espectaculos

Jueves, 7 de agosto de 2008

DANIEL CANUTI Y LOS LANZAMIENTOS DE LA EDITORIAL ABRAZOS BOOKS

Una teoría para el baile y el abrazo

Alguna vez fue ingeniero mecánico, pero el tango modificó su destino para siempre. Su editorial ya cuenta con una selección de títulos que analizan la danza desde lo técnico y lo físico, pero también en lo psicológico y sociológico.

 Por Carlos Bevilacqua

Lo que pasa con el tango danza es paradójico. Si bien es el responsable directo o indirecto de la nueva movida tanguera, los medios y los académicos casi no lo consideran como materia de análisis. ¿Es tan inasible la teoría de la danza o sus protagonistas no son lo suficientemente metódicos? ¿Cuánto influye la inercia de relevar más la música, el canto y la poesía? ¿Se estará exacerbando la cultura de la mística hasta el lugar común? Más allá de las posibles explicaciones, la joven editorial Abrazos Books viene saldando la deuda con títulos que exploran el fascinante mundo que genera una pareja en movimiento. Desde un enfoque meramente técnico, este peculiar sello editó en 2004 un Glosario de Tango Danza con más de 300 términos reunidos y definidos por el periodista Gustavo Benzecry Sabá. Además de fotos ilustrativas, el libro incluye una aproximación a los diferentes estilos que surgieron en trece décadas de firuletes. El mismo autor publicó dos años después La pista del abrazo, compendio de la técnica clásica del tango de salón con interesantes capítulos sobre la creatividad. Pero tal vez el aporte más original de esa obra sea la recopilación y justificación de 36 “códigos milongueros”, esas reglas tácitas que conviene conocer para disfrutar más del baile. Ya en afán más psicoanalítico, los cuentos de Graciela López compilados en Mariposas en la pista indagan desde la ficción en el sentir de los bailarines anónimos que a diario pueblan las milongas porteñas. En Tango y género, en cambio, la psicoterapeuta Magalí Saikin incluye al baile, pero no se detiene sólo en él, al desarrollar sus teorías sobre los roles que asumen hombres y mujeres en el imaginario tanguero.

El hombre detrás de estos libros es Daniel Canuti, un ingeniero mecánico cordobés que a poco de empezar a bailar como aficionado decidió que quería hacer de su vida algo diferente a partir del tango. Sin saber bien en qué consistiría ese “algo diferente”, en 1998 dejó sus empleos de ingresos seguros para irse a conocer las milongas de Stuttgart, Alemania. En una de ellas fue que tuvo la idea de editar por primera vez en alemán el libro del bailarín Rodolfo Dinzel El tango, esa ansiosa búsqueda de la libertad, uno de los intentos más serios por describir la mecánica del baile. A esa publicación inaugural le siguieron las versiones del mismo título en inglés e italiano. Canuti consolidó su línea editorial con las traducciones al italiano y al alemán de dos libros de temáticas similares pero más modernos: Tango, estructura de la danza (1 y 2), del musicólogo y docente de baile Mauricio Castro. “Al principio recorría toda Alemania con un autito lleno de libros que iba vendiendo en las milongas, pero tenía que conseguirme alguna cama de favor, porque si no perdía en hoteles lo que ganaba con los libros”, cuenta. Con el tiempo se radicó en Alemania, se formó más como bailarín y empezó a dar clases de baile, pero sin descuidar la editorial. Fue así como logró publicar en idiomas extranjeros otros títulos de alto voltaje tanguero como El bazar de los abrazos (radiografía de la fauna milonguera sutilmente interpretada por la psicoanalista Sonia Abadi), en alemán, y Construir y destruir, tango sin fronteras (relectura de la danza con parámetros de la arquitectura, por Laura Sasso), en italiano. En total lleva publicados 31 títulos, de los cuales 19 tratan diferentes aspectos del baile de tango.

El mercado europeo, pero en particular el alemán, es el que más libros de Abrazos demanda. “Coinciden una serie de factores”, explica Canuti. “En principio, el tango implica un tipo de abrazo y un contacto físico que ellos no tienen en lo cotidiano. Por otro lado, al ser una danza popular no es elitista, pero como también es compleja resulta atractiva para todo aquel que acepta desafíos. Tampoco hay que olvidar que muchas personas tienen las necesidades materiales resueltas y disponen de más tiempo libre como para profundizar en cada tema.”

Si bien para aprender a bailar no es necesario leer nada sino más bien experimentar la danza en forma directa, un texto puede ser muy útil para entender qué pasa al bailar y para potenciar la creatividad. Pero la transmisión de nociones coreográficas por escrito no es un proceso sencillo. Así lo ve Canuti: “Es muy difícil conceptualizar el baile porque es una reacción emocional ante la música y el lenguaje es un hecho racional. No obstante, en los últimos años el lenguaje docente evolucionó más que la danza y es el que permitió la gran difusión que hoy muestra el tango como baile”. Mirando al futuro, tiene en carpeta varias ediciones y sueña con estar en la Feria del Libro de Frankfurt de 2010. La exposición, considerada la más grande del mundo, estará dedicada ese año a la Argentina, en conmemoración del bicentenario de Mayo.

Compartir: 

Twitter
 

En 1998, Canutti dejó sus empleos de ingresos seguros para irse a conocer las milongas de Alemania.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.