espectaculos

Miércoles, 9 de octubre de 2013

TELEVISION › LA DELEGACIóN ARGENTINA EN EL MIPCOM 2013

Pantalla local y mercado global

Productores argentinos expusieron en Cannes las ventajas competitivas de la TV de este país, a la vez que dieron sus puntos de vista sobre el futuro del medio ante la irrupción masiva del consumo audiovisual no lineal.

 Por Emanuel Respighi

Desde Cannes

“Contenido, diversidad, pasión.” El slogan con el que la nutrida delegación argentina en Mipcom 2013 intenta atraer las inquietudes de quienes en un mundo en crisis buscan contenidos televisivos originales, de calidad y a bajo costo, parece haber hecho mella en ojos extraños. La variedad de un catálogo compuesto por programas de ficción, de entretenimientos, periodísticos, culturales y documentales es una de las principales características de la variopinta industria audiovisual local. Al menos, ésa es una de las fortalezas de un mercado que, gracias a las políticas públicas, ya tiene 150 productoras independientes. “En Argentina ya existen no menos de cinco productoras de gran calidad y experiencia por cada tipo de proyecto y temática que pensamos desarrollar en la región. Eso no se suele encontrar en la mayoría de las industrias”, destacó Eduardo Ruiz, presidente de A&E Networks Latin America durante una charla en la que CEO de compañías de todo el mundo compartieron sus experiencias en las coproducciones realizadas con productoras argentinas.

En la segunda jornada del Mipcom, el Palais des Festivals se convirtió en una suerte de panal en el que productores y ejecutivos de más de cien países iban de aquí para allá, tropezándose entre reunión y reunión, con ese vértigo febril televisivo que ni la Costa Azul parece poder domar. Entre las abejas que deciden el destino de la pantalla chica, y por ende de buena parte de los consumos, la TV argentina siguió ayer mostrándole al mundo su potencial. La charla “Argentina, un país de talento” reunió a distintos productores televisivos locales, en un intercambio de experiencias que le sirvió al público extranjero para comprender las variantes que ofrece la industria audiovisual del sur de América. Claudio Villarruel (ONTV), Claudio Martínez (El Oso Producciones), Liliana Parodi (América TV) y Víctor Tevah (Pol-ka) expusieron las ventajas competitivas de la TV argentina, a la vez que dieron sus puntos de vista sobre el futuro del medio ante la irrupción del consumo audiovisual no lineal.

“Hace tiempo que la TV argentina entendió que debe abrirse al mundo para encontrar financiación”, abrió el debate Villarruel, en su rol de ex director de programación de Telefe y actual productor, como una manera de explicarle al mundo la adaptación de la TV local a las necesidades del mercado global. “Cuando empezamos a programar Telefe a fines de los noventa –recordó Villarruel–, los programas se pensaban con tinte local. Hasta que alguien nos dijo que debíamos dejar el mate y otras cuestiones propias de los argentinos, para seguir contando las mismas historias, pero con menos elementos autóctonos. Así fue que empezamos a vender el know how y a acompañar adaptaciones locales de formatos nuestros. Eso lo hicimos, por ejemplo, con Montecristo. Fue un caso interesante, porque cada país hizo su propia adaptación. Por ejemplo, Portugal contó la historia abordando la pedofilia y Rusia lo hizo a través del narcotráfico.”

La experiencia de haber realizado más de noventa proyectos de ficción a lo largo de dos décadas posiciona a Pol-ka como un referente indiscutido en el género, tanto en Argentina como fronteras afuera. De hecho, la productora supo encontrar diferentes modelos de coproducción para ofrecerle al mercado internacional. “La crisis de 2001 –reconoce Tevah– nos hizo mirar al mundo. La primera experiencia fue con HBO, donde hicimos dos temporadas de Epitafios. A partir de ese primer paso se nos abrió un camino fértil para producir para el extranjero. Por ejemplo, de Mujeres asesinas vendimos el formato para Estados Unidos, pero también hicimos para Fox Italia una temporada en la que actrices y actores de ese país vinieron a filmar a la Argentina. Disney Latinoamérica nos contrató para hacer Amas de casa desesperadas en un set en Buenos Aires, desde donde se grabaron con elencos diferentes las versiones para Argentina, Ecuador, Brasil y Colombia.”

Desde su posición de productor orientado a la producción de contenidos periodísticos, culturales y científicos, Martínez prefirió hablar de “edutainment”, el concepto televisivo que enlaza la ciencia con el entretenimiento, y en el que El Oso Producciones tiene demostrada experiencia. “La acción de encender la tele se emparienta con la de entretenerse. La gente no la enciende para educarse. Para educarse se va a la escuela. Con esa filosofía pensamos que era posible contar otras historias desde Científicos, industria argentina, que ya va por su decimoprimer año. La idea nunca fue difundir la ciencia tradicional, sino a partir del relato científico contar las pasiones humanas, a través de hombres y mujeres. Y luego hicimos otro sobre matemáticas como Alterados por Pi, en el que la idea es aplicar el conocimiento científico a cuestiones de la vida cotidiana”, contó el productor.

A la hora de demostrar la capacidad de repentización de la TV local, América TV se presenta como un caso paradigmático, con una programación de 16 horas diarias en vivo, en el transcurso de las cuales puede sufrir alteraciones según lo imponga la realidad. “La TV es una cuestión de supervivencia”, subrayó Parodi. “A la hora de imponer un tercer canal, en un mercado donde la torta publicitaria se la comen Telefe y El Trece, hubo que pensar un formato que requiere agudizar la creatividad y redoblar el esfuerzo. Y lo hicimos con una programación en vivo desde nuestros estudios, sin transformarnos en un canal de noticias tradicional: en nuestra pantalla los conductores o entretenedores se conectan con la realidad, y sin ser periodistas se convierten en líderes de opinión”, arriesgó la programadora, que recomendó “no usar el minuto a minuto para aquellos que tienen problemas de corazón”.

Hacia el final de la charla, el interés por saber cómo se veía el futuro de la TV –la máxima preocupación de este Mipcom– desde el tercer mundo permitió algunas reflexiones. “En un mundo hiperconectado, la TV abierta es la más afectada. Frente a las nuevas plataformas, la TV se transformó en una opción más entre tantas. Nadie duda de que los contenidos son lo importante. El problema es que la TV abierta responde a preguntas nuevas con viejas respuestas. Cuando uno está en un canal o una productora líder, está obligado a innovar para desarrollar la industria: es fundamental para generar originalidad y despertar nuevas sensibilidades en la audiencia”, analizó Villarruel. El papel del Estado argentino es, para Martínez, esencial. “Ninguno de nuestros programas hubiera sido posible en canales privados, porque no arriesgan ni toman decisiones por fuera del mercado. Por eso, celebro que en los últimos años la TV pública argentina se haya convertido en un laboratorio de innovación, donde se dejó de reflejar a los privados para desarrollar su propio perfil y generar otra industria, en la que los productores independientes podemos hacer programas de arte, educativos y hasta de filosofía”, añadió el productor.

Compartir: 

Twitter
 

El Mipcom es el mercado de comercialización de contenidos y formatos para TV más importante del mundo.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.