espectaculos

Viernes, 19 de junio de 2009

CULTURA › MAGDALENA FAILLACE Y LOS PREPARATIVOS PARA LA FERIA DE FRANKFURT

“Argentina desplegará su identidad”

La presidenta del Comité Organizador de la Feria de Frankfurt 2010, a la que el país será invitado de honor, acaba de regresar de una misión exploratoria. “Tengo muchas expectativas: a veces me desencanto, pero me vuelvo a levantar”, dice.

 Por Silvina Friera

En el despacho de Magdalena Faillace hay un par de fotos que conforman una galería de afectos y admiraciones. En una está con sus tres hijos, en otra con la presidenta Cristina Fernández, y en el centro, como presidiendo ese altar, Perón y Evita. “Este escritorio es un caos, juro que soy más ordenada”, se queja la presidenta del Comité Organizador de la Feria de Frankfurt 2010, en la que Argentina será el país invitado de honor. “Tengo muchas expectativas. A veces me desencanto, pero me vuelvo a levantar. No es fácil abatirme.” Acaba de regresar de “una misión exploratoria” por Frankfurt, donde asistió a la conferencia de prensa que dio China, el país invitado de honor este año. Disimula el cansancio que arrastra del viaje y de la apretadísima agenda de encuentros –entre otros con Jürgen Boos, director de la Feria más importante del mundo editorial– hablando sin parar sobre las propuestas que llevará el país. Al rato de escucharla, se confirma que es imposible frenar el entusiasmo de la embajadora. Cristina Fernández propuso que el escritor argentino que hable en la conferencia de octubre de este año, durante la presentación oficial de la Argentina, sea Juan Gelman. Pero el Premio Cervantes no podrá asistir en esta primera vuelta. Claro que aceptó, gustoso, formar parte de la delegación de sesenta autores argentinos que viajará el próximo año. Lo que está confirmado es que para el 2010 en la velada inaugural del Alte Oper (un magnífico edificio de fines del siglo XIX) se presentarán Daniel Barenboim y Rodolfo Mederos con su trío.

“Argentina desplegará su identidad cultural plural y abierta en un mundo que está cada vez más xenófobo, más con esta crisis económica mundial. Esta diversidad cultural la mostraremos a través de la literatura y de todas las manifestaciones artísticas de nuestro país”, subraya Faillace para dejar en claro el carácter federal que les imprimirá a las actividades. En la conferencia de prensa de octubre, además de un escritor argentino, que aún queda por definir al no poder viajar Gelman, también hablará un editor argentino que elegirán la CAL (Cámara Argentina del Libro) y la CAP (Cámara Argentina de Publicaciones). No hay dudas de que debería ser el “rey” de los editores, Daniel Divinsky, un veterano en la Feria de Frankfurt. En esta misión exploratoria por Frankfurt, Faillace hizo una recorrida por el predio de la Feria. Revela que fue de “alto impacto”, porque aun sin los stands y pabellones parece “una ciudad dentro de la ciudad”. “Nuestra expectativa es tener un logo y un lema tan magníficos como el de los chinos”, cuenta la embajadora, contenta por las 180 propuestas que se presentaron. Para despejar los típicos malentendidos que se generan en muchos sectores culturales, a los que les cuesta comprender el carácter comercial, de feria de negocios, de compra y venta de derechos, cerrada al público, aclara que una cosa es el pabellón argentino para el 2010, que contará con 2500 metros cuadrados, y otra el stand donde se mostrará la producción literaria argentina. “El pabellón es para mostrar la cultura del país en todas sus manifestaciones”, advierte.

En ese pabellón se desarrollará una exposición central en homenaje a Borges, una suerte de laberinto abierto del que se van a desprender varias exposiciones: una sobre inmigración en la Argentina, poniendo el acento en la inmigración alemana y no sólo en los aspectos culturales sino productivos de esa inmigración. Otra tendrá como tema los paisajes culturales de la Argentina. Una de las más importantes, sin duda, será la titulada “El idioma de los argentinos”, con primeras ediciones de libros que revolucionaron nuestro idioma. También habrá una muestra sobre los escritores perseguidos y desaparecidos y nuestros libros prohibidos y censurados. “Queremos mostrar la interacción y la transversalidad de los temas y conflictos en nuestra literatura en todas las artes”, plantea la presidenta del Comité Organizador. En una vitrina se exhibirán todos los ejemplares del Martín Fierro que estén traducidos a otros idiomas. “Nos enteramos de que el diario que escribió el Che en Bolivia lo escribió en una agenda que compró en Alemania. Esa agenda está guardada celosamente en el Banco Central de Bolivia. Vamos a hacer un pedido oficial al gobierno de Bolivia para que nos preste esa agenda para poder llevarla a Frankfurt”, anticipa la embajadora. Rep dibujará en vivo y en directo, durante la feria, un mural. El pabellón argentino tendrá, además, un espacio especial dedicado a la Ciencia y la Tecnología. Trazar puentes y conectar las culturas argentina y alemana. Esa también es una de las ideas que rigen en varias de las propuestas que se presentarán, como una gran exposición de los arquitectos alemanes que llegaron a la Argentina en los primeros años de la década del ’30 y que introdujeron la influencia del racionalismo y de la Bauhaus. También se realizará una exposición de fotografía de las vanguardias argentinas, entre las que habrá fotos de las alemanas Annemarie Heinrich y Grete Stern, entre otros.

El programa “Sur” de apoyo a las traducciones sigue sumando títulos. Se traducirán La ciudad ausente, de Piglia (al francés); El aleph, de Borges (al malayo); Un chino en bicicleta, de Ariel Magnus (al rumano); La muerte como efecto secundario, de Ana María Shua (al inglés); Las noches de flores, de César Aira (al alemán); Los chicos desaparecen, de Gabriel Báñez (al francés) y El murciélago azul de la tristeza, de Alfonsina Storni (al alemán). “Los chinos explicaron que van a invertir 500 mil euros en su programa de traducción cuando nosotros estamos destinando 250 mil euros –compara la presidenta del Comité Organizador–. Pero ellos tienen más de 1300 millones de habitantes contra los casi 40 millones nuestros.” Faillace sacude papeles y confirma un dato importante sobre las traducciones de autores latinoamericanos en Alemania. “De los 160 libros que se editaron el último año en ‘otros idiomas’, 40 son argentinos. El 25 por ciento de todos los títulos latinoamericanos que tradujeron los alemanes es de autores argentinos.” La presidenta del Comité Organizador cuenta que llevará a Berlín el Partenón de libros que hizo Marta Minujín en diciembre del ’83, cuando asumió Raúl Alfonsín. “La idea es hacerlo en la Plaza Seca donde los nazis quemaron libros. Después donaríamos los libros al Instituto de Cultura Iberoamericana de Berlín, que se fundó a partir de la donación de una biblioteca argentina de la familia Quesada”, explica.

–¿De qué modo aparecerá el peronismo como fenómeno político y cultural en el pabellón argentino?

–El peronismo es el fenómeno maldito del país burgués, como dijo Cooke. Si hablamos de nuestra historia reciente, es imposible que no aparezca el peronismo en Frankfurt, pero al mismo tiempo espero que aparezca el peronismo en un contexto de un país que busca la integración, porque el peronismo es inconcebible sin el yrigoyenismo y los movimientos anarquistas y sindicales de comienzos del siglo XX. Me parece que lo que es considerado terrible de “este fenómeno maldito” es que pretende repartir lo que detentan muy pocos. Y es muy difícil demoler esa filosofía del privilegio. Creo que se me han quemado los cartuchos para lograr que los europeos entiendan lo que es el peronismo (risas). Pero no lo pueden entender, no entienden que en el peronismo puedan convivir la izquierda, el centro y la derecha; que haya católicos, judíos y marxistas. En el viaje de regreso me leí la novela Timote (de José Pablo Feinmann), que me pareció fascinante, además de que me es tan afín generacionalmente. Qué interesante sería que esta novela pudiera ser traducida a otros idiomas, porque desde la literatura a veces se entienden cosas que no se pueden comprender desde la ciencia política o la sociología. Es importante discutir esta cuestión en la Argentina del Bicentenario; no se puede seguir siendo visceralmente antiperonistas, porque si no vamos a continuar con la historia de unitarios y federales. Sería bueno que el Bicentenario nos sirva para entablar un auténtico diálogo social.

Compartir: 

Twitter
 

Magdalena Faillace quiere mostrar la diversidad “a través de la literatura”.
Imagen: Gustavo Mujica
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.