espectaculos

Viernes, 6 de octubre de 2006

PRESENTACION DE “PETER PAN DE ROJO ESCARLATA”

El juego de ser niños para siempre

 Por Sebastián Ackerman

Por un par de horas, el País del Nunca Jamás se instaló en el Parque de Aventuras del Club de Amigos. En ese tiempo, decenas de Peter Panes, Campanitas y Capitanes Garfio corretearon de un lugar para otro, ante la atenta mirada (y a veces la compañía en la carrera) de sus padres, quienes por un momento, imitando al Peter Pan creado por James Barrie, se sintieron niños eternos. El motivo del encuentro fue el lanzamiento a nivel mundial de la segunda parte “oficial” de la novela que Barrie publicó en 1911 bajo el título Peter Pan y Wendy, que se llevó a cabo en 32 países: Peter Pan de rojo escarlata, de la británica Geraldine McCaughrean. La presentación estuvo a cargo de la subgerente editorial de Alfaguara Infantil, María Fernanda Maquieira, quien en diálogo con Página/12 afirmó: “Peter Pan tiene aventuras, tiene personajes atractivos para los chicos de hoy como los piratas, las hadas, las sirenas; personajes universales que hablan de temas universales. Creo que la aventura, la búsqueda del tesoro, la lucha del Bien y el Mal son eternos, no pasan de moda nunca”.

Mientras los chicos, divididos en diez equipos (y con nombres de Peter Pan: Pieles rojas, Dragones, Niños Perdidos, Sirenas) recorrían las ocho postas (también retomadas del País del Nunca Jamás: Monte del Nunca Jamás, Bahía de los Dragones, Cumbre sin Retorno) que les darían las pistas que les permitieran llegar al tesoro escondido del Capitán Garfio, el sol caía en la tarde y tornaba todo de rojo escarlata, como el otoño en el País del Nunca Jamás versión 2006. Las regalías de este libro irán a las arcas del Hospital Infantil Great Ormond Street, que por voluntad de Barrie recibe por un plazo de 70 años las de todos los productos relacionados con Peter Pan y que vence en el 2007. McCaughrean fue la ganadora de un concurso que realizó el hospital en el 2004 para seleccionar a quien escribiría la continuación de las aventuras de Peter Pan y sus amigos, al que se presentaron más de 200 autores.

“Si le cuento a mi marido que estuve colgada de una soga para alcanzar una pista que me llevara al tesoro, no me lo creería”, contó una madre ante la atenta mirada de su hijo y con la cara pintada con el parche del Capitán Garfio. Respecto de las casi 300 páginas de las que consta el libro, Maquieira sostuvo que no son un inconveniente para “atrapar” a un chico. “Ya no asusta un libro largo –dijo–. Los chicos, cuando se apasionan con la lectura, se enganchan; la cantidad de páginas no es una barrera. Hay casos conocidos de libros larguísimos que los chicos igual leen con muchísimo gusto. Sí es importante que el libro sea pura aventura, color, riesgo, intriga permanente y eso es lo que atrapa tanto a un lector infantil como a un adulto”, arriesgó.

El acertijo está resuelto; el tesoro fue encontrado. Los Niños Perdidos llegaron hasta donde el Capitán Garfio había enterrado el tesoro y se llevó cada uno unas monedas de chocolate y un ejemplar de Peter Pan de rojo escarlata. El resto de los equipos sólo obtuvo el premio consuelo del chocolate. El sol está a punto de desaparecer y los Peter Panes, Campanitas y Capitanes Garfio están a punto de abandonar esta sucursal del País del Nunca Jamás que se instaló en Palermo. Pero parece que quienes más lo lamentan son los padres, que se sintieron niños para siempre aunque fuese por dos horas.

Compartir: 

Twitter
 

Como en Buenos Aires, hubo “peterpanmanía” en 32 ciudades.
Imagen: Jorge Larrosa
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.