espectaculos

Jueves, 16 de diciembre de 2010

EL HOMBRE DE AL LADO FUE LA GRAN GANADORA DE LOS PREMIOS SUR

Una noche de reconocimientos para el mejor cine argentino

La Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de la Argentina, cuyo presidente es Juan José Campanella, distinguió lo mejor de la producción local del año. La película de la dupla Gastón Duprat-Mariano Cohn se llevó seis galardones. El mural ganó en los rubros técnicos.

 Por Oscar Ranzani

La Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de la Argentina, cuyo presidente es Juan José Campanella, dio a conocer los resultados de la votación de sus 243 miembros para los Premios Sur, que distinguen a lo mejor de la producción local del año y que se entregaron el martes por la noche en el Espacio Incaa Km 0 Gaumont. La gran ganadora fue El hombre de al lado, de la dupla Gastón Duprat-Mariano Cohn, que se llevó seis galardones: Película, Dirección, Guión Original, Actor Protagónico y Actor Revelación (Daniel Aráoz) y Música Original (Sergio Pángaro). De esta manera, el film que marcó la consagración de Aráoz como actor dramático cierra un año exitoso, ya que fue elegido por la misma Academia como el representante argentino para los Premios Goya, considerados los Oscar españoles, que se entregarán en febrero de 2011. Y viene de realizar un importante recorrido internacional que comenzó en el Festival de Sundance 2010 –considerado la Meca del cine independiente–, donde obtuvo el Premio a la Mejor Fotografía, además de haber sido muy bien recibido también en los festivales de Toulouse y Lleida, entre otros.

Gastón Duprat agradeció la distinción a Mejor Director. “La película tuvo dos directores y yo soy sólo uno, no los dos. Mariano está filmando afuera y no pudo estar. Lo quiero compartir con nuestro pequeño grupo de colaboradores porque en nuestras películas todos hacemos un poco todo”, señaló Duprat. Casi sobre el final de la ceremonia, el productor del largometraje de Cohn-Duprat, Fernando Sokolowicz, señaló: “Quiero agradecerle a la Academia por todo lo que viene haciendo. Estos aires nuevos que hay en la Academia se están notando; también al Instituto de Cine y a su presidenta, Liliana Mazure, por el acompañamiento. Después, a toda la industria, a todos los demás productores y directores y a todos los que han hecho películas este año que realmente ha sido un esfuerzo muy grande para todos”. Luego, el productor mencionó anécdotas “de esfuerzo y, a veces, de no esfuerzos”, que fueron sucediendo desde el estreno. “Esto que estamos recibiendo ahora, que es un premio por el que estamos muy contentos y emocionados, también significó que en el momento del lanzamiento, como en todas las películas, tuvimos los problemas normales, tales como no poder estar en el Hoyts Abasto, en Caballito ni Flores, estar en la mitad del Cinemark Palermo. No obstante eso, el público, el boca a boca y la gente nos acompañó y hoy podemos estar todos disfrutando este momento. Así que les agradecemos y estamos muy emocionados”, expresó Sokolowicz, quien subió al escenario con casi todo el equipo de El hombre de al lado para celebrar el Premio Sur a la Mejor Película de Ficción.

La película focaliza en un conflicto entre dos vecinos; uno de ellos (el personaje de Aráoz) intenta instalar una ventana frente a la del otro. Una discusión, en apariencia trivial y pequeña, va in crescendo, y generando más problemas y discusiones, y termina desnudando las miserias humanas, sobre todo las del personaje que compone Rafael Spregelburd. Sin duda, fue el papel más importante de Aráoz en su trayectoria como actor. Y así lo hizo saber el mismo artista cuando fue a recibir el Premio Sur a la Revelación. En su discurso, no faltó su clásico tono simpático. “Es el primer premio que recibo como actor en toda mi vida. Me pone muy feliz el reconocimiento. Lo de ‘revelación’ se los debo, pero en cualquier momento rejuvenezco y vuelvo para dejarles un poco lo que es la revelación”, ironizó, luego de hablar seriamente. Pero la gran noche de Aráoz no terminó allí, ya que también conquistó el Premio Sur al Mejor Actor Protagónico. Entonces, subió al escenario del Gaumont por segunda vez. “Esto sí que no me lo esperaba. Gracias a todos ustedes: la familia del cine. Espero llegar para quedarme y ofrecer mi sensibilidad, mi emoción y mi trabajo como actor. Me siento muy emocionado”, confesó Aráoz públicamente y agradeció a todos los miembros del equipo por “poder hacer esta película, darme la oportunidad de demostrar que puedo actuar y hacerlo con toda la fuerza”. Los hechos le dieron la razón.

Otro que también subió al escenario fue Andrés Duprat, guionista de la película y hermano de Gastón. Agradeció al equipo de la película “porque, por suerte, mi guión se vio enriquecido por los dos directores, por Daniel Aráoz y Rafael Spregelburd. Cada uno tuvo su aporte y juntos hicieron que el guión creciera. También quiero agradecer a Fernando Sokolowicz, que permitió dar un marco de creatividad muy lindo y creo que hoy desemboca en este premio”, dijo el guionista.

Pero la noche no fue solo de El hombre de al lado, ya que hubo otras premiaciones. La otra película que tuvo una muy buena performance fue El mural, de Héctor Olivera, que recrea, en clave de ficción, las relaciones pasionales y traiciones que se produjeron tras la llegada a la Argentina del gran muralista mexicano David Alfaro Siqueiros, quien viajó en 1933 a pintar el famoso mural Ejercicio plástico en la quinta de Natalio Botana (que hace unas semanas fue reinaugurado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el presidente mexicano, Felipe Calderón, luego de haber sido sometido a un riguroso proceso de restauración). Como se trata de una película de época, los rubros en los cuales ganó El mural son técnicos: Fotografía, Montaje, Dirección de Arte, Diseño de vestuario y Maquillaje y Caracterización.

Como Mejor Actriz Protagónica fue elegida Erica Rivas por su composición en Por tu culpa (Anahí Berneri) de una joven madre que acaba de separarse y que, desbordada por la situación, no logra ponerles límites a sus dos pequeños hijos, que juegan bruscamente, uno de los cuales termina lastimado, y ella, acusada de violencia familiar por las autoridades del hospital adonde lo lleva para asistirlo. Claudia Fontán fue elegida como Mejor Actriz de Reparto por Igualita a mí, mientras que Julieta Zylberberg fue distinguida como la Mejor Actriz Revelación, por su gran composición en La mirada invisible (Diego Lerman) de una preceptora reprimida que tiene fantasías sexuales en el baño de los alumnos del Colegio Nacional de Buenos Aires, durante la dictadura, y que es la encargada de hacer cumplir el sistema perverso de disciplina que tenía esta institución educativa en los años de plomo. “Es una película muy especial y también un personaje muy especial para mí, así que me pone muy contenta que den un premio”, comentó Zylberberg. También agradeció a todos los que trabajaron en la película y “muy especialmente a Osmar Núñez por haber sido tan hermoso compañero, tan talentoso y haber compartido tanto ese talento. También a Diego por haber hecho esta película preciosa, tan sensible y delicada y haber confiado en mí y regalarme este personaje tan generosamente”, precisó la actriz surgida en el programa televisivo Magazine for fai, de Mex Urtizberea.

La Mejor Opera Prima fue Sin retorno, de Miguel Cohan. “La verdad es que estaba preparado para sufrir mucho el rodaje y la pasé muy bien, y eso es gran mérito del equipo y del elenco, a los cuales les quiero agradecer muy especialmente porque hicieron un trabajo increíble, por haber aceptado hacer la película y por lo que entregaron en el rodaje”, sostuvo Cohan. Como Mejor Actor de Reparto ganó Martín Slipak, quien compuso en Sin retorno a un joven hijo de padres profesionales que una noche atropella con su auto a un ciclista, huye sin ayudar al accidentado y busca tapar los hechos mintiendo y simulando que le robaron el auto. Como Mejor Guión Adaptado ganaron Rodrigo Grande y el recordado Roberto Fontanarrosa, autores de Cuestión de principios. “Yo creo que la película empezó con el sueño de una ver en una pantalla mi nombre abajo del nombre del Negro y que dijese: Guión Roberto Fontanarrosa y Rodrigo Grande. Para mí eso ya era increíble. Que encima me dé el premio Daniel Aráoz... El día que murió el Negro nos juntamos a llorar juntos y fue como el sostén en Buenos Aires porque yo estaba muy solo acá en la ciudad y él me dijo ‘Venite para acá’. Encima ustedes creen que el guión estuvo bien. Una linda noche”, admitió Grande.

Como resumen de la ceremonia quedan un dato y tres hechos. El dato es que Carancho era la película más nominada (once categorías) y no ganó ningún Premio Sur de la misma Academia que la designó como la representante argentina para competir por una plaza en la categoría Mejor Película Extranjera de los Oscar 2010. Los tres hechos: el discurso de Campanella, en el que valoró la Ley de Cine pero pidió por las modificaciones necesarias, entre otros temas (ver recuadro); el comienzo de lujo con Daniel Rabinovich y Marcos Mundstock realizando una presentación al mejor estilo Les Luthiers pero con temática cinéfila (ver recuadro); y el mal momento que vivieron Graciela Borges y muchos de los presentes cuando en el institucional “In memoriam”, donde se recordó en un video a los artistas fallecidos durante 2010, se mostró a Gabriela David, Santiago Carlos Oves, Aníbal Di Salvo, pero no se mencionó a Raúl de la Torre. “Quizás es mi corazón el que tiene la impresión de que nos olvidamos de Raúl de la Torre. Como es alguien que nos dio tanto y para toda la cinematografía también, le debemos un aplauso”, dijo Borges. Y la respuesta fue unánime: un aplauso ensordecedor.

Compartir: 

Twitter
 

Gastón Duprat, uno de los directores de El hombre de al lado, celebra una de las distinciones obtenidas.
Imagen: Jorge Larrosa
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.