espectaculos

Miércoles, 12 de octubre de 2016

TEATRO › CULMINó EN SALTA EL 10º ENCUENTRO NACIONAL DE TEATRO COMUNITARIO

Proyecto social, político y artístico

La movida cultural, que reunió a elencos de distintos puntos del país para compartir sus experiencias, fue organizada por el grupo salteño Alas y organismos públicos.

 Por Candela Gomes Diez

Desde Salta

“Hola Salta. Gracias por todo este teatro”. Mirando a una cámara filmadora, un adolescente de pelo revuelto lanza ese mensaje, que se transforma en la síntesis perfecta de la movida cultural que vivió la capital provincial desde el sábado 8 hasta el lunes 10. Se trata del 10° Encuentro Nacional de Teatro Comunitario, que reunió a elencos de distintos puntos del país para compartir sus experiencias y apostar al fortalecimiento de un proyecto social, político y artístico que ya acumula treinta y tres años de historia.

Organizado por el grupo de teatro comunitario salteño Alas, la Subsecretaría de Cultura de la Municipalidad de Salta y el Instituto Nacional del Teatro, el encuentro tuvo una presentación oficial en el Concejo Deliberante de la ciudad el viernes 7, pero fue al día siguiente cuando se iniciaron las actividades programadas, que no dieron respiro al público. El grupo tucumano Matecocido abrió la jornada en el Balneario Carlos Xamena, con Negra Amerindia, un espectáculo donde se problematizan las temáticas de la esclavitud y la explotación del hombre por el hombre. La puesta se celebró con un aplauso generoso de los demás grupos y, hacia el final, actores y espectadores se mezclaron para bailar al compás de los tambores, con pogo incluido.

La jornada continuó con la presentación del libro Actores sociales. Teatro Comunitario Argentino. Experiencias, dramaturgia y guía, del periodista Luis Zarranz, un exhaustivo trabajo de investigación que recopila la trayectoria de distintos grupos, e incluye testimonios de sus integrantes y hasta fragmentos de algunas obras. Más tarde, la escena teatral retornó de la mano del grupo cordobés Orilleros de la Cañada, con su creación De barrio somos, una obra hermosa, desopilante y profunda, que relata la historia de unos vecinos que se resisten a la demolición del conventillo en el que viven.

La programación continuó en el Centro Cultural Dino Saluzzi, donde ya se encontraba La orquesta del Mate, proyecto musical de Matemurga, el grupo de teatro de Villa Crespo. Dirigida por Yamila Bavio, y compuesta por 28 vecinos músicos de todas las edades, la orquesta interpretó un repertorio que combinó ritmos variados como el vals, el bolero y la chacarera. Los músicos cerraron su función con una cumbia, y el público se lanzó nuevamente a la pista. Mientras, el grupo de Pompeya se preparaba para presentar Alimento Des…balanceado (otra forma de comer), una obra en la que se debate sobre el consumismo, la desigualdad y el poder mediático. Caía la noche y se cerraba la primera fecha que concluyó en Plaza España, con la función de Se cayó el sistema, disculpe las molestias, del grupo La Comunitaria (Rivadavia), y la realización de una varieté.

El domingo amaneció en el balneario Carlos Xamena con talleres de juegos, gestión, dramaturgia, biodanza y danza comunitaria, entre otros. Con el paisaje imponente del cerro San Bernardo de fondo, el grupo Alma Mate (Flores), se subió al escenario del Anfiteatro Parque San Martín a las 16, para compartir su obra Abracadabra. Con bellos coros y trucos de magia, el grupo volvió a insistir en la problemática de las demoliciones que sufren los barrios y la importancia de defender los orígenes y la identidad. Sobre el mismo escenario, a las 17, La Caterva (City Bell), ofreció Templo, estancia, batallón, una puesta colorida con títeres gigantes, con la que propuso contar su versión de la historia de la localidad platense. En simultáneo, en el Barrio Palermo II, el grupo Elenco Abierto (Quilmes), presentó su obra para chicos La guerra de los yacarés, una adaptación del cuento homónimo de Horacio Quiroga.

Avanzada la tarde, fue en el Centro Cultural Dino Saluzzi donde se vivió uno de los momentos más emotivos del encuentro, con la presentación del grupo de Bolivia, Teatro Trono, que regaló una función bella y movilizante de Arriba El Alto, que relata las costumbres de esa ciudad boliviana y recuerda a los caídos en el conflicto social ocurrido en Bolivia, en 2003, conocido como la “Guerra del Gas”. En el final, al ejercicio de reflexión y memoria propuesto por la dramaturgia, se sumó la reivindicación del público a los 30.000 desaparecidos por la última dictadura militar. La noche cerró, una vez más, en el anfiteatro de Plaza España con otras dos obras: De muros a puentes, del grupo Chacras para Todos (Mendoza), y Epica de Solano, de La Máquina de Solano (San Francisco Solano).

La última jornada se celebró el lunes, con otra sesión de talleres que anticipaban el final del encuentro. Bajo un cielo azul, radiante, y un sol que picaba, todos los grupos se congregaron en un rinconcito del balneario Carlos Xamena para disfrutar de la presentación del grupo cordobés Los Descoordinados de Paravachasca, con una puesta sencilla pero con un mensaje contundente a favor del cuidado del medio ambiente. El final estuvo a cargo de Alas, el grupo anfitrión y organizador del encuentro, que brindó una función de Salamanca Tours, en la que se revelan las costumbres ancestrales de la vida en Salta. Al compás de la chacarera, el 10° Encuentro Nacional de Teatro Comunitario terminó del mismo modo en que comenzó: con baile, abrazos y celebración colectiva, y con la promesa de celebrar su 11° edición en la provincia de Mendoza.

Compartir: 

Twitter
 

El grupo cordobés Orilleros de la Cañada presentó su creación De barrio somos.
Imagen: Gentileza Mario Siniawski
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.