espectaculos

Sábado, 18 de julio de 2015

DANZA › HOY SE ESTRENA EL NUEVO PROGRAMA DEL BALLET CONTEMPORANEO DEL SAN MARTIN

Tres obras en las mejores condiciones

El cuerpo de baile ofrecerá funciones de Himno a la alegría y 4 Janis para Joplin, de su director Mauricio Wainrot, y Hasta siempre, un estreno de la coreógrafa Analía González. “El grupo está en un nivel de excelencia inédito”, asegura el coreógrafo.

 Por Carolina Prieto

Mauricio Wainrot creó la obra Himno a la alegría sobre la mítica Novena Sinfonía de Beethoven para la reapertura, en mayo pasado, de la sala Martín Coronado del Teatro San Martín, que desde entonces luce renovada: revestimiento de butacas, iluminación, instalaciones electro y termomecánicas, contra incendios. Ese mismo día, en el mismo edificio, se inauguraron las dos salas de ensayo para el cuerpo de baile que dirige Wainrot, lo que permitió que toda la infraestructura de la compañía de danza –desde esos espacios para ensayar como también los vestuarios, camarines, gabinetes para kinesiología y la oficina de la dirección artística del elenco– esté concentrada y en óptimas condiciones. “Cuando me propusieron hacer algo para celebrar la nueva Martín Coronado, pensé en esa música de Beethoven que es un símbolo de pujanza, de solidaridad y que no por nada la Comunidad Europea eligió como su himno”, cuenta el director a Página/12. Su obra, de 25 minutos de duración, con vestuario de Graciela Galán y luces de Elis Sirlin, se podrá conocer ya con funciones estables desde hoy, en un programa que incluye otra pieza de su autoría, 4 Janis para Joplin, inspirada en la cantante norteamericana de voz áspera que se suicidó a los 28 años, y Hasta siempre, un estreno de la coreógrafa Analía González.

Wainrot está exultante con el momento actual del elenco. “El grupo está en un nivel de excelencia inédito, no sólo técnico sino a nivel de la comunión, de la confianza en relación al proyecto que nos une. Además, ahora las instalaciones nos permiten trabajar en excelentes condiciones, un logro que veníamos reclamando hacía más de treinta años”, señala. Por eso, el nuevo espectáculo contiene esta coreografía que transmite fuerza y vitalidad. “Es muy festiva y al ir desmenuzando la música fuimos descubriendo las capas que la crean, los instrumentos, las voces, hasta llegar a esa matriz o melodía que se transforma y se deforma permanentemente. A partir de ahí surgió el trabajo con los intérpretes, una vez que la música ya se nos hizo carne”, asegura. Además de este estreno, el Ballet repone una pieza más áspera, centrada en “la primera cantante blanca amada por los negros”, tal como la define. Si el Himno... es una propuesta “que te eleva, te lleva hacia arriba”, ésta, en cambio, tiene otro tono “muy visceral y teatral”, y cuenta con una intérprete en el rol protagónico que aparecerá desdoblada en varios alter egos. Dura 20 minutos, combina música de Joplin y de Gershwin, tiene luces de Sirlin y escenografía y vestuario de Carlos Gallardo.

Este año, Wainrot convocó a cinco coreógrafos independientes a montar obras para la compañía. En julio es el turno de Analía González, quien ya lo hizo hace dos años con una cálida propuesta basada en el atardecer y en lo que ese momento del día desencadena en los humanos. Ahora, la directora que cruza el contemporáneo con otros lenguajes como el jazz, el afro y el flamenco aborda el vastísimo mundo de los vínculos. “Hace tiempo venía investigando el tema, desde mi perspectiva más emocional y también desde la mirada de Pichon Rivière y su teoría del vínculo. Me interesó meterme con aquello que une, ata o relaciona a las personas, no solamente los vínculos amorosos, sino las relaciones en general para acercarme no sólo a la belleza del amor, también al misterio y la incertidumbre propios de las relaciones, hasta la soledad, la ira o la tristeza”, comenta. En el 2013, cuando montó para el Ballet Contemporáneo Después de sol, el vértigo era enorme: enfrentarse a un elenco numeroso (de unos treinta bailarines, lo cual es muchísimo para cualquier coreógrafo independiente), desplegar el movimiento en la inmensidad del escenario de la Martín Coronado, ganarse la confianza y el entusiasmo de los intérpretes. Con esa experiencia a cuestas, se sumergió en el proceso de trabajo con mayor seguridad: “Ya no llevé tanto material montado sino que lo fuimos creando juntos, con la compañía. El resultado es un movimiento muy auténtico y sincero que le viene muy bien a la obra. Lo que yo les transmití, ellos lo hicieron propio y lo modificaron. Es lo mejor que me podía pasar”, advierte.

Coreógrafa de la compañía El Choque Urbano y directora de C.EM (Compañía En Movimiento, con la que estrenó Pies pa’ volar y Rayuela o el juego de la vida), González buscó recuperar algo que el afán de perfección técnica de la danza muchas veces deja de lado: “Encontrarnos con la mirada del otro, con esos instantes de quietud, de silencio. Mirar y mirarse en el otro. No fue fácil romper esa resistencia pero luego lo que sale es lo mejor de cada uno”, confiesa. La pieza, de 30 minutos, tiene una banda sonora variada: desde ritmos polacos hasta chamamé, pasando por Julia Kent, L’Orchestre de Contrebasses, Ludovico Einaudi y Yann Tiersen.

Las funciones de este nuevo programa son los jueves a las 18, viernes y sábados 20.30 y domingos a las 19 en el Teatro San Martín (Corrientes 1530), pero Wainrot desea mucho más que abrirse nuevamente al público local. “Mi mayor sueño es que la compañía actué en el interior del país. Es casi inconcebible, un contrasentido, que siendo un elenco formado actualmente por un setenta por ciento de bailarines del interior, el grupo sólo actúe en la Capital. La danza es la Cenicienta de las disciplinas y la mayor deuda, ahora que ya tenemos la infraestructura que necesitamos, es salir de Buenos Aires. Para eso hace falta una política cultural firme”.

Compartir: 

Twitter
 

Himno a la alegría fue creada para la reapertura de la sala Martín Coronado del San Martín.
Imagen: Carlos Furman
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared