espectaculos

Lunes, 11 de enero de 2016

SERIES › SUPERSTORE, LA COMEDIA QUE ESTRENA WARNER CHANNEL

El consumo irónico en oferta

La serie toma a las megatiendas como contexto para desarrollar su trama. Detrás del romance de sus protagonistas y a pesar de un tono general poco corrosivo, aparecen algunas pinceladas críticas al estilo de vida americano.

 Por Federico Lisica

Durante su gestión como presidente, George W. Bush instó a los norteamericanos a que cumplieran con su deber como ciudadanos saliendo a consumir. Menuda tarea que asumen como soldados varios de los que pasan sus días en Cloud 9, el epicentro de Superstore (estreno de Warner Channel, mañana a las 22.30). Y no es solo gastar el dinero. “Aquí uno puede ser más flaco, más gordo, más contento, más triste, ¿estás buscando amigos?, ¿soledad?, ¿quizá el amor?”, se detalla en su intro con imágenes de sus productos y clientela. La sitcom elige a siete empleados de esta tienda departamental para cruzar sus historias y destilar gotas de ironía sobre uno de los pilares del capitalismo.

Amy (America Ferrara) es una auténtica veterana en su oficio y se destaca entre sujetos con pocas luces o los avispados que dejan correr el reloj. “Es dedicada y tiene potencial, las pregunta serían: ¿Cómo llegó acá? ¿Cuáles fueron las circunstancias por las que todavía trabaja allí después de diez años? La serie nos da la oportunidad de contar su vida y del resto de los trabajadores como personas”, dijo la actriz. El más gracioso de sus compañeros es Garret (Colton Dunn), un morocho cuadripléjico experto en carreras con changuitos. “¿Sabés que podés hacer? Llevá una caja de un lado a otro así nadie te molesta”, le aconsejará al novato Jonah (Ben Feldman). Entre éste y la supervisora hay malos entendidos desde un comienzo y, obviamente, un amor a distancia. Esa urgencia romántica es lógica ya que Ferrara (también su productora) protagonizó la versión estadounidense de Betty, La fea. Sin embargo, cuando Superstore descompone la lógica laboral se nota que su creador –Justin Spitzer– fue guionista de The Office. Congeniar ambos tonos supone para el espectador una tarea igual de ardua que encontrar la caja más vacía en un supermercado.

Se trata entonces de una entrega a kilómetros de la corrosividad de películas como Fastfood Nation (Richard Linklater, 2006), Enredos de Oficina (Mike Judge, 1999) o Bad Santa (Terry Zwigoff, 2003), pero que como producto ATP ofrece algunas observaciones disruptivas y poco complacientes. Niños perdidos entre sus pasillos, consumidores molestos y trabajadores desalmados. Durante una capacitación, los empleados muestran sus colmillos individualistas y hasta compiten en cuestiones como quién es el mejor cristiano. “En este momento mi única Biblia, es el manual de Cloud 9”, determina uno de ellos. No faltará la chica “white trash”, el gerente inepto (Mark McKinney de Kids in the Hall), el asiático gay y una mini Charlton Heston como encargada de seguridad. La prensa de su país destacó el carácter amplio del elenco y que demuestra, paradójicamente, a quienes están destinados los trabajos que nadie quiere hacer. “Ese fue el mayor desafío para mí. La oportunidad de ponerle un nombre y cara a gente con la que interactuamos día a día pero que miramos por arriba de los hombros. Nunca llegamos a conocer a los que trabajan en esos lugares. Y quisimos desafiar las presunciones sociales, de clase, étnicas y raciales. El humor es la mejor forma de comenzar estas conversaciones”, dijo Ferrara.

¿Alguna escena clave? Cuando una de las incorporaciones de Cloud 9 se equivoca con la ticketeadora y los productos de tecnología se vuelven una ganga. Basta ir a YouTube, tipear “Black Friday Fights” para darse una idea de lo que sucede cuando hay una rebaja en una megatienda. Y eso no es una ficción.

Compartir: 

Twitter
 

La sitcom pone el foco en siete empleados de la tienda departamental Cloud 9.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.