espectaculos

Miércoles, 9 de octubre de 2013

INFANCIA CLANDESTINA Y EL úLTIMO ELVIS, GANADORAS DE LOS PREMIOS CóNDOR

El cine argentino tiene buena memoria

La de Benjamín Avila fue distinguida como Mejor Película. El film de Bo se llevó siete galardones. Dedicatorias a CFK.

 Por Oscar Ranzani

La fiesta del cine argentino en el Teatro Avenida, donde se realizó la 61ª entrega de Premios Cóndor de Plata que otorga anualmente la Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina, estuvo signada por las emociones de los ganadores, muchos de los cuales se acordaron de la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, a través de palabras de aliento por el momento que debe atravesar. Uno de los más afectuosos fue Benjamín Avila, director de Infancia clandestina, ganadora del Cóndor a la Mejor Película de la temporada 2012, cuando subió a recibir el premio más importante: “Deseo de todo corazón que nuestra Presidenta se ponga bien y que podamos seguir como estábamos hasta ahora”, dijo Avila. En relación con la película también señaló: “Tenemos que estar felices por esta fiesta de cine que estamos viviendo. Y quiero agradecer a todo este equipo maravilloso que ha hecho que Infancia clandestina sea realmente la experiencia más profunda a nivel personal y profesional que he vivido”.

El film de Avila cosechó cinco premios. Y fue el gran ganador de la noche junto a El último Elvis, de Armando Bo (nieto), que conquistó siete distinciones. Como en toda premiación, hubo ganadores y perdedores: en este último rubro se ubicó Elefante blanco, de Pablo Trapero, que estaba nominada en once categorías y no se llevó ningún Cóndor.

Avila también fue considerado el Mejor Director. Para recibir el Cóndor subió al escenario con sus dos pequeños hijos. “Es increíble seguir recibiendo alegrías con esta película, seguir estando junto con todo el equipo, grandes amigos. En cuatro días se cumple un aniversario de la desaparición de mi mamá. Es para ella”, expresó el director visiblemente emocionado. Infancia... también compartió el Cóndor al Mejor Guión Original con El último Elvis. Luego de señalar que la escritura del guión, junto a Marcelo Müller, fue un trabajo arduo que realizaron entre 2002 y 2010, Avila siguió recordando a sus seres queridos: “Yo tengo un hermano que es un nieto de las Abuelas de Plaza de Mayo y que por suerte recuperamos. Somos de los pocos que todavía logramos recuperar a nuestros hermanos. Y quisiera decir con contundencia que aún hay más de 350 chicos secuestrados y los medios no lo dicen de esta manera. Los estamos buscando, los estamos esperando. Aparezcan”, expresó el cineasta. Más escueto en su discurso fue Nicolás Giacobone, co-guionista con Bo del film que relata la vida de un trabajador que se siente y vive como si fuera Elvis Presley: “Quiero agradecer al equipo de El último Elvis principalmente por jugársela por un guión que, en principio, parecía un absurdo”, comentó.

Natalia Oreiro alzó el Cóndor a la Mejor Actriz por su brillante interpretación de Charo, la protagonista de Infancia clandestina. Y también se lo dedicó “al inclaudicable trabajo de las Abuelas de Plaza de Mayo, por los cuatrocientos nietos que faltan todavía”. Como Mejor Actor fue elegido el enorme Alejandro Awada, protagonista de Días de pesca (con dirección de Carlos Sorín), donde encarnó a un padre que intenta recomponer la relación con la hija que abandonó. “Yo fui feliz desde mi primer encuentro con Carlos Sorín y sigo siéndolo. Esta experiencia de Días de pesca fue toda felicidad por conocimiento, por comprensión, por honorabilidad”, destacó el actor.

La mejor actriz de reparto, según los cronistas, fue Cristina Banegas, quien interpretó a la madre del personaje de Natalia Oreiro en Infancia clandestina. “Quiero decir realmente que cuando uno es un actor de reparto tiene una responsabilidad enorme porque es el que verdaderamente amplifica el valor del sujeto de la narración en la película”, expresó la gran actriz, quien luego agregó: “Por el cine argentino que está pasando un momento extraordinario y por la salud de nuestra Presidenta”. Daniel Fanego, considerado el Mejor Actor de Reparto por el villano que compuso en Todos tenemos un plan, ópera prima de Ana Piterbarg (cuyo protagonista fue el actor Viggo Mortensen), también recordó a CFK: “Desde acá quiero mandarle un gran abrazo a la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner. Un abrazo enorme de hermano, de amigo, de compañero y desearle que pronto se ponga bien, enviarle toda mi solidaridad y saludos a toda su familia”, señaló.

Si bien El último Elvis no ganó como Mejor Película, cosechó el Premio como Mejor Opera Prima. “Les quiero agradecer mucho a los cronistas. Desde chico sé qué importante son las críticas para una película. Recuerdo a mi papá, Víctor, cuando se despertaba a las cinco de la mañana para ir a comprar el diario y leer qué decían de su película. Así que la verdad es que estoy muy agradecido por el apoyo que recibí”, dijo Armando Bo. Un rato después, su padre le hizo un mimo cuando subió a recibir el Cóndor a la Revelación Masculina, en representación del ganador, John McInerny. “No hay nada más lindo en la vida que el éxito de un hijo”, dijo Víctor Bo. El último Elvis también obtuvo los premios a Montaje, Dirección de Arte, Música original y Sonido.

Otro de los premios relevantes quedó en manos de Ulises Rosell, director de El etnógrafo, considerado el Mejor Documental. En tanto, el Mejor Guión Adaptado fue el de Cornelia frente al espejo, escrito por Eugenia Capizzano y Daniel Rosenfeld, sobre el cuento homónimo de Silvina Ocampo. La Revelación Femenina fue Ana Fontán por su interpretación de una joven autista en El pozo. Días de pesca también conquistó el Cóndor a la Mejor Fotografía. La revolución es un sueño eterno, de Nemesio Juárez, fue premiada en el rubro Vestuario. Y como Mejor Cortometraje fue elegido Crónica de la muerte de Paco Uribe, dirigido por Santiago Canel.

Hubo varios homenajes en la ceremonia de los Cóndor de Plata: a las actrices Dora Baret y María Concepción César, a la directora Eva Landek, al actor Oscar Rovito y a la periodista Adela Montes. También se entregó un Premio Especial a Aníbal Uset, director de Rock hasta que se ponga el sol, del que se cumplen cuarenta años de su estreno, y a Héctor Olivera, productor de ese film y director de Buenos Aires Rock, que se vio por primera vez en la pantalla grande hace tres décadas. Los músicos que entregaron la distinción fueron León Gieco, Raúl Porchetto y Piero, junto al ex director de la mítica revista de rock Pelo, Daniel Ripoll.

Compartir: 

Twitter
 

Benjamín Avila fue considerado el Mejor Director del 2012. Subió al escenario acompañado por sus hijos.
Imagen: Télam
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.