espectaculos

Sábado, 15 de mayo de 2010

CULTURA › REPUDIO DE LA ASOCIACIóN ARGENTINA DE ACTORES A LA FIESTA PRIVADA EN EL SAN MARTíN

“Aún no recibimos ninguna respuesta”

En una conferencia de prensa brindada en la puerta del teatro, el secretario general del gremio, Luis Alí, informó que enviaron cartas a Kive Staiff, Hernán Lombardi y Mauricio Macri pidiendo explicaciones. Participaron artistas, sindicalistas y legisladores.

 Por Facundo García

Después del trencito y las matracas vienen las consecuencias. La Asociación Argentina de Actores organizó ayer una conferencia de prensa en la puerta del Teatro San Martín, en repudio a la fiesta de cumpleaños que el empresario Andrés Von Buch realizó ahí –con la anuencia del Gobierno de la Ciudad– el pasado 2 de mayo. El secretario general del gremio, Luis Alí, informó que se han enviado cartas pidiendo explicaciones al director del Complejo Teatral de Buenos Aires Kive Staiff, al ministro de Cultura Hernán Lombardi y al propio Mauricio Macri. “Pero todavía no hemos recibido la más mínima respuesta”, se indignó el dirigente. No era el único enojado: a su alrededor había artistas, sindicalistas y legisladores que anticiparon las acciones a seguir.

Según trascendió, la ya célebre festichola le dejó a la institución un saldo de por lo menos ochenta mil dólares, que servirán para tapar los agujeros edilicios y tecnológicos ocasionados por la falta de presupuesto. Sin embargo muchos interpretan lo acontecido como un pisotón sobre el espacio público porteño. Para Alí –a quien llaman “el Turco”– la celebración ambientada en Las mil y una noches que tuvo lugar hace dos semanas en el San Martín constituye otro de los proverbiales papelones que se están convirtiendo en marca registrada de la gestión del PRO. Ni genios ni alfombras voladoras: lo que hubo en Corrientes al 1500 fue una juntada de la high society en la que no faltaron la comida, las odaliscas ni los mozos vestidos de marroquíes. “Y lo peor –resaltó– es que para concretar esto se suspendieron dos funciones de obras. Ni en los momentos más graves del conflicto por salarios habíamos sufrido eso.”

En la Asociación de Actores juran que de haberlo sabido antes hubieran tomado medidas preventivas. “Dado que ya es tarde para impedir nada, hemos decidido pedir que se esclarezca el hecho. Por otra parte, nos aseguran que el dinero que quedó de la fiesta será destinado al reacondicionamiento, pero tal como están las cosas nosotros no vamos a poder verificar esos gastos”, sostuvieron. Lo que queda ahora es aguardar la respuesta oficial y movilizarse; varios legisladores acompañaron la manifestación. Los de Proyecto Sur, que anteayer difundieron en la Legislatura un pedido de informes, fueron los primeros en pedir la palabra y deslizar la posibilidad de que se cite a Hernán Lombardi para que cuente públicamente cómo se montó semejante megaevento privado en una dependencia estatal. Fabio Basteiro –presidente del bloque– expresó que “es una vergüenza y casi una concepción natural del macrismo utilizar los espacios públicos al servicio de los negocios y los sectores pudientes”. “Los espacios públicos son justamente lo contrario. Es donde deben convivir e integrarse los ciudadanos a través de la cultura y el esparcimiento, permitiendo el acceso a los sectores populares”, añadió.

Su compañero de banca Julio Raffo había subido minutos antes al quinto piso del teatro para ver si podía conversar con Staiff. No tuvo suerte. “Nuestra solicitud de informes está en mesa de entradas de la Legislatura. Confiamos en tener novedades la semana que viene”, detalló. “La situación es de verdad grave. Acá se cometió un delito penal, porque en la ley orgánica del gobierno se especifican las funciones de este complejo teatral y entre ellas no está la de ser alquilado. Alguien va a tener que hacerse cargo”, insistió el abogado. El documento de Proyecto Sur pretende además indagar sobre conflictos referidos al funcionamiento de los teatros Regio, De la Ribera, Sarmiento, Presidente Alvear; así como sobre el modus operandi de la Fundación Amigos del Teatro San Martín y la situación de los trabajadores en todos esos ámbitos. En sintonía, Humberto Sabatini –dirigente de Encuentro Popular– apoyó la medida y habló en representación de Daniel Filmus, quien al igual que Juan Cabandié, Tito Menna, Gabriela Alegre y María José Lubertino expresaron su rechazo ante “un abuso que nos hace recordar lo que significaron los noventa”.

Por ahí andaba también el actor Manuel Callau, que dejó traslucir su calentura. “Esto tiene que ver con lo profundo de un ideario neoliberal que pretende que la educación, la salud y los medios de comunicación sean siempre redituables económicamente, cuando en realidad no deben medirse en esos términos”, comentó. Como corolario se leyó un comunicado que resume la postura de la entidad que organizó la reunión. El texto sostiene que “suspender los espectáculos para el festejo del cumpleaños de un excéntrico millonario no está de acuerdo con los tiempos que se viven en materia de debate en cuanto al rol del Estado, la inclusión social, los dineros públicos, los derechos humanos y de las oportunidades para las mayorías”.

En el Ejecutivo porteño las reacciones siguen siendo equívocas. Y el Six o’clock tea que iba a realizarse ayer en la Legislatura (y que en principio se había cancelado para no echar más leña al fuego de este escándalo) finalmente fue postergado por otra razón de Estado: el procesamiento de Mauricio Macri.

Compartir: 

Twitter
 

En la reunión se deslizó la posibilidad de que se cite a Hernán Lombardi para que explique lo sucedido.
Imagen: Guadalupe Lombardo
SUBNOTAS
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.