espectaculos

Lunes, 11 de enero de 2016

SERIES › NUEVA TEMPORADA DE MOZART IN THE JUNGLE

El segundo movimiento

¿Qué es lo que la orquesta piensa de mí?”, pregunta el mismísimo director en la nueva temporada de Mozart in the jungle (desde mañana irá por FOX Life los martes a las 22). Inquietud anómala para Rodrigo De Souza (Gael García Bernal) ya que se trata de alguien que exuda confianza, es apasionado e innovador entre los suyos, y justamente por eso había sido convocado en la Filarmónica de Nueva York. En estos nuevos diez episodios, los músicos harán sus demandas sindicales y siguen las fricciones por los cambios y el brío del nuevo chico en la ciudad. El que tiene la batuta no solo siente que puede perderla, sino que va interesarse cada vez más en una de las integrantes de la orquesta, Hailey Rutledge (Lola Kirke). La oboísta es el medio a través del cual se narra Mozart in the jungle, serie que se destaca por presentar un tapete coral del tipo Robert Altman.

En cierto sentido, y al revés de la norma, esta producción presenta sujetos extraordinarios en situaciones reglamentadas. El ambiente de la música clásica, con sus tradiciones, galas y savoir faire, es perfecto para tal fin. En la primera temporada de la serie original de Amazon Studios, a los duelos de ego se le sumaron grandes cuotas de sexo y hasta se usaron los metrónomos para darles caladas a los porros. Sus creadores, Jason Schwartzman y Roman Coppola (habituales colaboradores de Wes Anderson), habían dicho que su intención era “tirar abajo literal y metafóricamente la cortina de una orquesta y mirar lo que pasa allí detrás”. Mal no les ha ido. En la noche de ayer, competía en los Globo de Oro en las ternas de mejor comedia y protagonista dentro de ese mismo género.

El protagónico estuvo inspirado libremente en Gustavo Dudamel (director de la Orquesta Simón Bolívar y de la Filarmónica de Los Angeles). En un simpático crossover entre ficción y realidad, en la apertura de este año el personaje de García Bernal es invitado a dirigir a la Filarmónica que actualmente está a cargo del venezolano. Al pintorequismo latino (por ahí se lo ve tomando mate, puteando en castellano, con un guacamayo en el teatro), García Bernal le adosa un frenetismo que imanta. “Como si Bambi se hubiera vuelto una fiera”, lo definieron en el NY Times. “Rodrigo es increíblemente inocente, cuando habla en realidad no entendés bien que está diciendo. Puede cambiarlo todo y darle sentido y profundidad. Propone la novedad y al mismo tiempo la está cuestionando. Diría que así es Rodrigo. Alguien complicado, complejo y contradictorio, pero interpretarlo me hace sentir vivo”, dijo García Bernal.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.