espectaculos

Sábado, 3 de octubre de 2009

MUSICA › ALAIN JOHANNES TOCA EN EL PROYECTO DE DAVE GROHL, JOHN PAUL JONES Y JOSH HOME

Un chileno en la superbanda misteriosa

En Them Crooked Vultures están el líder de Foo Fighters (y ex Nirvana), el ex bajista de Led Zeppelin y el cerebro de Queens of the Stone Age. Entre ellos está el músico trasandino, quien le enseñó a tocar el bajo a Flea de los Chili Peppers.

 Por Leonardo Ferri

Toda banda tiene sus segundos, en el sentido ordinal de la palabra. Pocos se acuerdan del nombre de los Aerosmith que no son ni Steven Tyler ni Joe Perry, menos aún conocen a los integrantes de No Doubt más allá de Gwen Stefani y muy pocos saben nombrar a esos que acompañan a Scott Weiland en Stone Temple Pilots. Pero lo cierto es que sin unos no existen los otros y todas las estrellas necesitan alguien que toque con ellas (y, sobre todo, que las banquen). El multiinstrumentista Alain Johannes ocupa esa posición en el nuevo supergrupo del momento: Them Crooked Vultures, un combo formado por Dave Grohl (Nirvana, Foo Fighters) en batería, John Paul Jones (Led Zeppelin) en bajo y Josh Homme (Queens of the Stone Age) en guitarra y voz. Nacido en Chile en 1962, Johannes se fue a Europa a los tres años; luego vivió en México hasta 1974, cuando se mudó a Los Angeles.

En la escuela, el músico conoció a tres tipos que le cambiarían la vida: Hillel Slovak, Jack Irons y Michael Balzary. La leyenda dice que Johannes fue quien le enseñó a tocar el bajo a Balzary, quien, por sus movimientos frenéticos, recibió el apodo de Flea (“pulga”). Alain es escueto y modesto en su respuesta cuando se lo interroga al respecto: “Sólo le di un empuje al bajo y le enseñé lo básico; él nació como un músico natural y talentoso”. Los cuatro le dieron vida a Anthym, que luego se llamaría What Is This, grupo antecesor de los Red Hot Chili Peppers. Mientras que Flea, Irons y Slovak se unieron al joven Anthony Kiedis, Johannes siguió por su lado junto a su mujer, Natasha Shneider, y formó Eleven, banda a la que se unió Irons luego de la muerte por sobredosis de Slovak. Al mismo tiempo, y con epicentro en Seattle, se estaba gestando el grunge, y tipos como Eddie Vedder, Chris Cornell, Matt Cameron, Mark Lanegan, Laine Staley y el propio Johannes empezaban a conocerse de a poco.

“Eleven estuvo en muchas giras con Soundgarden, Pearl Jam y Queens of the Stone Age”, le cuenta Johannes a Página/12 desde Los Angeles. “De eso resultó la amistad y colaboración musical con Chris Cornell y Josh Homme”, explica. Natasha y Alain ingresaron a QotSA y participaron de las Desert Se-ssions –la decena de discos colgados que tuvieron a Homme como núcleo creativo, aunque ellos también colaboraron tocando y componiendo–, hasta que Natasha murió el 2 de julio de 2008. La lista de artistas que tuvieron a Johannes en la producción, arreglos y grabación incluye nombres como No Doubt, Mondo Generator, Silverchair, Chris Cornell, Spinnerette, Hillary Duff y The Gutter Twins.

Pero la actualidad de Johannes es Them Crooked Vultures, banda con la cual grabó parte del disco y a la que en vivo aporta guitarra y voz, “para aumentar el sonido”, según explica. De ese sonido poco se conoce hasta ahora, ya que la fecha de edición del disco es una incógnita y sólo se escucharon fragmentos que la propia banda da a conocer a través de Twitter, YouTube, MySpace y Facebook. Una buena manera –y muy acorde con estos tiempos– de generar expectativas: mientras que muchas discográficas intentan prohibir la difusión ilegal de la música de sus artistas, los Vultures la alientan y utilizan los videos amateurs filmados por los fans como forma de promoción. “Me parece que fue parte del proceso que empezó con las ideas del grupo”, revela Alain. Sin duda, se trata de gente que, a pesar de no ser jóvenes productos pop, sabe bien cómo utilizar las nuevas herramientas. Hasta que haya alguna información oficial, lo poco que se conoce es que algunos temas se llaman “Elephants”, “Scumbag Blues”, “Nobody Loves me and Neither Do I” y “Dead End Friends”. “El sonido es fuerte y orgánico, saturado, agresivo y crudo, con bastante de groove e improvisación”, explica Johannes, sin dejar de lado el enigma. ¿Influencias? “La suma total de las partes”, afirma.

Johannes confiesa que se acuerda poco de su Chile natal, aunque maneja bastante bien el castellano. “Ojalá el año próximo podamos hacer una gira por América del Sur con los Vultures”, dice, complaciente, mientras reconoce saber poco del rock que suena por estos lados: “Después de tanto ruido suelo escuchar otro tipo de música, clásica o jazz, pero estoy dispuesto a recibir sugerencias sobre a qué bandas prestarles atención”, asegura. Y si se repasan sus antecedentes, seguramente no lo dice porque necesite contactos.

Compartir: 

Twitter
 

No se sabe cuándo saldrá ni cómo suena el disco de los Them Crooked Vultures, que juegan a las escondidas.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.