espectaculos

Miércoles, 16 de septiembre de 2015

TEATRO › CóMO VUELVO, EL NUEVO UNIPERSONAL DE MARíA MERLINO

El mundo interior de una maestra rural

La actriz y cantante integra la compañía Flor De Un Día, que completa el director Diego Lerman. En Cómo vuelvo, basado en textos de Hebe Uhart, se aleja de la temática de Nada del amor me produce envidia, pero el resultado es igualmente disfrutable.

 Por Carolina Prieto

Pareja en la vida real, la actriz y cantante María Merlino y el director de cine y teatro Diego Lerman son además una de las duplas más talentosas de la escena independiente. Alejados de las puestas ampulosas y grandilocuentes, deslumbraron al público local y también extranjero con dos trabajos cuidados al detalle, de una factura impecable: Nada del amor me produce envidia y ¿Qué me has hecho vida mía? Dos montajes de cámara, intimistas, que deparan un recorrido de sensaciones y estados diversos. La primera obra, sobre una costurera de barrio de los años 30, que busca infructuosamente escaparle al amor mientras el deseo se le cuela en los valses y tangos que canta deliciosamente casi a pesar de ella. La segunda pieza, una suerte de radioteatro en vivo sobre la actriz Fanny Navarro, tan doloroso como tierno.

En ¿Cómo vuelvo?, la tercera entrega, el dúo se aleja del mundo del tango y del peronismo (la costurera debía además tomar una decisión rotunda entre vestir a Eva o a Libertad Lamarque, y Fanny fue la figura icónica del primer peronismo) para adentrarse en el universo de una maestra rural que va de escuela en escuela por la provincia de Buenos Aires. De nuevo, la apuesta se aleja del realismo y hace foco en el mundo mental, emocional e imaginario de una docente cargada de ilusiones, que se fascina con Dostoievski y se topa con limitaciones y carencias del sistema educativo donde siente que nunca encaja. A diferencia de las obras pasadas, ésta se desarrolla en un espacio escénico mucho más amplio y apaisado, con un detrás de escena a la vista que le da profundidad y por donde asoma la sombra de un árbol detrás de un ventanal. Suerte de espacio casi infinito y oscuro como los paisajes rurales donde el personaje se mueve. En esa inmensidad, Merlino mantiene su estilo de interpretación preciso, hecho de pequeños gestos, miradas e inflexiones de voz. Todo cargado de estados y emociones como la ternura, la nostalgia, la lucidez, el humor. Y así, la soledad y la inmensidad se articulan y se amplifican. Por parte del espectador hace falta una actitud calma que permita saborear el recorrido de esta maestra nómada. Por momentos, la protagonista se esfuma y adquieren valor las proyecciones de imágenes de la naturaleza en dos amplias pantallas con un sonido particular, como sosteniendo ese tempo eterno del campo.

El texto, adaptado por Merlino, se basa en cuentos de la narradora argentina Hebe Uhart (“Maestrita”, “Una se va quedando”, “Antonio Tormo” y “¿Cómo vuelvo?”), un maridaje fluido entre el estilo detallista de la actriz y la pluma de la narradora, que se detiene también en pequeñas cosas tan cargadas de sentido y emoción. Y también fluye la misma narración en la que no se percibe el pasaje entre un cuento y el otro. Todo parece salir del interior de esta docente que se siente profundamente desubicada en relación al medio escolar, que quiere despertar la sensibilidad de sus alumnos, ampliar su vocabulario, su imaginación y se topa con dificultades varias. Un relato a pura sensibilidad y humor, como cuando el personaje se embala en una danza de boleadoras casi enloquecida, o cuando sentada y tranquila, se pone a escuchar y a desmenuzar la letra de la cueca Las dos puntas (Cuando pa’ chile me voy/ Cruzando la cordillera...). Es que el amor es otro de los temas que la atraviesan: vive una experiencia fugaz que la moviliza y que da título al cuento de Uhart y a la obra. ¿Cómo vuelvo a mi pueblo?, se pregunta la maestra. No tanto por ese romance pasajero sino por los mundos nuevos que descubre al viajar a Embalse para un encuentro de maestros y alumnos de distintas localidades. Sobre el final, hasta toma más potencia la capacidad de Merlino para manejar las palabras y las cadencias, para tomarse su tiempo, jugar y crear imágenes potentes que meten al espectador dentro de lo que ella cuenta. Esta vez canta folclore (“Juana Azurduy”, “Un día en tu vida”) y siempre es tan placentero escucharla, como cuando entona una copla norteña con la tonada justa. Durante una hora, la dupla captura la atención con una atmósfera despojada y ensoñada, en la que además se destacan la iluminación de Miranda de Sá Souza e Iván Gierasinchuk, los videos de este último junto al director, y la música original de Carmen Baliero. Las frustraciones, la dificultades para encontrar un lugar y la soledad a pesar de la compañía campean en esta puesta que combina la sencillez y la profundidad, y que se presenta los sábados a las 20 y a las 22 en Santos Dumont 4040, en el barrio de Chacarita.

9-COMO VUELVO

Sobre textos de Hebe Uhart

Dramaturgia: Compañía Flor De Un Día.

Adaptación teatral: María Merlino.

Intérprete: María Merlino.

Dirección y puesta en escena: Diego Lerman.

Lugar: Santos Dumont 4040.

Compartir: 

Twitter
 

María Merlino vuelve a lucirse en la obra que hace doble función los sábados, en Santos Dumont 4040.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.