espectaculos

Lunes, 14 de diciembre de 2009

VISTO & OIDO

Ser una chica Almodóvar se convirtió en símbolo de muchas cosas. Por eso es que algunas actrices ni siquiera se preocupan por disimular su anhelo de ser convocadas por el cineasta. Es el caso de Emma Thompson, quien tras un breve paso por Madrid para apoyar una campaña contra la prostitución, se quejó de que el director no le prestara un poco de atención. “Le he rogado que me contrate y siempre dice que sí, pero nunca me llama. Si alguien tiene un tipo de influencia pido por favor que la ejerza. Si no, tendré que viajar a Madrid y amenazarlo. Si las palabras amables no funcionan, emplearé la violencia”, bromeó la actriz y escritora.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.