espectaculos

Viernes, 15 de diciembre de 2006

TEATRO › ENCUENTRO DE TEATRISTAS POR EL CERVANTES

“Lo único que queremos es que vuelva a funcionar”

Varias agrupaciones ligadas al quehacer escénico convocaron a un reunión en el Teatro del Pueblo: la idea central es que “no puede ser que no se conozcan los problemas del Cervantes”.

 Por Cecilia Hopkins

“El Teatro Nacional Cervantes es mucho más que un bellísimo y deteriorado patrimonio edilicio de la ciudad de Buenos Aires. Es el único teatro de la Nación. Y la crisis que actualmente atraviesa no sólo pone en riesgo su estructura material y su funcionamiento, sino que desnuda la histórica indiferencia del Estado frente a los valores de la cultura.” Así comenzaba la convocatoria difundida vía mail por los integrantes del MATE (apoyada por otras agrupaciones ligadas a la actividad teatral, como la Asociación Argentina de Actores, Argentores, el Círculo de Críticos de las Artes Escénicas-Critea, la Asociación de Cronistas del Espectáculo y el Celcit) para la reunión que tuvo lugar el miércoles en el Teatro del Pueblo.

Entre otras personalidades, estuvieron presentes los dramaturgos Roberto Cossa y Bernardo Carey, los directores Rubens Correa y Hugo Urquijo y las actrices Lidia Catalano, Lucrecia Capello, Malena Solda y Luisa Kuliok. La reunión comenzó con una síntesis de los conflictos que se han reavivado recientemente en el Teatro Nacional Cervantes: tras nueve meses de inactividad, luego de que los técnicos artísticos agrupados en ATE (Asociación de Trabajadores del Estado) lograron que se les asignase un diferenciado que venían reclamando desde hace tiempo, los administrativos, agrupados en la UPCN (Unión del Personal Civil de la Nación), decidieron parar nuevamente las actividades del teatro a los efectos de que el mismo beneficio se extendiera al resto del personal.

“La sensación que tengo es que estamos metidos en el laberinto kafkiano del Cervantes –intervino el director Hugo Urquijo–, y a nosotros, los representantes de la comunidad teatral, no nos interesan las internas: lo único que queremos es que el teatro vuelva a funcionar. Y cualquier ciudadano, no sólo la gente de teatro, debería defender esta misma posición, porque se trata de un teatro nacional. El TNC no puede asumir un aumento de salario porque eso depende de Gestión Pública, de Jefatura de Gabinete. Y por lo visto, la Secretaría de Cultura (a cargo de José Nun) no está en condiciones de resolver este conflicto, aunque, en realidad, depende de muy poco dinero.” Los comentarios se extendieron de la cuestión salarial al tema presupuestario: “El presupuesto para el año próximo será el mismo, por lo que, con mucho optimismo, alcanzaría para un par de espectáculos en la sala chica (Orestes Caviglia) y uno en la Sala María Guerrero. Hay que ver que se está desaprovechando un escenario de doce metros de boca para presentar una obra de cámara, con cuatro actores”, criticó.

Entre la concurrencia surgió la idea de movilizar al sector teatral, evocando el éxito alcanzado con la “sentada” que años atrás había reunido en la avenida Corrientes unas 5000 personas. “Antes de que termine el año tenemos que hacer algo para estar presentes de una forma rotunda, como ocurrió en aquel momento”, evaluó Tito Cossa. “Pero hay que tener en cuenta que entonces pudimos aprovechar el malestar general que había en contra de los políticos.” La actriz Lucrecia Capello opinó que “es necesario tomar alguna medida para que se difunda lo que sucede, porque no puede ser que no se conozcan ni los problemas edilicios que sufre el teatro, ni se sepa que no está funcionando.” Finalmente, a causa de la cercanía de las fiestas de fin de año, la mayoría desistió en el planteo de organizar una movilización pública en las cercanías del Cervantes. Se acordó, en cambio, redactar una nota firmada por un grupo de teatristas notables a los efectos de solicitar una entrevista con el presidente Néstor Kirchner. La decisión fue aprobada independientemente del hecho de que el director del TNC, Alejandro Samek, aún confía en destrabar los conflictos por las vías naturales. Según había manifestado recientemente a este diario, Samek pensaba que la situación sería resuelta en breve, cuando se iniciara la discusión sectorial respecto de las diferentes tareas que se cumplen en la administración pública.

Compartir: 

Twitter
 

Urquijo: “Estamos metidos en el laberinto kafkiano”.
Cossa: “Debemos estar presentes de una forma rotunda”.
Imagen: Daniel Jayo & Arnaldo Pampillon
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.