos tardado cuatro años en producirlo”, aclara. “Nuestros espectáculos eran actuaciones que terminaban con 10 o 15 minutos de burbujas, y siempre nos decían: ‘Me faltan burbujas’. Entonces dijimos ‘Vamos a hacer un espectáculo que se llame 100% burbujas’”, desafió. “Y este es el resultado de investigar y ordenar todo lo que sabíamos hacer con burbujas, manipular muchas técnicas y reunirlo en un solo espectáculo”, comenta orgulloso.

La participación del público es importante en ambos shows, y la selección de quién puede subir al escenario, confiesa, depende mucho de la intuición y la experiencia de haberse equivocado varias veces. “La pequeña tontería que digo al principio es para ver cómo reacciona la gente”, concede. Allí hace una preselección, “y con el paso de los años he aprendido a darme cuenta de quién tiene ganas de participar y quién no”. ¿Y qué se hace cuando el espectador elegido sube pero no hace lo que se espera? “El teatro es como la vida: hay que aprender a jugar con lo que hay en la cancha”, explica. “El espectador que sube al escenario es un intérprete más, un ayudante. Ahora, si no me presta la ayuda que me esperaba no lo fuerzo e intento conectar con él porque estamos ahí para divertirnos. Si no hago eso, se pierde la frescura”, señala.

Por temática y horario, la predisposición de Urbina ante la platea es diferente. Hay, señala, un “cambio de chip”. “Lo más importante es una cuestión de energía. Como dice Jorge Drexler: la energía no se crea ni se destruye, se transforma, en función de lo que la situación pide. En James Pomp se requiere una energía más vivaz; en 100% burbujas me da lugar para ponerme en un lugar de mayor inocencia, donde las protagonistas son las burbujas”, subraya. Esa energía es la que fluye en el “hecho teatral”, en el vínculo que se establece entre artista y espectador y que predispone a ambos de maneras diferentes. “Es como estar en dos lugares muy distintos, que son bien claros”, analiza, y sostiene que es una cuestión de “cambio de escucha. En James Pomp escucho más lo que pasa afuera que lo que me pasa a mí. En 100% burbujas no tengo que escuchar tanto al público, sino más a mí y a la burbuja, porque es más técnica la cosa”, concluye.

* James Pomp se presenta los jueves a las 22 y los viernes a las 23.30 en El Teatro del Viejo Mercado (Lavalle 3177) y 100% burbujas está los sábados y domingos a las 16 en El Cubo (Zelaya 3053).

Compartir: 

Twitter
 

Las obras de Urbina, James Pomp y 100% burbujas, están orientadas hacia chicos y grandes.
Imagen: Rafael Yohai
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.