espectaculos

Martes, 19 de junio de 2012

CULTURA › HORACIO COPPOLA (1906-2012), FOTóGRAFO

Adiós a un maestro

Pionero del modernismo fotográfico y cronista excepcional de Buenos Aires, Coppola testimonió casi todo el siglo XX y sentó las bases de la fotografía artística en la Argentina.

Horacio Coppola, uno de los maestros fundadores de la fotografía argentina y pilar del modernismo fotográfico, murió ayer a los 105 años en la Ciudad de Buenos Aires, a la que convirtió en motivo central de su obra. Coppola fue protagonista de una época de oro dominada por un puñado de profesionales de la fotografía que se convirtieron en clásicos, como Annemarie Heinrich, Grete Stern, Anatole Saderman y Juan Di Sandro.

Nacido en Buenos Aires en 1906 en el seno de una familia de inmigrantes acomodada, Coppola se educó en un ambiente interesado por el arte, la música, la literatura y la filosofía. Estudió Derecho en la Universidad de Buenos Aires, pero a los 21 años realizó sus primeras fotografías, en las cuales ya mostraba la preocupación por la luz y los encuadres que distinguirían su obra, con imágenes de la ciudad que luego se utilizaron para ilustrar la primera edición del libro Evaristo Carriego (1930), de Jorge Luis Borges. También participó en 1929 de la fundación del primer cineclub de Buenos Aires, del cual fue su presidente, y poco después realizó su primer viaje a Europa, del que regresó con una cámara Leica de la que nunca más se separó.

En su segundo viaje a Europa, en 1932, se instaló en Berlín para estudiar en el Departamento de Fotografía de la Bauhaus, dirigido por Walter Peterhans. En esa ciudad realizó el film Traum (1933), junto a Walter Auerbach, y colaboró en el Studio ringl + pit con la fotógrafa alemana Grete Stern, quien sería su primera esposa. Ante un pedido, se dedicó a fotografiar obras de arte sumerio del British Museum y del Louvre, material reunido en el libro L’Art de la Mesopotamie (1935). También retrató a Marc Chagall, en las que se consideran las fotos más impactantes que existen del artista francés. En 1935 regresó a Buenos Aires y continuó trabajando con Grete Stern en diversos proyectos, hasta que en 1937 abrieron juntos un estudio de fotografía.

Durante esos años, Coppola centró su mirada en la ciudad y una serie de esas fotografías quedó registrada en el libro Buenos Aires 1936 (Visión fotográfica), con prefacio de Alberto Presbisch e Ignacio Anzoátegui. El álbum, realizado por encargo de la municipalidad porteña con motivo de los festejos del cuarto centenario de la fundación de la ciudad por Pedro de Mendoza, recorre, registra y retrata a la misma con una mirada entre sorprendida y cotidiana.

Con este libro, Coppola contribuyó a la difusión de su nombre y al reconocimiento de su trabajo en el país. Además filmó el cortometraje Así nació el Obelisco (1936), que se consideraba perdido hasta que fue recuperado por el historiador y coleccionista Fernando Martín Peña para una retrospectiva de su obra que organizó el Malba, en ocasión del centenario del fotógrafo. Fue su tercer film, luego de Traum y Un dique en el Sena (1934). En este período, Coppola realizó innumerables trabajos, entre los que pueden mencionarse el relevamiento fotográfico de las piezas de arqueología precolombina del Museo de La Plata y de la obra del gran artista colonial brasileño El Aleijandinho.

En los ’60, el fotógrafo se ubicó entre los primeros que encararon la realización de obras en color, y su muestra más importante tuvo lugar en 1969 en el Museo de Arte Moderno. Allí expuso una gran retrospectiva de su obra, que luego fue presentada en Austin, Texas, y en Michigan, Estados Unidos. Olvidado durante los años ’70, su obra fue “redescubierta” en la década siguiente, cuando se lo invitó a participar en la exposición Fotografie Lateinamerika Von 1860 bis Heute, que se realizó en Zurich. Entre sus exposiciones más destacadas, cabe mencionar Cuarenta años de fotografía (Museo Nacional de Bellas Artes, 1969); Mi fotografía (Fundación San Telmo, 1984); Antología fotográfica 1927-1992 (Museo Nacional de Bellas Artes, 1992) y El Buenos Aires de Horacio Coppola (Instituto Valenciano de Arte Moderno, Centro Julio González, Valencia, 1996-1997). En 2005, la Galería Jorge Mara-La Ruche exhibió las fotografías de los años ’30 en la feria de arte española ARCO.

Compartir: 

Twitter
 

Coppola también fundó el primer cineclub porteño, en 1929.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.