espectaculos

Domingo, 19 de diciembre de 2010

VISTO & OIDO

Pink Floyd siempre fue más una banda de álbumes que de singles y así lo entendió también un juez británico. Sir Andrew Morritt le dio la razón a la banda en el litigio que ésta sostenía con EMI acerca de la publicación digital de canciones sueltas del catálogo floydiano. En el último contrato del cuarteto, firmado antes de la era de los downloads, se especificaba que para vender temas por separado el sello necesitaba la autorización del grupo. Y aunque por ahora no se dejaron de facturar las canciones de Floyd en sitios como iTunes, es probable que eso suceda muy pronto. Pero no es el único punto en el que la banda y su sello están en desacuerdo: los músicos también reclaman más de 16 millones de dólares en royalties impagos.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared