espectaculos

Viernes, 9 de mayo de 2008

MUSICA › DANIEL “RUSO” BEISERMAN, TRAS LA SEPARACION DE MEMPHIS LA BLUSERA

“Nuestra idea es volver a las raíces”

Después del alejamiento de Adrián Otero, el bajista y fundador de la histórica banda arranca hoy con otro proyecto: Viejos Lobos.

Dos voces, un teléfono. De este lado, Daniel Beiserman, bajista fundador de Memphis la Blusera. Del otro, Adrián Otero, cara principal y cantante durante buena parte de su vigencia. “Acá se terminó, no quiero seguir”, dijo Otero. Y congeló, en seco, el destino de una de las bandas más populares –tal vez la más– de la historia del blues en la Argentina. “Adujo problemas de salud y que no era por nosotros, sino por él. Que había concluido un ciclo”, explica Beiserman, ya más tranquilo, a Página/12.

–Un balde de agua fría...

–Seguro, porque fue una decisión abrupta, repentina. Tanto no-sotros como el stage quedamos sorprendidos porque se dispersó todo de repente.

–¿No hubo signos anticipatorios de la situación que los llevara a ustedes a presentirla?

–No. Es cierto que después de tantos años juntos había roces, como en cualquier grupo de gente que comparte muchas horas de su vida, pero nada en especial. No había pasado nada grave.

Detrás quedaban, telefonazo mediante, treinta años de labor ininterrumpida: inicios de confraternidad blusera en Floresta, toques en cabarets, desfiles, antros; un debut festivalero que terminó con sacos y corbatas llenos de naranjazos (B.A. Rock ’82); un estupendo disco debut (Alma bajo la lluvia, el del “Blues del estibador”), el giro hacia la masividad que implicó Tonto rompecabezas (1988), las felicitaciones de BB King –que les firmó los instrumentos luego de un impactante show en Obras–, la explosión total con Nunca tuve tanto blues, el bemol de Otero internado por un problema en el páncreas, casi dos mil shows y un retorno –estético y humano– zigzagueante, que determinó el último disco de la banda: Etc. Transparenta Beiserman: “A veces uno agarra el camino de tierra, el camino equivocado. Pero yo me quiero volcar de lleno al blues, al rock and roll y al boogie-boogie, que es lo que siempre hicimos, más que inclinarme por algo más pop, como en los últimos tiempos. La idea es estar más cerca de la gente del blues, ya que estuvimos mucho tiempo alejados de ella. Yo, en general, siempre tuve perfil bajo y mi idea es salir del agujero”.

–¿Qué se lo impedía en Memphis?

–El protagonismo de Adrián.

Ante la decisión de Otero, Beiserman y el saxofonista Emilio Villanueva –otro de los fundadores– intentaron reclutar al resto de la banda, pero ninguno aceptó. “No sé... habrán visto un futuro medio incierto y decidieron tomar otro rumbo”, se resigna el Ruso. Entonces convocaron a parte del ejército de reserva del género (Nico Raffetta, teclados; Matías Cipiliano, guitarra, y Patricio Ra-ffo, batería) y le pusieron otro nombre al mismo espíritu: Viejos Lobos. La banda debuta en Makena (Fitz Roy 1519), hoy, 30 años y 4 días después del debut de Memphis en el sótano de Unione y Benevolenza. “La idea es, por lo menos, festejar con la gente que nos siguió durante tanto tiempo. Voy a cantar yo, como en los primeros tres años, y no vamos a dejar de hacer temas como ‘Moscato, pizza y fainá’, ‘Eugenia’, ‘Ya no me toques’ y ‘Perro llorón’”, anticipa Beiserman.

–¿Por qué Viejos Lobos y no Memphis? ¿Problemas con el nombre?

–Es que Adrián no lo cedió y entonces no lo puede usar ni él ni no-sotros. Aunque intelectualmente el nombre fue idea de Emilio, está registrado a nombre de los tres y Otero no lo quiso ceder si no era a cambio de dinero. Por supuesto que no aceptamos y decidimos ponerle Viejos Lobos... las pruebas están a la vista, ¿no?

–¿Se siente cómodo retomando el rol de cantante?

–Yo canté al principio, durante los tres años que Adrián se tomó para pasear por Europa. Cuando él volvió, encontró la banda armada y empezó a cantar, pero yo nunca lo dejé de hacer. La idea, insisto, es volver a las raíces bluseras de ese comienzo, al toque tradicional que nunca debimos abandonar.

Compartir: 

Twitter
 

Viejos Lobos debuta hoy en Makena, 30 años después del debut de Memphis en el sótano de Unione y Benevolenza.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared