espectaculos

Miércoles, 13 de junio de 2012

OPINION

El Chivo

 Por Litto Nebbia

Horacio “Chivo” Borraro fue y será en las eternas grabaciones que nos ha dejado, uno de los más grandes saxofonistas que tuvo el jazz argentino. Notable improvisador con un sonido personal dentro de la raíz coltraneana. También clarinetista, dibujante, escritor, fotógrafo, pintor, arquitecto... Un artista múltiple.

Noble persona, gran humildad, mucho humor. Eso era el Chivo. Perteneciente a la generación de músicos argentinos de jazz de los años ’60: la época más creativa y personal de este género en nuestro país, a mi gusto personal. Con solo recordar el accionar de algunos entrañables improvisadores, compositores & arregladores, queda todo más claro: Lalo Schifrin, Gato Barbieri, Baby López Furst, Enrique “Mono” Villegas, Rodolfo Alchourron, Néstor Astarita, Horacio Malvicino, Roberto “Fats” Fernández, Jorge “Negro” González, Gustavo Bergalli, Horacio Larumbe, por solo citar un manojo de ellos y disculpando que no haga mención más exhausta de todos ellos.

Horacio “Chivo” Borraro nació el 6 de octubre de 1921 y se fue ahora nomás, el 30 de mayo de este 2012.

Perteneciendo a otra generación, tuve la suerte de conocer al Chivo y hasta participó en un disco mío, allá por los años ’70. Me llevaron de la mano mis amigos y compañeros musicales de ese tiempo, el contrabajista Jorge González y el baterista Néstor Astarita.

Antes de irme al exilio mexicano en 1978, recuerdo que escuchaba unos programitas de jazz en vivo que había los domingos al mediodía por la vieja Radio Municipal. Una de esas, la locutora anuncia....“y ahora escucharemos al quinteto del saxofonista Horacio ‘Chivo’ Borraro interpretando su obra ‘SuiteTrane’ dedicada al músico John Coltrane”. Era tremenda. Yo en esa época andaba de aquí para allá con un grabadorcito a casete que tenía también radio. Así es que cuando pasaban algo lindo enseguida me lo estaba copiando. Así fue que me copié la “SuiteTrane” y me llevé entre otras cosas el casete al exilio. La cuestión que al regresar al país, después de casi cuatro años interminables, me fui corriendo a una disquería a ver si conseguía este disco. Grande mi sorpresa (y bronca), porque no existía, nadie lo había publicado. Gracias a Dios (y al Chivo) ese disco está hoy publicado por Melopea y es otra de las cosas artísticas valiosas que nos ha dejado Borraro.

También hemos publicado su libro Autobiografía de Nadie que incluye un CD de grabaciones antológicas, tocando clarinete además de saxo tenor. Y se lo puede oír improvisando en plenitud, en los dos discos que rescatamos del Quinteto de Horacio Malvicino haciendo jazz a mediados de los ’60 en programas radiales.

Su sonido permanecerá en el recuerdo a través de tantas grabaciones, pero además para los que lo conocimos nos queda el recuerdo de una gran persona, mejor compañero, todo el tiempo amistoso y siempre humilde. Y todavía nos queda un álbum por editar, que seguramente podremos sacarlo durante este año.

Good sessions, Chivo.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.