espectaculos

Sábado, 20 de abril de 2013

CULTURA › A LOS 87 AÑOS, MURIO AYER EL CUBANO ALFREDO GUEVARA

Icono cultural de la revolución

Fundador del Instituto de Cine de la isla y presidente del Festival Internacional de Nuevo Cine Latinoamericano, entre muchos otros cargos, fue también narrador y ensayista. Desde la gestión cultural proyectó un panorama de amplia creatividad artística.

El intelectual cubano Alfredo Guevara, fundador del Instituto de Cine de la isla y presidente del Festival Internacional de Nuevo Cine Latinoamericano, falleció ayer en La Habana, a los 87 años, como consecuencia de un infarto. Sus escritos literarios y ensayísticos lo convirtieron en uno de los intelectuales más reconocidos de su país tras el triunfo de la Revolución Cubana.

La vida de Guevara estuvo estrechamente ligada a Fidel Castro, a quien conoció en sus años universitarios, etapa en la que participó en las protestas estudiantiles contra el régimen de Fulgencio Batista. Dirigente clandestino de esos grupos en La Habana, estuvo en prisión en los años previos al triunfo de la revolución castrista.

Nacido en La Habana el 31 de diciembre de 1925, fue embajador de la isla ante la Unesco en 1983 y había recibido la Orden Comendador de la Legión de Honor, máxima condecoración que otorga el gobierno de Francia.

Su actividad en el cine comenzó en la década del 50, como asistente de producción de directores como Manuel Barbachano y Luis Buñuel. Por esos años, participó también en la fundación de la Sociedad Cultural Nuestro Tiempo, institución que agrupó a la vanguardia de los intelectuales cubanos de mediados del siglo pasado.

Desde la presidencia del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic), cargo que ocupó durante 30 años, Guevara potenció, a través del cine, un clima de amplia creatividad artística en relación con la música, las artes plásticas, la literatura y la danza.

Durante su primera etapa al frente del Instituto de Cine de la isla apadrinó la creación del Grupo de Experimentación Sonora del Icaic en 1969, plataforma en la que se gestó el Movimiento de la Nueva Trova cubana, a la que se integraron notables músicos como Silvio Rodríguez y Pablo Milanés.

Guevara fue miembro del Consejo Ejecutivo de la Unesco, vicepresidente del Comité Intergubernamental para el Decenio del Desarrollo Cultural, miembro del Comité de Honor Internacional por el Centenario del Cine y organizador de su Reunión Regional Latinoamericana.

En los años sesenta fundó la Cinemateca de Cuba, que guarda la más importante memoria gráfica sobre el cine latinoamericano y la revista Cine Cubano, la más antigua en su especialidad en el continente. Fue en esa etapa que se rodaron clásicos cinematográficos como Lucía (1969), de Humberto Solás, y Memorias del subdesarrollo (1968), de Tomás Gutiérrez Alea, esta última considerada una de las grandes películas latinoamericanas.

En la actualidad presidía el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana y era miembro del Consejo Superior de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, órgano rector de la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños (La Habana). Hasta el final de sus días se lo solía ver en los actos del festival, celebrado tradicionalmente en diciembre.

Desde la oficina del Festival de La Habana, se informó que, siguiendo el deseo de Guevara, sus restos serán cremados y esta tarde serán esparcidas sus cenizas en la escalinata de la Universidad de La Habana, en el marco de una ceremonia íntima.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.