espectaculos

Martes, 1 de diciembre de 2015

CULTURA › A LOS 75 AñOS, MURIO LA ESCRITORA Y SOCIOLOGA FEMINISTA FATIMA MERNISSI

Una voz que quiso descorrer los velos

Ganadora del Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 2003, Mernissi fue una figura que activó a conciencia para derribar los mitos y prejuicios que rodean a la mujer en la sociedad musulmana. Para ello estudió el Corán y dio otra visión de Mahoma.

 Por Silvina Friera

Nadie como esa niña marroquí nacida en un harén, de personalidad arrolladora y risueña, intuyó la importancia de la palabra como formidable arma de argumentación en el horizonte de su existencia. Una de las primeras grandes lecciones se la impartió su propia madre analfabeta: no quería tener una hija sumisa, “educada para sonreír” y perpetuar la dominación. “Está claro que la entrada del Islam en la modernidad vendrá de la mano de la mujer, el motor dinámico que vencerá el sistema patriarcal”, afirmaba la escritora y socióloga feminista Fátima Mernissi, referente en el mundo árabe por sus escritos sobre el papel de la mujer en las sociedades árabes e islámicas, que murió ayer a los 75 años en Rabat, capital de Marruecos, según informó la socióloga marroquí Sumaya Naaman Guesus a la agencia EFE. La autora de obras fundamentales como Sexo, ideología e Islam y El harén político: el profeta y las mujeres –donde explicó cómo Mahoma se esforzó en ayudar a las mujeres y cómo fueron manipuladas sus palabras a lo largo de la historia– ganó el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 2003, galardón que compartió con la escritora estadounidense Susan Sontag.

“Nací en 1940 en un harén de Fez, ciudad marroquí del siglo IX, cinco mil kilómetros al oeste de La Meca y mil kilómetros al sur de Madrid, una de las peligrosas capitales de los cristianos. Mi padre decía que con los cristianos, al igual que con las mujeres, los problemas empiezan cuando no se respeta la frontera sagrada o hudud. Yo nací en pleno caos, porque ni los cristianos ni las mujeres respetaban las fronteras.” Así comienza Sueños en el umbral: Memorias de una niña del harén (1996), “una falsa autobiografía” de Mernissi en la que narra su infancia en esa casa de Fez en donde vivían sus abuelos –paterno y materno con sus esposas–, tíos, primos y otros familiares. Hasta los 20 años habló sólo árabe, su lengua materna y paterna. Pronto comprendió, al ingresar a la universidad para estudiar Ciencia Política, alentada por su madre, que debía aprender otros idiomas. Continuó sus estudios en Francia y obtuvo el doctorado en sociología en la universidad de Brandeis, en Estados Unidos.

Al regresar a Marruecos hizo “la gran Mernissi”: se puso a estudiar las diferentes versiones del Corán y luego arremetió con los resultados de esa minuciosa aventura que implicó dinamitar varias capas de prejuicios y malentendidos. El profeta Mahoma había sido un hombre feminista y progresista para su época. No fue él, sino otros hombres, quienes empezaron a considerar a la mujer como personas de segunda categoría. Esta teoría es la que desplegó en El harén político, libro prohibido en Marruecos hasta hoy. Otro ensayo de la escritora y socióloga marroquí que también fue censurado es El velo y la elite masculina (1987). Fue una de las primeras intelectuales en afirmar públicamente que la educación de la mujer en los países en vías de desa- rrollo es el mejor anticonceptivo que existe. Y también dijo que al obligar a la mujer a ponerse un velo, el hombre se pone otro que le impide ver el mundo. “Es la primera mujer que tuvo la gran valentía de tratar varios temas considerados como tabúes sobre la interpretación del Corán y los libros de la tradición islámica”, destacó la socióloga Sumaya Naaman Guesus, y agregó que la obra de Mernissi es “un ejemplo a seguir para las generaciones venideras”.

La autora de Sultanas olvidadas (1990), Marruecos a través de las mujeres (1991), El hilo de Penélope (2004), El miedo a la modernidad: Islam y democracia (2007) y El amor en el Islam (2008), por mencionar apenas un puñado de títulos, se desempeñó como profesora en la universidad Mohamed V de Rabat y formó parte del Grupo de Sabios para el Diálogo entre Pueblos y Culturas –seleccionado por la Comisión Europea para reflexionar sobre el futuro de las relaciones euromediterráneas–, junto al escritor y semiólogo italiano Umberto Eco y el filósofo egipcio Ahmed Kamal, entre otros. Mernissi rehusaba caer en la trampa de una presunta incompatibilidad entre el Islam y la democracia. En una entrevista en 2008, ante el señalamiento de que la tecnología también es una vía de conexión entre terroristas, la escritora marroquí respondía: “¡Pero si muchos de los terroristas provienen de Europa misma! Para mí, la cuestión es averiguar cuál es la semilla y la tierra, el caldo de cultivo que lo produce. Necesita nacer y crecer como las plantas. Lo resolveremos si sabemos por qué sucede, no con tópicos como que todos los terroristas son musulmanes”.

Compartir: 

Twitter
 

Mernissi sostuvo que Mahoma fue un hombre feminista y progresista para su época, luego malinterpretado.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.