espectaculos

Sábado, 9 de abril de 2011

BAFICITO PARA LOS MAS CHICOS

Desafío a la rutina

 Por Andrés Valenzuela

Desde su aparición dos ediciones atrás, el “Baficito” se convirtió en uno de los espacios más valiosos del Bafici. Dedicados a los más chicos, los films que se pueden ver en esta sección rompen con las estéticas y narrativas que –con la honrosa excepción de Paka Paka– dominan los canales de cable que apuntan a esa franja. Aquí hay largometrajes, cortos, talleres y hasta funciones al aire libre. Este año la presencia argentina estará exclusivamente entre los cortos de la sección, con cinco trabajos nacionales y dos coproducciones con Italia. El plato fuerte son los largometrajes, en que dominan francobelgas y daneses.

Las películas francófonas incluyen a A pas de loup, Allez, raconte!, y Eep! La primera es sin ninguna duda la más conmovedora de la sección. El director Olivier Ringer pone su cuerpo y el de su familia al frente de una historia que critica a los padres descuidados. Tiene a una excepcional Wynona Ringer como protagonista excluyente, interpretando a una nena de seis años que cree –con bastante acierto– que sus padres no le prestan ninguna atención y aprovecha una típica escapada al campo un fin de semana para huir y hacer su propio camino. Destaca por sus climas y su capacidad para poner al espectador en la piel de esta chica solitaria, pero de gran entereza.

Allez, raconte! es uno de esos casos que demuestran la fortaleza de un mercado editorial y audiovisual sólidos. Originalmente una historieta para chicos (por Lewis Trondheim y José Parrondo), fue adaptada luego a la TV y llegó al cine con esta peli. Trata de un padre que cuenta historias a sus hijos antes de dormir y al que sus hijos meten a competir en un concurso de narración oral televisado. Como una sucesión de muñecas rusas, incluye pequeñas historias dentro del relato mayor, que a su vez incluye varias subtramas. Pese a la complejidad, es tan clara la narrativa que se sigue perfectamente.

Eep! parte de una idea extraña: un amante de las aves encuentra en una recorrida campestre una pequeña niña con alas de pájaro. Esa es la tesis de su esposa, al menos, pues él sostiene que se trata de un pájaro con cuerpo de niña. Claro, cuando llega el otoño la criatura decide migrar. La pareja decide seguirla y la película se convierte en una road movie para chicos, en la que incluso una niña escapa un tiempo de su casa y un bombero pierde la confianza en su talento como rescatista.

Los dos films daneses muestran una sólida técnica de animación. The Apple and the Worm (“La manzana y el gusano”) presenta a una manzana ególatra que es expulsada de su árbol cuando una gusanita va a vivir dentro suyo. Empieza su periplo intentando primero volver al árbol y luego encontrar su lugar en un mundo que cree hostil. Tiene un buen guión y varios pasajes interesantes. The Great Bear (El gran oso) hace recordar por su técnica a las primeras producciones de Pixar. Aquí, dos hermanos se pierden en un bosque antiquísimo y se sienten obligados a solucionar sus conflictos antes de volver a casa. Curiosamente, las dos películas danesas tienen cierta resonancia religiosa. La primera, desde las figuras de la manzana y el gusano (que se parece mucho a una serpiente), y desde la idea del forzado exilio del Paraíso. La segunda al retratar un conflicto entre un cazador y un oso gigante, que recuerda mucho a la parábola de Herman Melville en Moby Dick.

La principal dificultad del Baficito sigue radicando en el idioma, pues las películas no están dobladas sino subtituladas, algo que puede complicar el disfrute de algunos chicos.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared