espectaculos

Viernes, 23 de abril de 2010

HISTORIETA  › AMASALA, EL NUEVO LIBRO DE GUSTAVO SALA

Un mundo con reglas propias

El nuevo trabajo del marplatense compila viñetas de toda su trayectoria, sin ningún orden en particular, esta vez sin la intervención de su colorista Humberto Miranda. En blanco y negro, el historietista igual copa cada cuadrito.

 Por Andrés Valenzuela

Sala cata la pala. “¡Da alas!”, canta y acaba Amasala. Escribir toda una reseña utilizando sólo la vocal “a”, como Gustavo Sala titula sus libros cada vez que puede, sería un modo tan bueno como cualquier otro para describir el delirio insuperable que el marplatense construyó pacientemente a lo largo de años y que aparece plasmado en su nuevo libro. Superada la tentación (riesgosa para la psique del lector y del escriba), lo mejor es meterse de lleno en sus páginas.

De Sala se dicen muchas cosas. En el prólogo de Bola Triste, su libro anterior, Juan Sasturain asegura que el marplatense es desmesurado y copa el cuadrito. En el prefacio de Bife angosto, el editor del Suplemento NO de este diario, Mariano Blejman, destaca que Sala embarra las figuras rockeras para hacerlas más cercanas y digeribles. Alguna jovencita sensible lo rechazará “por guarango” y una vieja conservadora preguntará “por qué no se busca un trabajo de verdad”. Pero vale la pena decir que el historietista desarrolló un estilo que excede sobradamente al muchacho que sólo dibuja simpatiquísimas guarangadas. Sasturain acierta: Sala no sólo no deja hueco de la viñeta sin cubrir con algún detalle delirante y grotesco. También tiene razón Blejman. Pero hay más.

Amasala tiene la virtud del corte temporal transversal: incluye tiras de todos los tiempos de la carrera del marplatense, de 1998 a la fecha. Del modo más despojado posible (el blanco y negro), permite entender cómo Sala fue evolucionando del pibe que hacía fanzines al profesional destacado que es hoy, que comparte cartel con grandes figuras en la revista española El Jueves y que este año verá publicados cuatro libros con su nombre en los créditos.

Eso sí, las páginas, viñetas y tiras no se ordenan cronológicamente. Ni siquiera se trata de una lógica temática. Incluye material de distintas épocas, desde el ya legendario libro Falsalarma (agotado al punto de ser casi un mito urbano) hasta los Picado Grueso hechos para Fierro. Pero es una odisea identificar los períodos de cada chiste, pues el autor rara vez data sus trabajos. “Ordené las páginas y las tiras de forma totalmente caprichosa”, confiesa a Página/12. “No me pidan orden, mi estado natural es el quilombo.” Para poner orden a su trabajo está su asistente y colorista, Humberto Miranda, que esta vez se salvó de agarrar las témperas, pero no de escanear el material que dormía en los cajones.

Sin embargo, la aparentemente caótica vida de Sala guarda cierto orden, que se trasluce también en sus historietas. Cualquiera que charle con él se sorprenderá con cuán centrado que es (nada de drogas, porque asegura en las entrevistas que no tiene “ni los recursos materiales ni mentales” para eso). El dibujante monta en sus relatos una estructura invisible muy sólida y construye mundos con una lógica interna fuerte y cerrada que sólo es posible atisbar en estos tomos recopilatorios, pero apenas se puede intuir ante la publicación periódica.

Si en El baño era posible distinguir una narración circular que siempre volvía al origen, aquí se puede entrever un mundo con sus propias reglas. Un universo donde un orificio anal puede ser la entrada a otro mundo paradisíaco (“un culo hermoso”, en verdad). Es una dimensión donde lo escatológico es ley y una obra en la que Sala reconstruye las frases hechas, graficándolas en su literalidad: así, un tipo no tiene cara, otro echa a una tal Gladys de su cabeza y a Alejandra Pradón se le escapa una teta (y tiene que correrla por la plaza). El gran secreto del marplatense está en que tras sus chistes aparentemente locos hay mucha inteligencia. Y mientras algunos le digan “andá a lavar la chata”, otros exclamarán “¡alta masa, Sala!”

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.