espectaculos

Lunes, 30 de noviembre de 2015

CULTURA › FESTIVAL INTERNACIONAL DE VIDEOARTE, DESDE HOY HASTA EL MIéRCOLES

Una disciplina sin límites

Artistas de casi 60 países de los cinco continentes presentaron 820 trabajos, de los cuales se hizo una selección. El encuentro se desarrollará en el Museo del Libro y de la Lengua y en la Biblioteca Nacional, con entrada gratuita.

 Por María Daniela Yaccar

“Proponemos divulgar un lenguaje contemporáneo para abreviar la brecha existente entre la producción artística actual y el público en general”, dicen los organizadores del Festival Internacional de Videoarte (FIVA), cuya quinta edición se desarrollará desde hoy hasta el miércoles. Se trata de un evento único en sus características en el país. Artistas de casi 60 países de los cinco continentes han presentado 820 trabajos, de los cuales se hizo una selección. El público podrá ver esa selección y el miércoles se realizará el acto de premiación a los ganadores. “Somos muy buenos convocando artistas. Es increíble la cantidad de videos que vimos. Nuestro objetivo es que venga la gente a verlos”, sostiene a Página/12 Soledad Sánchez, organizadora junto a Hernán Raggi y Marcela Andino.

Con entrada gratuita, las obras se podrán ver hoy en el auditorio David Viñas del Museo del Libro y de la Lengua (Avenida Las Heras 2555) y mañana y pasado en la sala Jorge Luis Borges de la Biblioteca Nacional (Agüero 2502). En esta oportunidad el jurado estará integrado por Nekane Aramburu (España), Carlos Trilnick (Argentina) y Brian Mackern (Uruguay). “El eclecticismo es nuestra bandera”, define Sánchez. “Valoramos la calidad, pero en términos de contenido somos muy abiertos. La programación es variada. Hay videodanza, obras más ligadas al documental y obras políticas, que se dan en Latinoamérica sobre todo. Aparecen la temática del medio ambiente, la política internacional, y en cuanto a técnicas, hay de todo tipo”, describe. Se verán trabajos de la Argentina, Japón, México, España, Hungría, Alemania, Dinamarca, Serbia, India, Pakistán, Polonia, Tailandia, Chile, Perú, Holanda y Colombia, entre otros países.

Nacido a mediados de los sesenta, el videoarte ha ido “ganando espacio y prestigio dentro de la escena artística”. Raggi y Sánchez, que son pareja, visitaron Cuba en 2009 y descubrieron que allí funcionaba un festival dedicado a la disciplina. Se propusieron crear uno en Buenos Aires. La primera edición ocurrió en el partido de Almirante Brown. Posteriormente, con el apoyo de Gabriel Patrono, fundador de La Nave de los Sueños, apareció la posibilidad de desarrollar el FIVA en la Biblioteca Nacional. “Comenzó como un espacio de difusión de esta disciplina. Nos parecía que el videoarte era muy democrático. Cualquier joven con un celular en la mano puede hacer videoarte, porque no requiere de una técnica determinada. Algunos están hechos con teléfonos y prácticamente sin edición. Nos parecía que tenía que conocerse”, explica Sánchez.

Pero entonces, ¿cómo se puede definir al videoarte? “Es tan abierto... no hay un límite”, reconoce la artista. “Unos dicen que es una cosa y otros otra. No hay una definición tajante. Con una foto al lado de otra podés hacer videoarte. Yo diría que es un audiovisual con una cosa conceptual fuerte. Tiene que haber imagen, sonido –que en realidad, puede no estar– y una idea conceptual. Algunos son más estéticos, otros brutalmente conceptuales”, sostiene. “Hay obras que son más cinematográficas pero que no tienen que ver con el cine tradicional, porque no son tan lineales, sino más abiertas. El videoarte tiene mucho que ver con las sensaciones.”

Aunque se desarrolla en la Argentina hace más de 50 años, sigue siendo un desafío acercar al público al videoarte. Tal vez sea porque el concepto es tan amplio como decía Sánchez, tal vez porque tampoco es del todo conocido, por más que, en tiempos de hiperconexión, se esté en contacto con videos todo el tiempo. “Somos muy buenos convocando artistas. Es increíble la cantidad de videos que vimos. No llegan a ver esa cantidad los organizadores de festivales con años de trayectoria en Europa. Pero nos cuesta convocar a la gente a verlos. Nos interesa aclarar que se puede entrar y salir de la sala cuando se quiera. Son obras cortas en general”, se explaya Sánchez.

El FIVA funciona como una pantalla de la escena del videoarte internacional que alienta a sus hacedores. En el país es la primera vez que se desarrolla con continuidad una movida dedicada a esta disciplina y de carácter global. Desde su segunda edición adquirió apoyo del INCAA y fue declarado de interés cultural por la ciudad de Buenos Aires, mediante la Ley de Mecenazgo. Hoy la programación comienza a las 15, mañana a las 10 (con un taller a cargo de Carlos Trilnick) y el miércoles también a las 10 (con una charla de Brian Mackern). La información completa sobre la programación se encuentra en www.fivafes tival.com.ar

Compartir: 

Twitter
 

Not far from here (Tessa Garland), de Reino Unido.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.