espectaculos

Miércoles, 16 de septiembre de 2015

LITERATURA › XIV FESTIVAL INTERNACIONAL DE CUENTACUENTOS PALABRA MíA

La narración oral como arte

El encuentro empieza hoy a las 18 en el auditorio de la Biblioteca del Congreso con entrada libre y gratuita, pero habrá espectáculos en diversas localidades del conurbano. Participarán narradores argentinos y de otros países latinoamericanos.

 Por Silvina Friera

La pasión por desplegar infinitos mundos en escena. La vida en un “aquí y ahora” a flor de piel, único e irrepetible. Cuerpos y voces que interpelan en una polifonía de emociones y sensibilidades cuyos ecos y resonancias perduran. Los narradores orales vuelven a reunirse en el XIV Festival Internacional de Cuentacuentos Palabra mía, que empieza hoy a las 18 en el auditorio de la Biblioteca del Congreso (Alsina 1835) con entrada libre y gratuita. En esta edición participarán Alfredo Becker (Chile), Gema Hernández Correa (España), Toña Pineda (Venezuela), Bernardo Franck Müller (Bolivia), Johan Vargas Garrido (Colombia), Jorge Riquelme (Chile), Flor Canales (Perú) y Elvia Pérez (Cuba) junto con varios argentinos como Cristina Villanueva, Susana Amuchástegui, Marta Millicay, Betty Ferkel, Roxana del Castillo, Marita van Saltzen Liliana Bonel, Vivi García, Oscar Guida, Hugo Monsech, Marcela Weiss, Claudio Ledesma y el grupo de niños narradores “Sopa de Príncipes”, entre otros. La programación se extenderá más allá de la avenida general Paz. Habrá espectáculos de narración en Lomas de Zamora, Banfield, La Plata, San Fernando y Tigre.

Claudio Ledesma, director de Palabra mía, recuerda que la narración oral surgió en el país a través de Dora Pastoriza de Etchebarne y Martha Salotti, en el Instituto Summa, como una herramienta en la formación docente. “La propuesta del festival es sacar el cuento del aula, que no sea subsidiario del libro ni de la promoción de la lectura. La narración oral es un arte en sí mismo que no tiene que ser subsidiario de ninguna otra actividad. Esta es la diferencia entre la narración oral escénica y la narración oral como práctica social. Queremos generar un público que vaya al teatro a escuchar cuentos como va a ver una obra de teatro o a escuchar un recital”, plantea Ledesma a Página/12. “Hay muchos festivales, encuentros y espectáculos de narración oral. La narración ha ganado nuevos espacios y los espectáculos se están sosteniendo en el tiempo. La narración se está profesionalizando cada vez más y esto hace que muchos trabajen con directores que montan la escena, cuando antes era el narrador el que hacía el trabajo de dirección y de dramaturgia, roles que en el teatro están bien definidos y que en la narración oral estaban unidos. Ahora hay directores que coordinan a un grupo de narradores, espectáculos que se presentan con una mirada de un profesional dedicado no a contar, sino a la puesta y a la dirección”. Uno de los espectáculos que se presentará el próximo viernes en La Plata, en el Museo de Trabajadores Evita, es Evita vuelve, con Roxana del Castillo y la dirección y puesta en escena de Ledesma.

“Necesitamos el espacio de intimidad que propone la narración oral, que es un espacio para completar una historia con nuestra propia historia, un espacio para poder construir imágenes sin que estén digeridas previamente. Ante tanta velocidad, ante tanta rapidez, la narración oral nos obliga a detenernos en la apurada vida para tomar un respiro –explica Ledesma–. Precisamente por eso ha resurgido, porque estamos viviendo una época virtual acelerada y la narración ha llegado para iluminar esa necesidad que tiene el ser humano de poder construirse a través de los relatos”. Después de 14 años de festivales, con muchos narradores que han circulado por distintos escenarios de la Argentina, también el público ha crecido, se ha formado y ha refinado su paladar. El director de Palabra mía traza un breve perfil de algunos de los invitados internacionales. “Alfredo Becker, narrador chileno, trabaja con títeres y marionetas sus espectáculos con cuentos para chicos o para adultos. Toña Pineda, que es de Venezuela, lo hace desde clown. Elvia Pérez, de Cuba, trabaja lo narrado a partir del canto y el ritmo. Johan Vargas Garrido, que es de Colombia, trae una propuesta de narración oral callejera. La narración oral colombiana surgió en los campos universitarios, por eso ellos están acostumbrados a contar en espacios abiertos, algo que es muy distinto a lo que hacemos nosotros, que tenemos una vertiente más literaria y que somos de la avenida Corrientes, de los cafecitos y las librerías.”

Entre los espectáculos programados se destaca Cabalmente hablando, un recorrido que hace Ledesma por la obra de Graciela Cabal (1939-2004). “Graciela me introdujo en el mundo de la literatura infantil y juvenil. Como narradora era increíble y estaba entre los pocos autores que contaban sus propios textos. Nos hicimos muy amigos y comencé a trabajar con su obra. La producción literaria de Graciela era de calidad, tenía mucho humor y sus textos están cargados de oralidad. Cuando uno la lee, la escucha porque tenía una forma muy particular de escribir y sus textos son muy orales; con lo cual son increíbles para ser contados, pero también son difíciles porque no se pueden modificar mucho”, dice el director de Palabra mía. “Graciela pasaba por la vida de uno y uno ya no era el mismo. Cuando la conocí, yo recién egresaba de la Escuela Nacional de Arte Dramático, que ahora es el IUNA. Entonces pensaba que cuanto mayor técnica, mayores recursos... Graciela contaba sentada, moviéndose prácticamente muy poco, y produciendo en el público risa, llanto, emoción, comunicando de una forma tan auténtica, tan verdadera, que todas mis teorías se me fueron al diablo. ¿Qué hace esta mujer que provoca tantas cosas en el público? ¿Dónde radica su poder, su fuerza? Descubrí que era la calidad de los textos que ella contaba y que tenía una fuerza de verdad. Más allá de cualquier cuestión técnica, lo importante es que sea verdadero lo que uno cuente. Graciela me enseñó que la literatura podía estar en la nota al pie de una página, en un currículum o en un prólogo. Graciela creaba literatura no sólo desde el cuento. Ella construía belleza con las palabras.”

Compartir: 

Twitter
 

Claudio Ledesma, narrador y director de Palabra mía.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.